lunes, 27 de marzo de 2017

13 meses

La entrada de hoy llega con muchísimo retraso pero es que los 13 meses de Habi se prometen intensos y pocos minutos al día me quedan para sentarme a escribir o a transcribir lo escrito.

Este 13º mes le están saliendo a Habi las muelas. TODAS. Y se está traduciendo en un culo muy escocido (en parte por eso me he decidido al cambio a la tela aunque no está sirviendo de mucho), malestar nocturno y mucha bracitis. 

Estas últimas semanas he notado una regresión:

viernes, 24 de marzo de 2017

Porteo en invierno: abrigar al porteador



El viernes pasado os comenté como había que abrigar al bebé para portear en invierno pero no es menos importante saber como debemos abrigarnos nosotros para salir a las calles en plena ola de frío. De nuevo, os voy a contar mi experiencia sin medias tintas: lo bueno y lo malo aunque como he usado tantas cosas, os las voy a comentar un poco por encima y ya si os mola, os voy diseccionando cada cosa que haya utilizado.

Mis opciones para abrigarme en invierno hasta ahora han sido:

- Forro polar de porteo + abrigo normal abierto: 

Ya sabéis que en mi primer invierno porteando, cuando yo era una cangura junior, me hice un polar de porteo por menos de 20€. Esta fue mi opción todo el invierno pasado y buena parte de este. Recordad que me hice este forro sin ser especialmente mañosa. La mecánica es sencilla: me pongo el portabebés con Habi ya colocada y a continuación, forro polar con el insertable y, si hace mucho frío, mi abrigo por encima y abierto. Esto me ha venido perfectamente mientras he porteado delante pero este año, se me ha quedado muy corto cuando nos hemos ido a hacer senderismo y Habi tenía que pasar obligatoriamente a la espalda. Los primeros días me hice un apaño poniéndome el forro del revés pero te quedas sin opción de ponerte el abrigo encima. Además, Habi cada vez es más grande y ya no es solo que ella prefiera ir a la espalda si no que es menos peligroso llevarla atrás porque al menos me puedo ver los pies. Por esta razón hemos pasado a otros sistemas.

- Abrigo de porteo:

Me compré un Lilliputi en una ofertaza que apareció ante mis ojos por Internet, así, como caída del cielo. Si tenéis en mente haceros con un abrigo de porteo, ahora que viene el buen tiempo es una perfecta ocasión para cazar ofertas en la web.

Ya os contaré más a fondo pero os adelanto que, en su conjunto, este abrigo está bastante bien. Sin embargo, para mi tiene una pega y es que pesa mucho para lo que yo estoy acostumbrada. Eso si, es muy calentito y me gusta el sistema que tiene de cremalleras para poner y quitar con el bebé a la espalda. No me gusta tanteo para poner con el bebé delante porque es complicado con el tamaño que tiene ya Habi. 

Otro problema con el que me encuentro ahora es que, en Madrid estamos pasando por la famosa estación del Frío-Calor. En estas circunstancias el Lilliputi se pasaba de caluroso así que he tenido que improvisar y aprovechando otra oferta, me he cogido un polar largo de entre tiempo de Árbol del Amor. 

Ya no quedaba en mi talla el modelo que yo quería pero por 34€ no le voy a hacer ascos al modelazo negro que me ha llegado. Estoy contenta en general. Podrían mejorar el material de las cremalleras y no es tan tecnológico como el Lilliputi pero no pesa nada y hace el apaño perfectamente. 

- Cobertor: 

Esto lo he probado indirectamente porque mi amiga Porteadora en Prácticas tiene un Hoppediz. El cobertor me parece una opción muy buena si sois más de un porteador en la casa, ya que lo pueden utilizar con diferentes tallas. Además, es una opción económica (excepto si encontráis ofertas tipo las de Árbol del Amor) y a mi me parece una buena opción para el sube y baja.

¿Con qué porteáis vosotros en invierno? ¿Queréis análisis en profundidad de los abrigos que he probado o pasamos directamente a otra cosa? ¿Qué abrigo tenéis en casa para portear?

miércoles, 22 de marzo de 2017

Fomentando la lectura: Selección de libros para niños de un año



Que soy una amante de la lectura es un hecho que pocos podrán negar. Desde que tengo uso de razón me recuerdo rodeada de libros y aunque ahora con la maternidad me cueste sacar un rato para leer literatura adulta (gracias eBiblio por existir) eso no quiere decir que no desee fomentar en Habi el hábito de lectura.

Por otro lado, la literatura infantil y juvenil es un género que me apasiona desde hace mucho tiempo. Desde antes de embarcarme en la maternidad, he hecho. Recuerdo muchas conversaciones con mi tía paterna (profesora de lengua y literatura) acerca de títulos y más títulos que recomendar a sus alumnos. 

Sin embargo, tenía una carencia: los libros de 0 a 3 años. Y ahora mismo me estoy resarciendo y haciéndome un master de lo más molón.

Lo primero que he aprendido con esto es que no hay que correr. En mi mundo happy-primerizo yo me imaginaba a mi misma leyendo cuentos a mi hija antes de ir a dormir. A mi hija de 6 tiernos meses. Sip. Y claro, no. A un bebé de 6 meses puedes intentar leerle un cuento pero el resultado va a ser tirando a desastroso. Al bajar de mi nube arcoiris he entendido que un bebé de 6 meses no está para lecturas: está descubriendo el mundo y no le hace ni puto caso a los libros a menos que se los quiera comer. 

Ahí estaba yo, llorosa, mientras mi bebé pasaba olímpicamente de los cuentos. ¡Qué desilusión!

Pero paciencia. Solo tenía que esperar, seguir dejando los libros a su alcance (le hemos preparado un rincón de lectura en el salón) y un día se hizo el milagro. 

lunes, 20 de marzo de 2017

Yo confieso: me tienta la tela



En anteriores episodios de Yo confieso manifestaba mi problema de adicción a los portabebés: nunca se tienes suficientes. Una compañera Anónima me avisaba que tuviera cuidado, que lo siguiente eran los pañales de tela. Le respondí que estaba yo muy segura de que no me captarían porque no tenñia ganas de embarcarme en semejante berenjenal....

Pues, ¡ZASCA!

¡Trágate tus maternales palabras, Hobbita! (Una vez más).

Y es que la Red es traicionera y ahora, allá donde mire, me bombardean con anuncios y ofertas sobre las bondades de la tela. 

domingo, 19 de marzo de 2017

Te quiero noche y día



Ha llegado a casa un nuevo título para la Estantería del rincón de lectura: de nuevo, Boolino nos manda a casa una historia perfecta para niños de 1 a 3 o 4 años, muy adecuada para leer justo antes de dormir. 

Es un libro grandote, en tapa dura y que me gusta mucho. Tanto que no se lo pienso dejar a Habi hasta que no se le quite esa fea costumbre de devorar (literalmente) los libros. A mi niña le gusta comer papel, que le vamos a hacer ¬_¬.

viernes, 17 de marzo de 2017

Porteo en invierno: abrigar al bebé



Ya sabéis que Habi nació en febrero por lo que en esto del porteo invernal estoy bien curtida. Sin embargo, el año pasado yo era una primeriza porteando y no le saqué todo el partido que si he obtenido este año y es que la experiencia es la madre de la ciencia, dicen las malas lenguas. Así que hoy vengo a contaros desde la más pura de las experiencias, como se desarrolla el porteo en invierno. Y como es característico, no esperéis encontrar solamente las bondades del porteo. No. Ya sabéis que aquí le sacamos punta a todo así que retomamos las luces y sombras del porteo con la serie del porteo en invierno.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Nos quedamos sin Abuela



Lo primero, que nadie se me alarme: mi madre está bien, estupenda y fantabulosa. Sin embargo, a partir de esta tarde, a las 18h (hora zulú) nos quedaremos oficialmente sin Abuela durante nada más y nada menos que la friolera de un mes. 

Y es que a la Abuela la van a operar.