miércoles, 6 de junio de 2018

¿Cómo se come con bebés?

Esta entrada no es una entrada en la que arroje una solución milagrosa a algo. No. Esta entrada es un llamamiento desesperado para que me deis TIPS a mi todos vosotros. Así, con todo el morro. 

Y es que, cuando yo estaba embarazada de Habi, la gente tenía a bien forzar una sonrisilla y decirme:

- ¡Ay! Aprovecha para dormir, Hobbita, que luego no podrás. 

Y doy fe. El descanso se vuelve, digamos que reguleras. Pero lo llevé bastante bien. Y con la Pulga la verdad es que también duermo bien, teniendo en cuenta la situación.

Lo que no llevé nada bien y nadie me advirtió del tema, fue lo de las comidas.

Y es que NO se puede cocinar con un bebé.

Ale, ya lo he dicho. 

jueves, 31 de mayo de 2018

La depresión postparto. Sintomatología en primera persona

Como os contaba en ESTA entrada, me han diagnosticado la temida depresión postparto y aquí sigo, lidiando con la bestia (con mucho más éxito que al principio, he de decir).

Y todo esto me tenía bloqueado el blog. Porque tengo muchísimas cosas de las que hablar pero, ¿como iba a hablar de ellas sin contar lo que realmente estaba pasando por esta cabecita hobbita de bien? Así que, pese a tener entradas escritas, decidí no publicar nada hasta que estuviera preparada para hablar de la depresión postparto en primera persona. Y eso estoy haciendo ahora mismo. Ante todo, disculpad si el post queda extrañamente redactado puesto que es un tema complicado desde el punto de vista personal. Este es un post muy íntimo, de una enfermedad que no le deseo a nadie pero que está ahí. Que todas podemos pasar y que se sale. Yo aún no, pero desde luego estoy mucho mejor que al principio. De ello dan fe unas cuantas amigas blogueras virtuales (¡hola Ariel! ¡Hola Soñadora! ¡Hola Hisosaki!) y reales (hola Hirosaki, again! ¡Hola Amiga con conocimientos!:p)...

A lo que voy. Este va a ser un post muy personal, probablemente un poco fuertecito en lo que voy a decir y me encantaría no acabar recibiendo como reciben muchas madres cuando hablan de este tema. Supongo que es algo a lo que me expongo pero necesito sacarlo fuera. De nuevo, incidir en que me da la sensación de que son enfermedades con tratamiento a largo plazo y que no me van a dar el alta en bastantes meses (aunque me encantaría que me dijeran que esto en dos telediarios se cura). Que podría hacer un compendio de datos y más datos sobre que es y que no es la depresión postparto y daría un poco igual porque es una información que tenéis a golpe de google en cuanto queráis. Lo que voy a contar es como me dio a mi, mi sintomatología, mi saber 'que algo no va bien' (creo que ya se intuía en el post que hice sobre el babyblues) y el sentimiento de culpa, o más bien rabia, por no saber salir del pozo. Por supuesto yo recomiendo que, si alguna de las que leéis el blog os sentís identificadas con algunas de las situaciones que voy a relatar, pidáis cita con vuestro médico de cabecera. Porque puede no ser DP o puede serlo. Y si lo es, es peligrosa y tenéis que estar en seguimiento por el sistema de salud.

Y sin más dilación, vayamos al lío.

jueves, 24 de mayo de 2018

Depresión postparto

Sigo por aquí pero con un bloqueo creativo importante. Digamos que el baby blues del que os hablé resultó no ser tal. Tengo depresión postparto y me la están tratando pero mi ánimo está en modo montaña rusa.

No quiero un blog triste pero tampoco quiero contar cosas que no son. No se como enfocarlo porque al fin y al cabo, puede que mis niñas lean estas cosas en el futuro y, aunque no soy de edulcorar, soy consciente de que a ciertas edades no te gustaría leer ciertas cosas sobre tu infancia y tu relación con tu madre. O si, quien sabe.

El caso es que mi Pulguita se merece tener una madre sana mentalmente hablando y aunque lo estoy trabajando, esto va mucho más lento de lo que me había imaginado. 

Al mismo tiempo, creo que es coherente con este blog y sus lectores hablar del tema pero es tan difícil de enfocar... Desde luego no estoy preparada para afrontar un ataque de madres alfa, yo que desde que Habi llegó a este plano de la existencia, soy mas bien del equipo alfalfa, y el problema está en que los sentimientos e ideas que te atraviesan el cerebro en medio de una DP son muy atacables si no tienes una perspectiva clara sobre de que va la vaina.

Así que prometo intentar hablar del tema, no dejar atrás otros y volver a desahogarme por aquí al pie del cañón. Pero con paciencia porque desde luego no estoy en mi mejor momento y tengo tantas actividades, grupos y médicos a lo largo de la semana que tampoco logro centrarme y escribir.

Y como siempre que escribo cosas así tormentosas, os pido ronda de chistes. ¡Que no decaiga el ánimo!

viernes, 13 de abril de 2018

La lactancia en tandem



El tema de la lactancia era algo que me tenía relativamente preocupada durante el embarazo. Ya sabéis que me dio agitación en las tomas nocturnas hacia la mitad del embarazo y eso provocó el fin del colecho de Habi con mamá (que no el fin del colecho de Habi con Papá). Poco a poco las tomas se fueron espaciando y entre que ya mamaba en seco y que por la noche no necesitaba teta para dormir, a mi me parecía que mi niña se estaba destetando de la mejor manera posible. El destete respetuoso soñado, vaya. 

Llegó un momento que Habi solamente me pedía teta cuando se asustaba. Por lo tanto, todo bien. Y de repente, un buen día (concretamente dos días después del parto)... me volvió a salir leche de las tetas. Y teníais que haber visto la carita de Habi, esos ojitos brillantes, la boca llena de leche, la sorpresa pintada en el rostro pálido:

- Mami. ¡Leche! ^_^.

Y si, amiguitos. La leche volvió, Habi entró de lleno en los dos años y todas juntas estamos viviendo lo que se conoce en el mundo lactante como:

LA TRACA FINAL

miércoles, 28 de marzo de 2018

Post parto. El suelo pélvico



Cuando me enteré de que lo más probable es que pudiera intentar un parto vaginal después de cesárea (PVDC) empecé a informarme sobre las mejores maneras de conseguir mantener un suelo pélvico saludable. 

Ya os digo que esto desde el principio es un error: el suelo pélvico deberíamos cuidarlo desde siempre, especialmente durante el embarazo y, por supuesto, en el parto y postparto pero bueno, de estas cosas me he enterado después y lo tendré en cuenta de cara a si algún día decido tener un tercer retoño (que es una posibilidad que se vuelve cada vez más lejana, snif). 

El caso es que me empezó a preocupar muchísimo la salud de mi parrús. Intentar un parto sin intervenciones, saber pujar y como pujar para que el suelo pélvico no sufriera demasiado, las consecuencias físicas de tener un suelo pélvico desmejorado... Ese tipo de cosas. 

miércoles, 21 de marzo de 2018

Posparto: las primeras semanas



En esta segunda maternidad me han pillado de sorpresa muchas cosas. Como ya sabéis, conseguí tener mi parto vaginal después de cesárea y la verdad es que reconozco que no hay color con la cesárea. Sin embargo, hay cosas de las que no me habían hablado y que me han sorprendido (para mal) después del parto. 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Cosas de habichuelas: ¡MAMOOOOOOON!



Si, amiguitos. En el mundo bebotil, los bebés tienen un momento en el que empiezan a aprender a hablar y...¡hablan! Llenándote de orgullo (y satisfacción), haciéndote reír o provocando un glorioso 'Oh, cielos, Tierra, trágame'.