jueves, 31 de diciembre de 2015

Semana 31



Una vez más, como cada jueves desde el 21 de mayo, cumplimos semanas. Entramos ya en la 32 y esto empieza a coger cada vez más velocidad. Me encanta. El sueño está casi al alcance de la mano y parece que esté a puntito ya de rozarlo con la punta de los dedos. Queda apenas mes y medio para conocer a nuestra niña, a nuestro bebé y se me humedecen los ojos solo de pensarlo. 

Mañana ya os cuento en más profundidad como fue la ecografía con los de diagnóstico prenatal y la consulta de desempate de mi ginecólogo pero es que ayer acabé muy tarde (no solo por el médico: Star Wars también colaboró en el cansancio) y hoy es el día de las semanas :p.

Vayamos al meollo del asunto.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Sobre la riqueza



El ciudadano normal de clase media, como tú o como yo, es rico. Si, como lo oyes. Creo que, a nuestra manera y a nuestro nivel, disponemos de un patrimonio oculto del que pocos nos damos cuenta. O si, porque a menudo nos vemos forzados a escoger de qué tipo de riqueza queremos disponer.

El ciudadano de clase media puede tener acceso a dinero (ni mucho ni poco, lo suficiente para vivir, ahorrar algo y darse unas merecidas vacaciones una vez al año) o a tiempo. Parece que disfrutar de ambas cosas en este nuestro país es una tarea harto complicada. 

Y así nos encontramos, día tras día, ricos sin saberlo y a la vez muy frustrados. 

Los que tienen trabajo, dinero e ingresos, frustrados porque no tienen tiempo.

Los que estamos en casa, ricos en tiempo, capaces de liberar cargas familiares al otro miembro de la pareja (si la tenemos), incluso de cultivarnos y dedicarnos a nosotros, frustrados porque nuestro dinero escasea.



A mi me pasa. Me han preparado toda la vida para ser una mujer profesional capaz de llegar a todo y a la hora de la verdad... A la hora de la verdad he "elegido" quedarme en casa porque la alternativa era una basura (vamos, que ni iba a tener tiempo ni dinero, ergo iba a dejar de ser de clase media para ser una trabajadora pobre de estas que están tan de moda últimamente). Aunque a veces, esa vocecilla malvada del subconsciente, que intenta tomar el control cuando me ve un poco vulnerable, me espeta que a lo mejor no me esforcé lo suficiente, no busqué lo suficiente, me arriesgué demasiado denunciando.... Los opinólogos de rigor tampoco terminan de ayudar, por muy claro que yo lo tenga ¬_¬.

martes, 29 de diciembre de 2015

Dudas que asaltan a una embarazada primeriza: cómo enfocar las visitas hospitalarias



He de confesaros que tenemos un pequeño incendio familiar en nuestra pocket casa hobbita a raíz del tema de como vamos a enfocar el parto y post parto de la Habichuela. Digamos que tenemos opiniones encontradas y que, al menos en este caso, por mucho que hablemos, no se yo si logramos encontrar 'un espacio de confluencia común'.

Yo entiendo que el padre debe ser parte del proceso de embarazo, parto y postparto y me encanta cuando el Mozo viene a las clases con la matrona, a alguna que otra ecografía (sería TAN bonito que viniera a todas), que me ponga a hacer 'el gato enfadao' para relajar la espalda y que se preocupe por la Habichuela. El problema viene cuando en la pareja surge una discrepancia. Si la discrepancia afecta al embarazo, parto, post parto o crianza, entonces el problema puede degenerar en un problemón.

¿Cómo la resolvemos? Generalmente lo hablamos. Que esto puesto en el papel queda muy bonito y muy zen. La realidad es que, primero nos cabreamos, cada uno en su posición, con su línea roja marcada, luego vamos aportando ideas y acercando las líneas hasta que alcanzamos algún punto común. Es una solución que a la vez no satisface a ninguno de los dos miembros pero que tampoco megacabrea al otro y así somos más felices. Consenso lo llaman en política :p.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Ante la perspectiva de una cesárea

Preciosa fotografía de Helen Carmina, no dejéis de visitar su página y su blog


La Habichuela sigue ahí, tan pancha, en su posición de pequeño Buda, como os adelantaba en la entrada de la ecografía de control que tuvimos esta semana. La ecografía doppler no reveló nada nuevo con respecto a dicha posición y el ginecólogo privado opina que, aunque se pueden girar 30 minutos antes del parto, tiene la suficiente experiencia como para reconocer que, cuando una Habichuela está cómoda, está cómoda. Vamos, que me vaya preparando para que todo termine en una cesárea programada.

¿Me hace gracia? Pues hombre, no os voy a mentir: yo preferiría ir a un parto normal de los de toda la vida, aunque sea más engorroso. Por otro lado, tengo que reconocer que esperaba tener sentimientos mucho más encontrados hacia esta posibilidad y la verdad es que no. Debe ser que mi Pequeña Buda me transmite filosofía zen...

viernes, 25 de diciembre de 2015

Resultados eco-doppler

El doppler y el maravilloso mundo del color


Ayer, día 24, me tocó la ecografía doppler por el privado. El día 22 ya sabéis que tuve la ecografía de control renal de la Seguridad Social y que salí bastante contenta y dada de alta en riesgo por el resultado. Bueno, pues ayer, la ecografista que me tocó era como muy aprensiva (pero sin el como) y me ha vuelto a meter en riesgo. Pero ya no en riesgo, en megarriesgo U_U.

Yo solo iba a una ecografía doppler y la mujer se puso a mirar todo. Donde el ecografista de la SS me dice que todo va normal, dentro de la ectasia, ella solo ve ectasia en el riñón derecho. El izquierdo directamente lo trata de hidronefrosis y eso ya son palabras mayores. 

Además, donde el ecografista de la SS me dijo que estaba pequeñita pero en el percentil 10-25 ella lo saca de las tablas. Dice que está por debajo del percentil 3 y me ha programado una ecografía por su cuenta y riesgo para la semana que viene con el equipo de diagnóstico prenatal, por si me tienen que provocar el parto a las 36 semanas. 

Y todo esto, precisamente el día que no voy sola....

jueves, 24 de diciembre de 2015

Semana 30



Pasó otra semana más y ya estamos oficialmente entrando en la semana 31. ¡31! 

Ya sabéis que ha sido una semana con un sabor agridulce. Han pasado muchas cosas, unas buenas y otras horribles, y supongo que eso va pasando factura y es que, aunque me encuentro bien físicamente, la parte emocional me ha pasado factura y noto el cuerpo agotado.

Además, hoy es Nochebuena y me toca desplegar mis habilidades sociales. No me malinterpretéis. La Hobbita se caracteriza por ser un ser bastante asocial pero cuando me sueltas en un ambiente propicio, despliego mis mejores artes engatusadoras y parezco un circo. No me importa, de hecho, me gusta también ese otro lado que tengo pero justo hoy, sinceramente, me apetece descansar.

El orden del día de un día como hoy se puede resumir en:

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Premio Buen Rollito



Liela, del blog 'Desde tu', Alma de mami y Diario de una mami me han nominado a un premio: "Bloguera con buen rollito". Chica, que me ha hecho mucha gracia el logo del premio y aquí ando, dispuesta a responder a las preguntas formuladas cual si de un interrogatorio con luz directa se tratara:

Las normas del Premio son las siguientes:
  1. Mencionar al blog que te otorgó el premio: tenéis el enlace para conocerlas un poco más arriba ;).  No dejéis de visitarlas.
  2. Responder a las preguntas.
  3. Nominar a otros bloggers. Sois muchos a los que leo y todos con buen rollito así que sois libres de recoger el testigo. Dejo aquí una muestra de compañeros virtuales que deberíais correr a conocer:
    1. El Papa Cavernícola (e hijo)
    2. Cartas a 1985
    3. Alma de Mami (si, te renomino :p)
    4. Desde tú (y a ti también)
    5. Diario de una mami (y a ti XD)
    6. La maternidad de Krika en Suiza
    7. Crónicas de una española en viena
    8. El blog de Verena Gröbli
    9. Mi odisea maternal
Allá van mis respuestas:

martes, 22 de diciembre de 2015

Ecografía de control renal



Hoy la entrada llega tarde pero quería esperar a tener los resultados de los riñones de la Habichuela para poder publicarla. 

Todo sigue igual: mi niña ha salido porculera, como su padre, y sigue en podálica. Los riñones (en realidad sus pelvis) están estables en 10 y 12 mm respectivamente. La dilatación sigue ahí, es moderada y no afecta ni a parénquima ni a producción de líquido amniótico así que por esa vía, todo relativamente tranquilo. 

La niña es chiquitina pero aún así pesa ya 1.300 kg. Está en el percentil 10 y a mi me tiene alucinada. ¡Hace tres semanas escasas era un renacuajo de 820 g y ahora sobrepasa el kilo! Se mueve una barbaridad pero el estar sentada tiene una ventaja: ahora se la mide perfectamente. Han tardado 'na y menos' en medirle todo. Su cabeza, su perímetro abdominal, sus riñones, sus pelvis... Y ella mientras, venga a retorcerse y dar manotazos pero sin girarse :p. 

¿Cómo estoy?

lunes, 21 de diciembre de 2015

Las Lentejitas van al cielo. Carta a C.



El 21D ha resultado ser emocionalmente complicado. Especialmente para ti, C. Probablemente nunca leas esto porque, aunque no se puede decir que me oculte demasiado en las redes, nadie del grupo sabe que tengo un blog. Sin embargo, es precisamente en el blog donde vuelco esa parte sentimental que no soléis ver y por eso, hoy, quiero dedicarte una entrada a ti, C.

Los opinólogos acechan: ¿Y no te parece tristísimo quedarte de chacha?



Si amigos, las cenas navideñas y el alcohol es lo que tienen. ¿Cómo os habéis quedado al leer el título del post de hoy? Pues así, más o menos, me quedé yo, al escuchar salir semejante frase de una conocida: la novia de un buen amigo del Mozo. Pero empecemos por el principio.

domingo, 20 de diciembre de 2015

20 Diciembre



El viernes tuve consulta en el ginecólogo privado. Me ha mandado una ecografía doppler y un ecocardiograma materno-fetal. Y tengo que reconocer que me da miedo porque, sinceramente, se que no son pruebas normales que se manden todos los días de rutina. 

El médico dice que no ha visto nada en las ecografías, ni de las 20 semanas ni en las posteriores que le haga pensar de una malformación cardíaca pero que, como son patologías que pueden ir asociadas con la ectasia piélica, se queda más tranquilo mandándome al cardiólogo. 

Y la verdad, yo no se que pensar porque, sinceramente, si todo sale bien, pues mira, un peso que me quito y una prueba más que nos han hecho y que nunca está de más. Sin embargo, hasta que me hagan las pruebas vivo en la incertidumbre de si saldrá algo más, si mi niña viene o no viene bien. Y sigue planeando la sombra del Síndrome de Down.

No paro de pensar en los dos tíos maternos del Mozo, los dos con un retraso psíquico-físico bastante grave. No paro de pensar en lo que he peregrinado intentando saber que cojones puñetas tienen sin que nadie me lo sepa decir, ni les interese decírmelo. Los suegros me consiguieron los papeles que les consiguieron la invalidez, allá por los años 40. El diagnóstico de la época no puede ser mejor (modo ironía ON): 

IMBECILIDAD

Así, tal cual. Vamos, que me quedé igual. Miento. Cosas como esta te hacen reflexionar acerca de cuánto hemos cambiado en 50 años, aunque creamos que todo sigue igual. ¬_¬.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Peregrinaje electoral




Os adelantaba ayer que había conseguido la dispensa de tener que acudir a la cita con uno de los deberes ciudadanos más importantes de este país: recoger el voto de mis conciudadanos. 

Es algo curioso que nunca en la vida me había tocado, ni había conocido a nadie al que le hubiera tocado y en estas elecciones, 3 personas de mi círculo cercano hemos recibido la temible carta marrón de Correos:

- Hola, ¿está la Hobbita? - dijo la conocida voz de la Cartera al otro lado del telefonillo.

- Si, soy yo

- Tienes una mesa electoral, ¿quieres recogerla? - que mona, la Cartera. Te da la opción de recogerla o no xD.

Y ahí estaba. Flamante y marrón. Con el cargo que me había tocado: 'Suplente del presidente o vocal'. Y por detrás, las causas que se pueden alegar al presentar la excusa. Entre esas causas no se incluían las hobbitas embarazadas pero unos cuantos me comentásteis en la entrada de la semana 28 que las embarazadas de más de 6 meses tienen derecho a dispensa. Estupendo porque estoy de 7.

Entonces empezó una carrera contra el reloj.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Semana 29



Estoy de 30 semanas. ¡Weeee! Siento vértigo, siento alegría, siento mariposas en el estómago, puro nervio. Me siento feliz.

Mi peque me usa de saco de boxeo pero me encanta. Me encantan los síntomas y se me desata la imaginación pensando en cómo será tenerla ya con nosotros. Que también tengo mis momentos de pensamientos de castillo de espinos poblado por brujas y monstruos pero bueno, se me pasan. 

Por cierto, mi peregrinaje electoral ha dado resultado: el viernes presenté los papeles para tramitar la excusa y me la han admitido así que... ¡Me he librado de mesa electoral! Y menos mal porque ya me veía solicitando el voto a los ancianitos del barrio botando (jeje, chiste lingüístico :p) sobre mi enorme pelota de pilates (que una tiene un puntito friki pero no hacia falta que lo supiera todo el barrio, que para ellos soy una respetable veterinaria).

Esta semana tenemos síntomas nuevos. Junto a la colección de los que ya conocéis.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Facilitando la vida: las reformas



Como podéis ver de un tiempo a esta parte, en la pocket casa hobbita que compartimos servidora y el Mozo (y la Chucha) no concebimos la vida sin ayuda de los robots. La Roomba, la Thermomix, la lavadora-secadora y el lavavajillas son ejemplos de muestra. En este caso, el lavavajillas es ESA máquina que dio lugar a una historia en si misma. 

Todo comenzó con mi entrada en la vida laboral. La de verdad, no la de las becas de universidad, que eran una caca pero que no se vivía mal (a toro pasado, buenas son tortas) ni la de los trabajos que estuve compaginando con la carrera (y que a toro pasado, sinceramente, tenían mejores condiciones laborales que las que me encontré al terminar los estudios). Empecé a trabajar en el Hospital que al final me hizo renegar de la profesión y mi vida se tornó en caos. Horarios faraónicos que se traducían en llegar a casa reventada, una época sin pareja, reubicarse en los Madriles después de 3 años viviendo en tierras norteñas, volver a retomar el contacto con los amigos de aquí, hacer grupos nuevos.... Todo esto llevaba a que, las tareas domésticas y particularmente la hora de fregar, convirtieran mi vida en una tortura. 

Porque desde aquí confieso públicamente que la Hobbita ODIA fregar. Creo que es la tarea doméstica que más odio del mundo: gasto agua y energía, me empapo yo, empapo la encimera, tengo accidentes con el grifo, empapo el suelo, me toca pasar luego media hora recogiendo la cocina.... Y tengo una sensación de pérdida de tiempo, de valioso tiempo, que me saca de quicio....

Ejemplo gráfico de como acaba la Hobbita cuando se pone a fregar

martes, 15 de diciembre de 2015

Visita al dentista y segunda clase de Educación Maternal



Ya os contaba en el post de la semana 28 que el jueves iba a ser un día movido. Y así fue. Lo primero de todo, la natación para embarazadas y, una vez fuera del remojo (de nuevo de color azul como buena Hobbita friolera) corriendo a la consulta de mi dentista para que me revisara. 

Allí, la mujer volvió a alucinar con la cantidad de sangre que sale en cuanto tocas con suavidad ciertas zonas de la encía. No paraba de decir que no era normal.... Yo tampoco lo veo muy normal, la verdad, que una cosa es sangrar y otra muy diferente es armar la que he armado en el baño esta mañana mientras me lavaba los dientes (mi pijama se ha ido directo a un barreño con agua oxigenada, con eso os digo todo). Me recuerda a mis penosos intentos de utilizar la copa menstrual (no soy la única lerda que reniega del invento, para muestra un botón de otra bloguera que, sinceramente, lo pasa exactamente igual que yo. No dejéis de ver sus dibujitos y croquis acerca de porqué es un mierda invento del mal).

Total, que ante la imposibilidad de mandarme los antibióticos que me quiere mandar porque estoy embarazada, ni de hacerme un curetaje porque no me puede anestesiar (ni quiero), me ha mandado enjuagues cada dos horas con varios potingues que van desde el listerine al agua sobresaturada de sal pasando por remedios varios que no se yo si están haciendo efecto. Hoy tengo que volver a que me arañe con la cureta en las encías. Mis encías no van a estar a la altura, ya lo se U_U.

Y por otro lado, tuvimos la segunda clase de Educación Maternal. Esta vez si que se vino el Mozo y se lo pasó genial. Primero con la que montamos intentando caber todas en las colchonetas (hay un baby boom en el barrio) con los mozos sentados alrededor en las sillitas mirándonos rodar y retozar.

La clase del jueves fue más bien física. Tenemos una matrona muy implicada y que hace muy amenas y divertidas las clases pese al boicot de la dirección del centro que no le facilita ni un mísero ordenador portátil. El orden del día consistió en:

lunes, 14 de diciembre de 2015

Premios Madresfera



Lo que he tardado en escribir esta entrada y eso que es cortita O_o. No he tenido tiempo literal ni para poner a insignia. ¿Cómo va a ser esto cuando tenga conmigo a la Habichuela?

Pues eso. ¡Que me han nominado! Estoy en dos categorías:

- Embarazo

- Personal

Para votar podéis seguir este enlace o pinchar directamente en la insignia que he colocado arriba a la derecha. Una vez en la página, elegís las categorías en las que queréis votar y los blogs. En cada categoría podéis votar 5 blogs. Estamos ordenados alfabéticamente ^_^. 

Se puede votar hasta el 18 de enero y para que se contabilice vuestro voto habrá que verificar vuestro e-mail. Vamos, que hay tiempo de sobra para bucear entre todos los blogs que estamos nominados y descubrir alguna que otra joyita que no conozcáis ;).

Si os animáis, me haría ilusión ser votada (aunque ya me ha hecho mogollón de ilusión ser nominada ^_^). Y si una Hobbita está ilusionada, nace un hada en el mundo. ¿Qué más se puede pedir?


domingo, 13 de diciembre de 2015

Balance: Primer mes de coche



Aunque sea domingo y no tengo por costumbre publicar en fin de semana, hoy se cumple exactamente un mes desde que hice una confesión pública: mi extraña fobia al coche

En dicha confesión, que resultó ser más común de lo que yo pensaba, a tenor de los comentarios de la gente, me propuse a mi misma empezar a perder ese miedo a tan terrible elemento porque me veía yo un pelín limitada en mi futuro con la Habichuela ya como parte de nuestras vidas. Mis buenos propósitos consistieron en:

1. Acudir a la EOI en coche todos los días, lunes y miércoles. Era un trayecto muy cortito, por las calles angostas de mi barrio. Toda una prueba de pericia de conducción.

2. Viajar hasta la casa de alquiler en coche todos los martes. Trayecto por las calles anchas pero llenas de tráfico de mi barrio, M-30 y, la prueba de fuego, aparcar en el parking privado de la comunidad de vecinos, que no han podido pintar las plazas más estrechas, los muy petardos. 

3. Ir a visitar a Mami Reciente hasta su casa en coche siempre que se terciase. Trayecto sencillo a la ida, por una zona muy nueva, llena de rotondas, badenes y extraños pasos de cebra estratégicamente colocados en lo alto de colinas para que no veas a los peatones que tratan de cruzar corriendo para salvar sus vidas. 

Bien. A día de hoy, el resultado ha sido el siguiente:


viernes, 11 de diciembre de 2015

El sexo durante el embarazo



Ya adelantaba yo hace unas semanas que últimamente el embarazo me está poniendo la libido por las nubes. El caso es que he hablado del tema con amigas y conocidas embarazadas o post-embarazadas y los resultados no pueden ser más dispares: o les pasa como a mi, primaverales perdidas, o todo lo contrario, libido en posición OFF. 

Con lo que si me he encontrado una respuesta unánime ha sido con las dudas, muchas dudas con respecto a la conveniencia o no de practicar sexo durante el embarazo. Aquí van mis experiencias-opiniones-trabajo de investigación. Por supuesto, sois libres de dar detalles opinar en los comentarios.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Semana 28



Una semana más cumplida y de nuevo me toca dejar programada la entrada porque tengo un día complicado hoy también. 

Por un lado, me toca irme hasta el centro de especialidades a cambiar la cita que me han puesto para la consulta ginecológica. Algo me dice que no contrastan datos porque me pusieron la ecografía de control de la Habichuela en el hospital Ramón y Cajal a las 9 de la mañana y ayer me llegó carta para ponerme la consulta de revisión el mismo día a la misma hora en el centro de especialidades, digamos que en la otra punta de Madrid. Además, ya me advirtieron que no intentara cambiar ninguna cita por teléfono, que fuera allí en persona. Así que perderé la mañana allí, rodeada de abuelos que van a hacer lo mismo que yo y, de paso, a charlar un poco con el personal. Son muy graciosos.

Luego natación, a cabalgar el churro, que se nota que esta semana no he ido (fiestas y tal, ya sabéis) y tengo la ciática un poco molesta.

Y la mañana culmina con la revisión en el dentista. Como anticipo os diré que sigo siendo un zombie tras un festín de cerebros y carne humana. U_U. Luego lo detallo mejor en los síntomas. 

Por la tarde, nueva clase de Educación Maternal, esta vez con el Mozo bien agarrado de la oreja. Tras la conversación de la semana pasada, va a venirse a todas las clases. ^_^. Y a mi me hace mucha ilusión, ¡oiga!

Vayamos pues con los síntomas de esta semana:

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Decorando espacios pequeños: solución de almacenaje en hueco de 30 cm



Una vez terminada la reforma de mi casa, todavía quedaba la parte de vivir en la casa. En general prácticamente todo estaba cómodo y a nuestro gusto pero hubo algunos detalles que fuimos puliendo con el paso del tiempo. Una de esas cosas fue transformar la isla de la cocina en una mesa alta para comer. Y es que yo diseñé la cocina para que viviera una persona sola (que me había vuelto de tierras norteñas compuesta y sin novio, recordemos) y me volví a mi casa con un Mozo a cuestas. 

El tuneo en este caso fue sencillo: simplemente desatornillé el armario bajo de la encimera y lo centré al centro de la isla, dejando un hueco idéntico a ambos lados y no como antes, que solamente permitía utilizar un lado. El caso es que al hacer esto, además de estar mucho más cómodos en el día a día y en las reuniones con amigos, apareció por arte de magia un hueco entre el mueble de la nevera y la trasera del armario. Un hueco de 30 cm escasos, si, pero un hueco. Y eso, en una casa de 47 metros cuadrados es una bendición. 

No, a día de hoy aún no reparé los agujeros que mantenían el mueble anclado a la pared, las Hobbitas somos vagas.


El problema es que el hueco era muy pequeño y muy profundo (30 x 60 cm) y no me convencían las soluciones que se me iban ocurriendo. Pensé en poner baldas pero serían incómodas para alcanzar la parte de atrás. 

Ponerles rieles para que fueran extraíbles era una idea jugosa pero a la hora de la verdad complicada de llevar a la práctica puesto que hay que medirlos al milímetro para que rueden bien y en mi casa suelos y paredes son picassianos :p. 

Al final utilizaba el hueco para ir amontonando cartones de leche pero quedaba mucho espacio desaprovechado, la verdad. 

Y entonces apareció esta maravilla: 



Es un carrito Grundtal de IKEA, pensado para baños pero que ha traído paz y armonía a esta casa. 

Le he quitado la bandeja superior que probablemente utilice para organizar algún cajón del estudio. Las tres baldas dan muchísima versatilidad. Caben 24 cartones de leche y parece que esté hecho a medida para ese cometido. En la balda de abajo guardo las patatas. A ver si algún día me compro un cesto, que lo llevo diciendo siglos pero al final tengo a las pobres patatas ahí dentro de su bolsa, echando ojillos ^_^. 

Carro a pleno rendimiento


Las ventajas de este carro son:

- Sus ruedas 360º: hacen que sea muy fácil extraerlo y volverlo a colocar.

- Limpieza: acero inoxidable y plástico ABS. En mi caso al dejar solo la estructura de acero inoxidable y las bandejas, se limpia con un simple trapo mojado.

- Robustez: no he tenido que apretarle todavía los tornillos y eso que aguanta bastante peso. Las bandejas están como el primer día , no se han combado que es lo que yo temía que pasaría (cada una de ellas aguanta 11 o 13 litros de leche cuando acabo de hacer el macropedido a la tienda). 


Carro instalado en su huequito


El conjunto queda muy armonioso e integrado con el resto de la cocina. No choca ni la nevera ni las puertas del armario bajo la isla y se puede mover con mucha facilidad. Lo malo es que la Roomba no cabe bajo ella, aunque tampoco cabía antes por el hueco así que ahí toca barrer de vez en cuando :p. Y lo mejor de todo.... ¿Alguien ve los agujeros de la pared? ^_^. ¡Pues eso!



¿Que os parece el resultado? ¿Os serviría como solución de almacenaje? ¿Soléis utilizar muebles pensados para una ubicación (en este caso un baño) para otra diferente?


martes, 8 de diciembre de 2015

Los opinólogos acechan: esa barriga es de niño, ¡seguro!




Y es que mi preciosa Habichuela, no termina de convencer a las abuelas del barrio.

Da igual que, desde la semana 20, haya pasado ya por 4 ecografías extras (y las que le quedan) para controlar sus riñones. Da igual que en todas y cada una de ellas nos haga un precioso primer plano de sus partes pudendas (la cabeza y los riñones los esconde, pero es que nos ha salido descocada y libertina desde su más tierna infancia). Da igual que 3 médicos diferentes concluyan que es una niña. Las abuelas son muy sabias y....

- ¡Esa barriga es de niño!

Esto es lo que me encuentro todos los días, desde que me quedé embarazada, cada vez que voy a natación. Todas las semanas voy dos veces. Todas las semanas, en el vestuario estan las mismas abuelas. Todas las semanas me dicen lo mismo: "¡Va ser un niño hermoso!" Y todas las semanas les respondo lo mismo:

lunes, 7 de diciembre de 2015

Facilitando la vida: la compra on-line y el servicio a domicilio



El tema de la compra on-line es otro de los descubrimientos que hice en mi vida anterior de no embarazada. Vamos, que es algo que llevo haciendo desde hace eones.

Cuando trabajaba no me daba el día. Prácticamente pasaba más de 12 horas fuera de mi casa y eso que con la moto llegaba fácilmente a cualquier parte pero así es el mundo veterinario. Un horror laboral :p. Así que muchos días, llegaba a casa literalmente derrotada. Ni hablar de correr a un supermercado a comprar consumibles. Además, tenía la inmensa suerte de tener que ocuparme del consultorio en el que trabajaba también los sábados por la mañana de forma que mi único día libre acababa siendo el domingo. Día en el que, además de hacer compra, había que encargarse de la casa, las lavadoras, los perros.... Y sinceramente, el domingo lo que a mi me apetecía era vegetar en mi sofá o, si acaso, alternar con los colegas. Lo que viene siendo vida social

Empecé a hacer la compra a distancia y, oye, una maravilla. Primero, porque me suben los tres pisos sin ascensor y yo no me canso absolutamente nada. Segundo, porque planifico la alimentación para tres meses perfectamente. Mi supermercado de referencia hasta el momento ha sido el mercadona pero se puede hacer la compra on line en prácticamente cualquier supermercado de España. A día de hoy hay también muchísimas tiendas de alimentación on-line que se dedican únicamente a este servicio y hace unos días leí que Amazon va a desembarcar en este negocio. ¡Qué miedo!

He de confesar y confieso que cuando más he tirado de compra on-line ha sido durante mis periodos de soledad entre novios. No se porqué razón soy capaz de organizarme muy bien cuando estoy sola pero cuando estoy en pareja me paso el día en el supermercado. Algo me dice que tiene algo que ver con lo de poder cargar la compra entre dos... 

viernes, 4 de diciembre de 2015

Ecografía de control y primera clase de Educación Maternal

Así estaba la Hobbita de agotada ayer

El día de ayer fue largo, muy largo. Tan largo que no me dio tiempo a preparar la entrada. De todas formas, con respecto a la ecografía de control, poco que decir.

Los riñones de la Habichuela han empeorado otro poco. La dilatación sigue siendo bilateral y ha aumentado hasta los 11mm y los 12mm. Sin embargo, el parénquima renal sigue íntegro, no hay megauréter y la cantidad de líquido amniótico es normal por lo que, aunque sigo en riesgo para seguir haciendo ecografías seriadas, no es demasiado grave.

Y si no es demasiado grave, ¿por qué estuve tan raruna todo el día? Supongo que sigo haciéndome a la idea de que todo es un mal sueño y que se va a arreglar antes de nacer. Sin embargo, ayer tenía esa vocecilla en la cabeza, machacona, seguro que muchas lo habéis vivido, haciéndome sentir mal y recordándome cuántas veces he tenido a bien salirme de las estadísticas. Son tonterías pero me acordaba de nuestro cachorrón, que después de salvarle la vida con mucho esfuerzo cuando aún no tenía ni un mes de vida (solo el Karma sabe lo que me costó) y me lo dejaron abandonado en la clínica del tercer mundo en la que estaba trabajando por aquel entonces, tuvo a bien morirse al año de la forma más estúpida que te puedas imaginar, rodeado de veterinarios (todos amigos) y más monitorizado imposible. Y también tengo a la vocecilla susurrando 'Síndrome de Down.... Síndrome de Down...'. Y mi cerebro racional y las tardes y tardes de trabajo con mi psicóloga intentando retomar el control de la situación. Tranquilos, creo que hoy ya está todo bajo control pero no quiero hacer como que estos pensamientos no existen, por eso los dejo por escrito. 

Total, que creo que esta sensación me acompañará cada día que me toque nueva ecografía.

Por otro lado, la Habichuela ya no está en transversa....

jueves, 3 de diciembre de 2015

Semana 27



Entramos por fin en la semana 28. Hoy es un día complicado también, logísticamente hablando así que dejo programada la entrada ^_^. Hoy iré al ginecólogo, a una nueva ecografía de control. No tengo muchas esperanzas de que esos riñones hayan mejorado, la verdad, pero bueno... ese rayito siempre queda y en el fondo me encantaría estar aquí el viernes con buenas noticias. 

Además, tengo mi primera clase de Educación Maternal (así se llama ahora) en el centro de salud pero es por la tarde así que, lo mismo. Ya os contaré mis impresiones. 

Ya estoy con el hierro para tratar la anemia y, salvo que las heces se han vuelto negras, no noto absolutamente ninguna diferencia. Sigo estando cansada y eufórica a partes iguales, ni rastro de estreñimiento.... Normal todo. Eso si, en los últimos análisis me dio la curva de glucosa perfecta pero el hígado ha petado (así es la Hobbita, va a por una cosa y le encuentran otra), así que en una o dos semanas me mandarán cita para repetir el perfil hepático y ver si es un artefacto o si realmente tengo tocado el hígado. 

Por lo demás, ayer fui al dentista (por fin) y bueno, aunque achaca todo el sangrado al embarazo y sus hormonas, dice que nunca había visto sangrar tanto a alguien que aparentemente tiene la boca tan bien. Me ha hecho una limpieza y me ha mandado pastas, geles y enjuagues varios para volvernos a ver en una semana y valorar. Dice que a lo mejor tengo una bacteria anaerobia dando por culo malmetiendo por ahí pero que con el embarazo no me va a mandar nada. Que si sigo así después de la cuarentena, tengo que volver a que me mande un antibiótico bomba mata bichos y probablemente hacer curetajes. Me toca también desinfectar a base de bien la férula para el bruxismo. De momento el primer día, aunque sigo sangrando, he mejorado mucho en lo que viene siendo el aspecto de la encía. Ya no está hinchada ^_^.

Como último apunte, buenas noticias para madrileñas. Me llamó ayer a última hora la enfermera del centro de salud que me vacunó contra la gripe y me ha dicho que la Comunidad va a empezar a vacunar embarazadas contra la tosferina como si no hubiera un mañana (nueva circular). Tengo que coger cita para cuando esté en la semana 36 de embarazo ^_^. ¡Weeeeee! También me ha dicho que espere unos días para pedir la cita porque la circular era de ayer mismo y todavía tendrían las agendas especiales un poco manga por hombro. 

 Vayamos pues a los síntomas, que es lo interesante:

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Facilitando la vida: la Roomba



Hace más de cinco años yo vivía en tierras norteñas en el gigantesco piso de mi novio de por aquel entonces. El muchacho era muy majo pero también un dejao. Y una, pues también, para que mentirnos. Además, en aquella época el trabajo no me dejaba demasiado tiempo para nada y la perra, aunque es de pelo corto, soltaba bastantes madejas. Nuesta vecina del 5º y amiga de mi ex ya tenía una Roomba con ella y habíamos pasado varias tardes vigilando al robot, muy entretenidos. Así que unas navidades me atreví a comprar la Roomba 530 en una megaoferta que sacaron en Amazon de estas que se agotan en 24h. Compré dos. Una para mi y otra para mi madre que en estas cosas es culo veo, culo quiero. 

La probé y oye, encantada.

martes, 1 de diciembre de 2015

Crocheteando



Cuando yo era pequeña solía pasar bastante tiempo en compañía de mis yayos (se que no se escribe así pero dejémoslo en que es mi apodo cariñoso para ellos desde mi más tierna infancia y no me sale escribir iaios). Mis yayos eran mis abuelos paternos e íbamos sin falta a visitarlos una vez al mes. Mi yaya me llamaba todas las semanas al menos un día para interesarse por mis progresos en la vida: 'Pues hoy he hecho un cenicero de barro!' '¡Hoy he aprendido a coger castañas en el Retiro! ¡Y le hemos dado de comer a los patos!' Cosas sencillas, no os vayáis a pensar. También pasaba al menos 15 días con ellos en verano que acabaron siendo 30 cuando mi abuela materna les solicitó cincuenta mil pesetas de las de antes a mis padres (y a mis tíos) para quedarse con mi prima y conmigo en su chalet del secarral... ejem, de la sierra.

De esos veranos recuerdo mucho cariño, mucho respeto y muchas actividades que, a día de hoy, me entero que están dentro del método Montessori. Jijiji. Ya era una moderna en mis tiempos y sin saberlo.

Mi yaya me enseñó, entre otras cosas, ganchillo (que en aquella época, en España, se llamaba ganchillo al crochet, de toda la vida de Dios) así que yo aprendí enseguida a hacer cadenetas y cadenetas de lana, con mi aguja en la mano. Mi yaya debió descubrir que, si me dejaba con una aguja y un ovillo, me podía pasar horas en la mecedora simplemente enlazando una cadena tras otra y ella podía dedicarse a terminar alguna tarea más tediosa (porque la parte de la comida no me la saltaba, estaba con ella de pinche lloviese o tronase... o hubiese cadenetas de por medio). 

Mi yaya, viendo que se me daba muy bien aquello de las cadenas, intentó enseñarme algún otro punto. Lo que viene siendo hacer una labor de verdad. Sin embargo, ¡ay, amigos! ¡Como son los niños! A mi la parte de construir un tapete a partir de mis cadenas no me llegaba. Que no le veía la gracia y me frustraba mucho. Además, no me podían dejar a mi aire. Así que mi yaya decidió no forzarme, algo que me parece genial (y que a mi padre le parecía absurdo). Si a la niña lo que le gusta es hacer cadenas que haga cadenas. Así que mis enseñanzas infantiles con el crochet empezaron en las cadenas y terminaron en las cadenas. La casa de mi yaya era circular. Un día hice una que daba 8 vueltas a la casa (de 120 metros cuadrados) O_o. Menos mal que a mi no me importaba luego que me deshicieran las cadenas y me volvieran a enrollar los ovillos para empezar de nuevo al día siguiente porque si no, habría arruinado a mi pobre yaya xD.


lunes, 30 de noviembre de 2015

El síndrome del nido: la IKEA Experience



Hace un par de fines de semana, fuimos al IKEA de nuevo, esta vez acompañados por los suegros. Los padres del Mozo son unos abuelitos entrañables pero hay que reconocerles dos puntos (reconocidos y sufridos a conciencia durante 25 años por el Mozo):

1. Son un par de muermos.

2. Son vampiros energéticos. 

Esto hace que solo pensar en pasar una tarde con ellos se nos haga muy cuesta arriba (solemos ir a comer, darles un poco de conversación de la cual no suelen retener más del 20% y huimos vilmente con la excusa de ir al Decathlon o el Leroy Merlin o el Alcampo de Alcalá city, a ser posible antes de las 17h). 

El caso es que decidieron unilateralmente que nos iban a regalar el carro para la Habichuela y así nos lo comunicaron en una de las comidas. Rápidamente les explicamos que no íbamos a tener carro por los problemas logísticos que asolan nuestra vida (podéis consultarlos todos detalladamente en este otro post). Mi suegra, a día de hoy sigue sin verlo del todo claro (ella no es como mi madre en este aspecto, ya os hablaré más de su vida porque es genial y da para un personaje de novela pero el caso es que moderna, lo que se dice moderna, no es) pero lo aceptó bien y dijo que entonces se hacían cargo de la cuna. Y ahí quedó todo. 

Entonces, otro día que volvimos a comer con ellos, mi suegra nos comentó mega-super-osea-emocionadísima que había visto una PRECIOSA cuna de NIÑA en una tienda. ¡Horror! Mi mente solo podía pensar en rosa pastel, lazos, doseles y borlas de nata. Lo confirmé al preguntar (yo soy una científica que intenta no creerse nada hasta tener confirmación oficial) qué entendía por cuna de niñA. 

Mirada rápida al Mozo y nos entendimos rápido. 

- Mamá, que mejor vamos al IKEA, que ya tenemos algunas cunas miradas, y la cogemos ahí. 

Así que así se nos planteó el domingo. Con dos ancianitos que nunca en su vida habían pisado el IKEA, emocionados y preparados para asistir a una especie de parque temático del mueble, dispuestos para asistir a lo que nosotros seguimos llamando a día de hoy la IKEA Experience.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Reseña: L'amie invisible



Boolino me ha vuelto a hacer llegar un libro, L'amie invisible, esta vez de su colección de emociones y escrito en francés. A mi la parte del francés me viene genial, desde mi madurez adulta y estudiante, de cara a mis próximos exámenes de la EOI que no se si podré hacer o no. 

El libro forma parte de la colección Les Émotions y el que me ha tocado sirve para que los niños de entre 2 y 10 años aprendan a enfrentar la muerte. Sus autoras son Mireia Canals y Sandra Aguilar como autora e ilustradora respectivamente. 

Mi experiencia con la muerte llegó a mi vida cuando yo ya era una adolescente tardía. Soy de esas personas que han tenido a sus 4 abuelos hasta los 19, 3 abuelos hasta los 27 y actualmente me queda una abuela viva. Sin embargo, recuerdo que mi madre me compraba libros educativos para gestionar emociones ya por los 80-90 y entre ellos también había algunos que hablaban de este trance. Me parece fundamental entender desde pequeños que la muerte forma parte de la vida para que luego de adultos podamos elaborar con mayor facilidad el duelo. También me parece muy importante explicar a los niños que tienen todo el derecho del mundo a estar tristes si alguien se muere y que, sin embargo, no es un drama. Que la vida sigue. 

El cuento que tengo entre manos me ha encantado. Me gusta la sensibilidad de sus dibujines y me gusta la metáfora que utilizan para señalar a la gente triste mediante la utilización del color.... 

viernes, 27 de noviembre de 2015

Dudas que asaltan a una embarazada primeriza: cuándo empezar a comprar.



Como padres primerizos nos surgen muchísimas dudas acerca de que hay que comprar y que no para el bebé. Después de 27 semanas de embarazo puedo daros el primer consejo que creo que os ayudará de verdad a las primerizas. Propio. Desde la experiencia hobbita os diré que:

No compréis nada. 

Por nada me refiero a nada. No os volváis locos comprando durante los primeros meses del embarazo porque de verdad, os van a llegar cantidad de cosas a las manos. A menos que estéis al otro lado del charco, claro, sin familia ni amigos cerca y aún así me permito creer que alguna cosilla os caerá del cielo vía compañeros de trabajo o vecinos del barrio. En mi caso empezaré a comprar en serio cuando quede poco tiempo y solamente lo que vea que me vaya a quedar corta.

En nuestro caso no tenemos demasiada familia (léase demasiada familia con la que nos hablemos). Sin embargo, ya hemos tenido que parar los pies a los suegros que querían empezar a comprarnos carro y demás parafernalia. Al final ellos ponen la cuna. Los hemos llevado al IKEA de compras, que para ellos cualquier sitio a donde los lleves es como un parque temático y se lo pasan muy bien. El Mozo dice que son como niños pequeños que se ilusionan con todo (y con la nieta primogénita más) pero con dinero. Entenderéis que, de todas formas, no vamos a hacerles gastarse un montón de dinero en una cuna pero si a orientarles, que ya estaba mi suegra perdiendo el norte diciéndome que había visto una cuna de NIÑA preciosa en una tienda de Alcalá city. Tan pronto dijo la frasecita yo imaginé algo tal que así y tracé el plan de acción con el Mozo para evitar el desastre.


Mente de la Hobbita emulando el desastre

Por otro lado, mi madre nos ha regalado el armario de la Habichuela (de momento, que ella quiere regalar algo de puericultura). ¿Qué problema se está encontrando mi madre? Que me están llegando muchos regalitos y cosas de segunda mano y se está quedando sin cosas que regalar. Ya le he dicho que tranquila, que a lo tonto le pido las clases de matronatación. 

Hoy os voy a enseñar todos los objetos que voy adoptando, cortesía de diferentes personas que me van haciendo llegar lo que ven que me podría hacer falta. 

jueves, 26 de noviembre de 2015

Semana 26



Esta semana los cambios han sido para bien. La Habichuela se ha movido de lo lindo y ahora ha debido volver a su posición habitual. Solo me duele la ciática en el lado derecho, como era normal hasta ahora. Además, el virus que pudiera estar por ahí pululando ha desaparecido así que me encuentro cual rosa vespertina cubierta de rocío. 

Esta semana, y concretamente hoy, va a estar cargada de actividad. Tengo la cita con la ginecóloga de la SS para que me de los resultados del Test de O'Sullivan, aunque ya nos dijeron que si había algo raro nos llamarían y no ha sido mi caso. Además esta tarde me ponen la vacuna de la gripe en el centro de salud. Es la primera vez que me la ponen y espero que no me siente mal porque este fin de semana es mi cumpleaños y el Mozo, que ya me conoce bien, ha decidido que nada de regalarme chuminadas electrónicas útiles: que nos vamos de fin de semana a Toledo a comer cosas ricas (recordad que a las Hobbitas se nos gana por el estómago) y retozar en la habitación del hotel. Como han bajado mucho las temperaturas, no creo que podamos plantearnos hacer el recorrido del Toledo nocturno, que hay muchas ganas pero bueno. Toledo va a seguir ahí por unos cuantos años ^_^. 

Vayamos pues con los síntomas de esta semana:

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Actividades con niños: sesión teta



Mi amiga, Mami Reciente es un culo inquieto. Admitámoslo. Ella es así desde que la conozco, antes de quedarse embarazada, con embarazo y ahora con su peque. 

Mami Reciente es de esas personas que tiene todos los fines de semana ocupados y la gran mayoría de los planes que propone, a parte de ser divertidos, suelen ser gratuitos o a precios mega competitivos. Conciertos de percusión africana, semanas de la tapa, mercadillos artesanos, senderismo en la montaña, casas rurales....

La realidad es que yo he llegado de rebote a su vida  prácticamente cuando se quedó embarazada (el mundo veterinario es pequeño y al final acabamos conociéndonos todos por reuniones comunes). Cuando perdí a mi bebé debo confesar que me tuve que alejar un poco de ella y de su marido. Ya me entendéis. Llevaba muy mal los embarazos, la felicidad ajena... esas cosas que nos pasan por la cabeza. Aún así, me obligué a ir a la baby party que celebramos con todos los amigos y allí, el Mozo y su marido, el Papi Reciente, hicieron muy buenas migas. Y de así surgió una bella amistad. 

Nos hemos ido juntos de camping, con ella embarazadísima, ahí, haciendo la cabra como si no hubiera un mañana entre las rocas. Fue el camping en el que tuve los primeros síntomas del embarazo de la Habichuela, aunque yo no lo terminaba de creer (para muestra, este post que escribí hace ya eones). Hemos ido de casa rural a Soria city, donde otra amiga descubrió también su embarazo ^_^. Hemos hecho jornadas micológicas, zampado cordero como si no hubiera un mañana...

La semana pasada me escribió muy emocionada porque había encontrado una actividad que pintaba genial: la Sesión Teta. Y me apunté con ella. ¿En qué consiste? Ahora mismo te lo explico:

martes, 24 de noviembre de 2015

Natación para embarazadas (II): experiencia personal



Ahora que ya ha pasado un tiempo prudencial desde que me apunté a esta actividad quiero contaros un poco de la experiencia en primera persona, sin intermediarios. Las bondades de la natación como ejercicio son conocidas por todos: es un deporte muy completo, perfecto para la pérdida de peso en personas con problemas de obesidad porque, al estar en el agua, el ejercicio no es de alto impacto, permite realizar tanto trabajo aeróbico como anaeróbico y no resulta incómodo a las personas que no soportan sudar (que en el agua se suda, pero no se nota tanto).

Y a las embarazadas, ¿en qué nos beneficia? Además de movilizar nuestros músculos y permitir esa actividad física tan necesaria sin cansarnos en exceso, tiene la misma ventaja que en las personas obesas. El agua "recoge" nuestro peso y evita que rodillas, lumbares y espalda sufran con el ejercicio. Además, realizando una serie de trabajos específicos podemos preparar periné y pelvis de cara al parto y mejorar la circulación con otros ejercicios diferentes. También aliviamos la presión que el bebé ejerce sobre la pelvis cuando alcanza cierto tamaño (de esto dan fe mis compañeras de natación, que están más adelantadas en semanas que yo).

En mi caso, estoy apuntada en la piscina municipal de mi barrio. Dos clases a la semana y no llega a 30€ al mes. Una ganga. Lástima que tengan el agua tan fría porque si no, sería perfecto. Yo he de reconocer que, igual que me salto la EOI muchos días por cansancio, no falto a una sola clase de natación. Pese a salir congelada todos los santos días, he de reconocer que me lo paso bastante bien y que me siento mucho más ágil desde que estoy en estas clases. Además, ahora ya somos más chicas y estoy haciendo muy buenas migas con ellas. Es reparador estar en contacto con otras embarazadas e ir contando como nos sentimos. Y lo mejor es que estas chicas son todas muy alegres y nada quejicosas así que oye, nos echamos unas buenas risas todos los días. 

Los ejercicios son básicos, aptos para todos los públicos y solamente hay que tener un par de consideraciones en cuenta:

- No se puede trabajar en apnea: prohibido bucear.

- A partir de ciertas semanas de embarazo, cuando la barriga ya empieza a brotar, prohibido nadar a braza porque podemos lesionarnos la espalda al arquearla. Tened en cuenta que la columna va corrigiendo su curvatura según avanza el embarazo y al nadar a braza y salir a respirar, forzamos esa curva. 

- Hay que coger un ritmo tranquilo y normal que no nos acelere el ritmo cardíaco: esto por un lado está bien porque no te cansas. Por otro lado, estoy un poco harta de nadar lánguida cual sirenita triste porque me congelo. Ahí están las abuelas de aquagym, que no tienen ni papa de nadar y las tienen bien enganchadas a flotadores, dándolo todo y saliendo rojas y al lado estoy yo, temblando, castañeteando los dientes, azul, cabalgando mi churro cual caballito de mar gordo.




Quitando estos tres problemillas, la natación me parece perfecta para las embarazadas. 

Nosotras solemos hacer ejercicios de abductores, aductores, pecho y periné. Todo esto se consigue con ejercicios muy sencillos:

- Cabalgar un churro y pedalear como si estuviéramos en una bicicleta, en vertical, ayudándonos con los brazos (brazos de braza) para avanzar. Como digo más arriba, parecemos un cardúmen (¡oh, que hermosa palabra!) de caballitos de mar rechonchos y coloridos pero nos reímos mucho con este ejercicio. Poneos en situación: embarazadas con gorro y gafas, que ya da de por si poco glamour, encaramadas en los churros de colores de los niños y botando como en un tiovivo. 



- Churro detrás de la cabeza y patada de braza bocarriba: este es muy cómodo y si logras una buena apertura de piernas, en mi caso liberas muchísima tensión en pelvis y ciática. 

- Colgadas del churro por los sobacos las axilas y patada de braza en vertical: aquí prácticamente no avanzas pero es un ejercicio en el que lo das todo sin sumergir la cabeza. Podemos hacer la variación de hacer 'media patada de braza alternada': primero con la pata izquierda y luego con la derecha. Ahí hay veces que yo tengo la sensación de avanzar.... pero hacia atrás.

- Churro bajo los sobacos y a nadar a perrito. Metiendo la cabeza, como los críos. Es un retorno a la más tierna infancia. 

- Sentadas en el churro, piernas estiradas (esto hace ejercicio de abdominal para poder mantener la postura) y remo con los brazos hacia delante o hacia atrás (ejercicio excelente de pectorales). Este ejercicio se me da muy bien y se me están poniendo unos brazos y unas clavículas muy bonitas con la tontería O_O. Además, es como estar en un columpio. 

- Para trabajar cuádriceps, de vez en cuando nos ponen unas aletas y a nadar a croll o a espalda. El problema de las aletas es que es fácil que se te acalambren los dedos de los pies. Y después de hacer este ejercicio, la Hobbita lo pasa muy mal para subir hasta lo más alto de la más alta torre (su casa) porque me queman los muslos :$.

- Como ejercicios de circulación, nos colgamos de la pared y hacemos rotación de tobillos, extensión y flexión de los mismos y movimientos de tijera con las piernas. La espalda debe quedar apoyada contra la pared y las piernas ligeramente levantadas del suelo y estiradas. Si estamos en el vaso pequeño también hacemos ejercicios de puntillas y talones. 

Esto es a grandes rasgos la actividad. Hay días más variados que otros pero suelen resolverse todos así. Hacemos ejercicios de Kegell para el suelo pélvico todos los días. 

¿Qué he notado en mi persona? Estoy más ágil y con bastante energía. No sabría si achacarlo al 2º trimestre o que el deporte realmente me está dotando de fondo. El caso es que es una realidad. Además, el día que tengo natación, la ciática y las lumbares me dan un respiro hasta prácticamente la noche (el resto de días la ciática se rebela, sobretodo si me tocan las dos horas y media de clase en la EOI). Y eso es de agradecer. Y mucho. 

Mis compañeras de natación están conmigo: se sienten muy ligeras en el agua y les alivia muchísimo la presión de la pelvis (ellas están de más semanas que yo, al menos 30 la que menos semanas tiene). También notan la mejora en el estado de fondo de sus organismos. Y les gusta alternar con las demás, que somos unas marujonas en el fondo.

¿Inconvenientes? Para mi, la temperatura del agua, que no la tienen normal. He ido a otras piscinas climatizadas y la tienen bien. Aquí el problema es que el personal que tienen es mega caluroso y decide abrir todos los accesos al exterior así que el agua se enfría en contacto con la temperatura ambiente (transferencia de calor por convección, que me explicaron en la carrera). Que estamos teniendo un noviembre suave pero.... ¡sigue siendo noviembre, oiga! Y se que es por esto porque hoy he descubierto por donde entra el agua en la piscina y.... ¡¡¡sale calentita!!! Ahí me teníais, sentada como un indio, bien recogidita porque es una rejilla muy pequeña, en mi churro, encima de la corriente cálida de las azores que subía por allí xDDD. Un cuadro. 

El segundo inconveniente es que en mi barrio todo son ancianos o ninis. No tenemos término medio. Obviamente a la piscina municipal van los ancianos. Obviamente el vestuario está repleto de abuelas. Y entonces llegamos las embarazadas y se arma el follón y la algarabía (somos la novedad que le da calidad a la película). Todas las abuelas quieren cotillearnos, si serán niños o niñas, que es lo más bonito del mundo, luego te dicen que los maridos son todos unos golfos pero que los bebés dan la felicidad, que ojalá no crecieran..... Que son muy monas todas ellas (y además no deja de ser gracioso, todas desnudas y acunando bebés imaginarios) pero después de casi tres meses con las mismas señoras que todos los días nos preguntan lo mismo pues empieza a ser cansino. 

Así que mi recomendación, si tenéis oportunidad, es que os apuntéis a esta actividad en cuanto tengáis ocasión. Altamente recomendable y con el sello de calidad de la Hobbita.

¿Algún caballito de mar orondo en la sala dispuesto a contarnos su experiencia con la natación para embarazadas? ¿Alguna lo probó y, al contrario que nosotras, lo aborreció? ¿Hacíais el mismo tipo de ejercicios? 

lunes, 23 de noviembre de 2015

Decorando espacios pequeños: el poder del armario (II). El armario de matrimonio.



Como vimos en la entrega anterior, un armario nos puede dar juego para algo más que para guardar ropa. ¿Os acordáis cuando erais pequeños y os hacíais una cabaña dentro del armario? Pues eso es la doble función.

Hoy traigo otra solución para espacios pequeños, en este caso la que utilizamos para nuestro dormitorio principal y en la que quisimos aprovechar el espacio que daba una columna estrecha para acoplar nuestro armario de la ropa.

De nuevo es una solución a priori 'extraña' ya que enmarca la cama, como haríamos en las habitaciones de los niños. No es típico ver este tipo de disposición en habitaciones de adultos porque ocupa el lugar natural de las mesitas de noche pero en nuestro caso dimos prioridad al almacenamiento y el problema de la mesita de noche lo solucionamos de otra manera (ya sabéis, las mesitas de noche están sobrevaloradas).

Por otro lado la disposición de puerta y ventana no permitía otra distribución eficiente del espacio. Quiero decir que, obviamente, pudimos haber escogido otra forma de colocar los muebles pero con esta era con la que más almacenaje conseguíamos sin recargar visualmente la habitación.

Así pues, montamos 2 armarios PAX estrechos y hasta el techo de IKEA que unimos por arriba con módulos de las desaparecidas cocinas FAKTUM (reemplazables por cualquier modelo METOD). Éste es el resultado.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Reseña: Cuando nace un monstruo



De la mano de Boolino ha llegado a mis manos el libro 'Cuando nace un monstruo', recomendado a partir de los 3 años. 


Es un libro encuadernado en tapas duras, grande, ilustrado, con textos grandes y con una de las que yo llamo 'historias bucle' que empiezan como acaban y así hasta que el peque se aburra de leer.

Su autor, Sean Tylor nos confiesa en una nota al principio del libro que la inspiración vino a visitarle al oír recitar el poema 'Cuando nace un bebé' en una fiesta en Brasil. 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Semana 25



Y de nuevo.... ¡cumplimos semanas! Entramos hoy en la 26, madre mía. Esto empieza a coger velocidad de la buena. 

No puedo decir que esta semana haya sido maravillosa porque os mentiría. La peque cada vez es más grande y esa postura transversal me está matando. Su cabeza me irrita a ratos y me da unos pinchazos horribles (la muy bruta va a ser cabezota, me parece a mi) y desde la visita a urgencias he mejorado pero no termino de estar del todo bien. La verdad es que no se si achacarlo todo al embarazo o puede que tenga un virus puñetero pululando por ahí. En cualquier caso, no es gripe porque no estoy moribunda en un rincón y de vez en cuando sigo dando botes y bailando por la casa al ritmo del humor. Sin embargo, mi cena de recompensa por los 100 post tendrá que esperar al menos hasta el fin de semana. 

Los síntomas de esta semana han sido:

miércoles, 18 de noviembre de 2015

¡100 post!



Casi ná.

El número 100 es hermoso, grandote, redondo con sus dos ceros y lleno de simbolismo. Comienzan las centenas y da sensación como de mucho vértigo. 

Además en este caso es un número que significa que el blog está funcionando.  Para desahogarme, colgar cositas, empezar a tener más contacto con el mundo de la maternidad, volver a escribir (que es un hobby que tenía por ahí algo olvidado)...

Y además, es el número elegido para enseñarle este blog al Mozo. ^_^. He de decir que me ha respetado mucho y, pudiendo mirarlo, no lo ha hecho. Me convenció para mostrárselo como se convence a las Hobbitas:

martes, 17 de noviembre de 2015

Los opinólogos acechan: la lactancia materna.



Que la lactancia materna es lo mejor para los bebés es algo que nadie discute. A día de hoy, los organismos internacionales responsables de salud más prestigiosos coinciden en que no hay alimento mejor para el recién nacido que la leche que su propia madre produce. Tanto es así que hasta se ha conseguido legislar en contra de la todopoderosa industria alimentaria.

Tantos estudios y afirmaciones hacen que todos sepamos fehacientemente que la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses es la mejor opción. También sabemos que no es la única pero lo de los 6 meses ha improntado en el cerebro colectivo.

De lo que me he ido dando cuenta a lo largo de lo que llevo de embarazo y según he ido investigando es que este conocimiento popular acaba ahí. En los 6 meses. El día de la merienda en casa con mis amigos opinólogos, la lactancia materna fue otro de los temas estrella, junto con el ya consabido colecho. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

Dudas primerizas: visita a urgencias



El jueves no me desperté demasiado católica, la verdad. Me molestaba mucho la ciática y las lumbares pero aún así decidí seguir adelante con mi vida e ir a natación para embarazadas, a ver si el asunto mejoraba con esto de flotar en el agua, churro en mano. 

Ya en el agua la profesora me notó muy rara. Y es que la pierna izquierda empezó a responder a su manera, con mucha más lentitud de lo habitual (en general la ciática me da en el lado derecho) y me preguntó. Le resté importancia. Luego en el vestuario casi no me pude vestir sola y empezaron las molestias en la barriga. 

Volví a casa con mucho dolor. Boté en la pelota de pilates, intenté hacer círculos que no me aliviaron nada y acabé llamando a mi madre para comer con ellos porque no me veía yo cocinando tal y como se estaban desarrollando las circunstancias...