miércoles, 23 de agosto de 2017

No fuimos de camping



Hace unas semanas os contaba que estábamos barajando la posibilidad de marchar de camping unos días aprovechando el puente de agosto. Aunque no estaba 100% asegurado porque al Mozo le tenían que conceder un par de días, a saber como me encontraba yo y si nos veíamos con ganas, al final pudo ser y allá que nos fuimos toda la Hobbito-familia al alto Tajo a huír de los calores madrileños.Lo de huir de los calores es un decir porque justo cuando partimos bajaron un huevo y parte del otro las temperaturas pero bueno, son cosas que nos pasan.

¿Cómo fue el camping? A ver, perfecto, perfecto, lo que se dice perfecto, no puedo deciros que fuera. No. Digamos que fue una acampada accidentada. ¿Cómputo final? Super positivo y pensamos repetir. ¿Por qué digo que fue accidentada? Ahora mismo os lo cuento.

lunes, 21 de agosto de 2017

El efecto abuela



En este segundo embarazo la sintomatología del primer trimestre me dejó para el arrastre, hecha un auténtico higo. Por este motivo, pedí ayuda a mi entorno, léase a mi madre y a mi suegra. Al principio no las tenía todas conmigo y de hecho, el lograr instaurar las visitas de mi suegra ha sido muy complicado pero a día de hoy puedo decir y digo bien alto y con orgullo que es lo mejor que he podido hacer.

viernes, 18 de agosto de 2017

Semana 17



Seguimos en el segundo trimestre de embarazo y, ya si, puedo decir que los síntomas chungos se han pasado y que ahora me encuentro cual rosa primaveral oronda. 

Y es que la barriga ha brotado inmensa. Ya empiezo a golpearme con las cosas, los muebles, no puedo pasar de lado por las puertas... Todo muy gracioso xD. Había olvidado esa sensación. Y el abdominal ha desaparecido. Entiéndase por 'abdominal desaparecido' que no me funciona cuando intento levantarme tirando de tabla, al agacharme o al intentarme doblar para rescatar algún juguete de Habi. No lo recordaba yo tan pronto en el primer embarazo pero en este está siendo así desde ya.

viernes, 11 de agosto de 2017

Semana 16



El segundo trimestre ha conseguido calmar las aguas turbulentas de este embarazo. Y menos mal porque empezaba a pasarlo realmente mal. Sin embargo, ya está. Las náuseas parece que desaparecen, los vómitos hace días que no hacen acto de presencia y ahora la sintomatología es más suave. ¿Puñetera? Si. Pero que queréis que os diga: la prefiero a los tres primeros meses que he vivido en compañía de #2. 

miércoles, 9 de agosto de 2017

El destete nocturno (III)



Tras una semana parados en el cuarto de Habi, una semana en la que no hemos hecho NADA por pura vagancia hobbita, hemos retomado las 'obras' y ahí nos tenéis: mazo en mano (el Mozo) y destornillador en mano (Hobbita), destrozando muebles y sacando herrajes de las paredes. Todo esto os lo anticipo porque nos ha llevado a dividir la semana en dos momentos críticos:

martes, 8 de agosto de 2017

¡Puedo rugir!



Boolino vuelve a enviarnos un libro, de nuevo adaptado a la edad de la Habichuela así que hemos tenido una semana de pruebas y testing con este ejemplar reluciente (de momento) que aterriza en nuestro rincón de lectura. 

Puedo rugir es un libro de cartón, resistente, grande (en mi opinión poco manejable para la Habichuela por su tamaño y algún que otro golpe se ha arreado con él, la muy brutica) y bastante divertido. Consiste en contarle el cuento y poner tu cara (o su cara si jugáis delante de un espejo) en el lugar en el que estaría la cara del animal que vas a imitar. 

Habi se lo pasa muy bien cuando me ve hacer el tonto metiendo la cabeza por el agujero. Luego coge el libro y me imita metiendose ella. Delante del espejo da mucho juego. ¿Qué problema le veo al libro para la edad de Habi? Que es muy largo. Tiene demasiados animales y a mitad del tomo, la niña se aburre y se va a buscar otro libro. 

Supongo que según vaya cumpliendo meses, aguantará más tiempo con el libro y algún día lograremos llegar hasta el final. De momento, debo confesar que no se encuentra entre los favoritos de mi retoño.

Por lo tanto, para 17 meses, le doy un 6/10

Podeis conocer más de este libro pinchando aquí

¿Conocíais este libro? ¿Alguno del estilo?

lunes, 7 de agosto de 2017

Visita al ginecólogo privado (I)



Si en la anterior entrada de controles médicos os contaba que me había topado con una matrona tirando a poco empática, ahora toca el turno del ginecólogo. 

Mi ginecólogo es majo, un tío campechano al que conozco desde hace bastante años y en cuyo criterio confiaba. 

Confiaba en pasado. 

Y es que, de nuevo, me encuentro con que, cuando apenas hay un esbozo de embrión creciendo en mi útero, se me anticipa todo lo que va a pasar. Pero tratemos de ordenarlo y vayamos al turrón.

viernes, 4 de agosto de 2017

Semana 15



Pues ya de lleno en el segundo trimestre de embarazo. Los vómitos van remitiendo y apenas queda un vestigio de náusea o malestar cuando hace mucho calor o llevo tiempo sin comer. 

Por otro lado parece que #2 apunta a niña o al menos eso me dijeron en la ecografía de las 12 semanas de la seguridad social. Queda confirmarlo en la de las 20 semanas pero vamos, en esta familia solo se hacen niñas así que probablemente como niña se quede. 

Y tras la maravillosa noticia del sexo fetal, pasemos a hablar de síntomas:

miércoles, 2 de agosto de 2017

El destete nocturno (II)



Pues aquí seguimos, con nuestras venturas y desventuras a la hora de lograr que Habi duerma sin teta nocturna en su habitación. Esta segunda semana ha resultado ser un poco más complicada que la anterior, que la verdad es que estábamos alucinados viendo lo bien que se estaba desarrollando la cosa. En esta ocasión el método padre nos ha fallado bastante.

Por un lado, seguimos sin habitación montada (bueno, quien dice montada dice desmontada, porque aunque avanza, esto tiene pinta de ir para largo) con lo que muy acojedora no es que sea. Por otro lado, se juntaron un par de noches malas con un Mozo que tenía MUCHO sueño. Y un Mozo con sueño es conflicto asegurado. 

lunes, 31 de julio de 2017

Visita a la matrona (i)



Del seguimiento de este segundo embarazo he hablado poco porque todavía estoy asimilando y tomando decisiones acerca de lo que me está pasando. Vamos a ver si consigo poner un poco de orden y contaros lo que me he encontrado en este primer trimestre de gestación. 

Para empezar ODIO Mordor. No se si os lo había dicho ya. Resulta que mi centro de salud es 'pequeño' así que no tienen matrona. Total, que me han asignado una matrona donde Cristo perdió el gorro, a más de media hora en autobus, perdido entre chalets de los que no sale nadie. La primera (y por el momento última consulta) no empezó nada bien. ¿Por qué? Pues porque después de peregrinar hasta allí, con una Habichuela poco colaboradora en la mochila, con un calor que te mueres y bastante malestar por los vómitos, la matrona salió y preguntó por una tal Teresa (que obviamente no era yo). La matrona me preguntó si estaba citada y le dije que si (me habían citado esa misma mañana junto con los análisis de sangre). La matrona me dijo que era imposible porque no tenía más pacientes que la tal Teresa. Le dije que a mi me habían dado la cita esa misma mañana y que a lo mejor no se había actualizado el sistema pero que por favor me atendiera. Me dijo que solamente lo haría si no se presentaba la tal Teresa. La tal Teresa nunca se presentó porque resulta que mi cita la habían expedido a su nombre, una señora de más de 70 años (probablemente la que estaba justo antes que yo en la fila). Pues me tuve que poner borde para que me atendiera, al borde del llanto.

viernes, 28 de julio de 2017

Semana 14



La semana pasada por una serie de problemas de diversa índole, no hice entrada de síntomas. Básicamente: acabé en urgencias con una migraña estupenda. Habi se quedó con los abuelos. Yo estuve hasta altas horas de la madrugada en el hospital y al final pedí el alta voluntaria para marcharme a casa. Cosas del directo. Nota mental: hacer entrada de mis últimos encontronazos médicos.

Total, que ya vengo esta semana a contar que tal me está yendo, que aunque nos hayamos saltado una semana, tampoco pasa nada. Quedan todavía muchas por cumplir. 

miércoles, 26 de julio de 2017

El destete nocturno (I)



Ahora que ya medio tenemos un cuarto Habichueril (o al menos tenemos un colchón tirado en el suelo y el suelo relativamente despejado de trastos) hemos empezado con el destete nocturno de la Habichuela. ¿El motivo? La teta de noche ha dejado de funcionar, como os contaba en esta entrada así que, ante la imposibilidad de conciliar el sueño, el Mozo y yo hablamos y decidimos intentar que Habi empezara a dormir en su cuarto.

Tras meses leyendo foros y alternando con otros padres, nuestra decisión ha sido hacer una transición paulativa. Vengo a contaros nuestro método, lo que hemos elegido y si funciona o no, que ya sabemos que con los niños, dos más dos no suele ser cuatro, pero por supuesto no tiene porque servir o funcionar en otra familia. Mi recomendación es pensar un poco la situación familiar, ver que cuadra más y hacer un pupurrí con diferentes m etodologías hasta lograr el objetivo. O al menos es lo que nosotros hacemos en casa.

lunes, 24 de julio de 2017

Preparando cuarto de Habi (I)

Cuando nos mudamos a Mordor lo hicimos principalmente por su única cualidad: tiene chopocientos metros cuadrados. Ahora bien. Desde que nos mudamos a Mordor, hace ya casi un año, la casa nos ha puesto a prueba en inumerables ocasiones. 

Y es que Mordor es un mausoleo. El mausoleo de mi padre. Entre que es una casa de la que no tengo buenos recuerdos, que la disposición no nos gusta, que no le da la luz así la mates (miento, le da la luz justo cuando NO quieres que le de la luz >_<) y que está preparada al uso y gusto de mi padre, Mordor desespera. 

Mi padre. Poco he hablado de él y creo que aun no estoy preparada para explicar mucho sobre él. Sin embargo es necesario que os cuente algún pequeño detalle para que comprendáis lo que significa pelear contra Mordor. 

lunes, 17 de julio de 2017

Crisis de lactancia



Hace mucho tiempo que no hablo de lactancia en el blog y es que no es algo que me haya dado demasiados problemas. ¿os acordáis, lo nerviosa que me tenía el tema antes de tener a Habi? Pues a la hora de la verdad la lactancia ha ido rodada en mi vida. Ni grietas, ni dolores más allá de un pelín de escocedura los primeros días, buena subida de la leche, buena ganancia de peso... El par de obstrucciones (que no llegaron a ser doloras) y poco más.

La teta era algo maravilloso: no solo daba alimento de forma cómoda y rápida (si la niña tenía hambre, teta fuera y san seacabó). También consolaba cuando se daba uno de esos cachiporrazos que hacen historia y, sobretodo, la dormía en cuanto tenía un poquito de sueño. 

Pues esta idílica historia se acabó. La teta se ha roto, señores. Ya no funciona. 

viernes, 14 de julio de 2017

Semana 12



Hoy cumplo la semana 12 de embarazo según FUR aunque en la última visita al ginecólogo me devolvieron de un bofetón a la semana 10 de embarazo, ajustando la edad gestacional al tamaño del embrión. Ya sabéis que yo hago embriones pequeños así que vivo en una perpétua semana de la marmota. 

Durante esta semana los cambios no han ido a mejor con respecto a la anterior, la verdad. Ya sabéis que van empeorando. Si que es cierto que he dejado de sangrar por las encías y que no tengo ni lumbago ni ciática pululando por aquí lo cual es un alivio, sinceramente. 

Vayamos con los síntomas.

miércoles, 12 de julio de 2017

Cosas de Habichuelas: la visión colilla



Habi no tiene problemas de visión. Tiene una vista aguzada de aguililla y unas manos rápidas cual pico de urraca. Y es que de un tiempo a esta parte su padre y yo sufrimos cada vez que salimos a la calle. Y es que entre los superpoderes de nuestra pequeña judía está la Visión Colilla: no hay cigarrillo consumido que esté a salvo de su mirada. Ella sale a la calle y las detecta allá donde estén.

El tema de las colillas es recurrente en los niños. Lo he visto en multitud de ellos a mi alrededor y se lo he leído a unos cuantos papás blogueros. No por ello se convierte en mal de mucho, consuelo de tontos. 

martes, 11 de julio de 2017

Si yo fuera una jirafa



Boolino vuelve a mandarnos un cuentecillo para amenizarnos las tardes y de nuevo, acorde a la edad de la Habichuela. 

Eso si, con el cambio de cartero por vacaciones ha habido un problemilla con la entrega. Directamente le echaron la carta en el buzón a mi vecino del E. La cosa habría quedado ahí si no fuera porque mi vecino del E no vive en su casa así que hasta que no han venido a limpiar, recoger la correspondencia y ventilar sus dominios, no ha llegado el cuento a mis manos. 

Una vez solucionado, Habi pudo disfrutar de su nueva historia de jirafas. Y es que esta niña tiene una extraña relación con este animal. El Mozo dice que es su animal totémico xD. Tiene un montón de cuentos de jirafas, un disfraz de jirafa, le encanta imitar el berreo de las jirafas... Es tan bonita...

Así que este cuento tenía que ser un éxito si o si. 

Y lo ha sido.

Es muy sencillo, con un mensaje repetitivo, reiterativo, enseñando las partes del cuerpo y comparándolas con las de una jirafa. La parte de la jirafa son fotografías y la parte dedicada al cuerpo de la niña, dibujitos. Cada fotografía acota una curiosidad sobre las jirafas.

A Habi le gusta mucho y me lo trae a menudo. Además ya empieza a interactuar con el cuento. A mis preguntas, señala con el dedo en la fotografía o señala su propio cuerpo. Aún no sabe donde tiene las pezuñas pero todo se andará, dadme tiempo :p.

¿Conoceis libros similares para aprender las partes del cuerpo?

lunes, 10 de julio de 2017

Visita a urgencias



El viernes tuvimos la primera visita a urgencias de este embarazo, no por nada sangrante ni doloroso que proviniera del útero si no por los vómitos. Lo que durante estas semanas de atrás era una continua sensación potosa digievolucionó en vómitos incontrolables desde primera hora de la mañana. 

Además, el día no acompañó. Me tocaba ir a la primera consulta de ginecología de la SS. El centro me lo han puesto donde Cristo perdió el gorro, como el de la matrona, que también está lejos. Me estoy planteando el traslado a O'Donell ya no por hacer allí o no el parto (que me lo sigo pensando), si no porque creo que tardo hasta menos yendo hasta allí que yendo al del barrio. 

Así que nada. Habichuela a los lomos, aguantarse las ganas de potar y lanzarse a las calles. Mierda. No me he aguantado. Hay una pota en un árbol. No pasa nada. Sigamos, como si nada hubiera pasado. Semáforo, vamos bien... ajá... No vamos bien. ¡Otro árbol! ¡Otra pota! Autobús. Aguanta Hobbita. Bajando.... ¡POTA! ¿Dónde puñetas está este sitio? ¡Pota! ¡Oh! ¡Parece que lo diviso, allá a lo lejos, Capitán! Tierra. ¿El baño, por favor? POTA.

Y lo mismo a la vuelta. 

viernes, 7 de julio de 2017

Semana 11



Pues ya estoy aquí. Sin saber como ni cuando, hemos llegado a la semana 11 de gestación. Una lástima no haber contado las anteriores aunque no varían demasiado respecto a esta pero ya sabéis que es que no estaba demasiado operativa. 

A diferencia de Habi, este segundo (tercero en mi caso) embarazo está siendo desagradable físicamente hablando pero tranquilo a nivel emocional y mental. #2 está creciendo tranquilo, bien implantado, con su latido como debe ser, sin pérdidas (miento, tuve algún manchado entre las semanas 7 y 9 pero lo asocio a manchado de implantación) ni hematomas. No estoy teniendo que hacer reposo de ningún tipo más allá del que me pide el propio cuerpo y la verdad es que la paz mental es algo maravilloso.

Vayamos con los síntomas:

miércoles, 5 de julio de 2017

Alta en urología



Esto tendría que haberlo contado hace unas cuantas semanas, que es cuando pasó pero mi parón forzoso por malestar preñil lo impidió. Y es que, ya está, ya hemos pasado lo chungo. La ectasia piélica de mi niña ha remitido por completo y hace dos semanas obtuvo el alta oficial en urología. 

No hemos llegado a los temidos dos años, momento en el que me avisaron que valorarían si entrar o no a quirófano para cateterizar esos riñones. Habi ha crecido, ha madurado y lo que quiera que estuviera obstruyendo esos uréteres ha desaparecido dejando unas hermosas y normales pelvis renales detrás. 

martes, 4 de julio de 2017

La Hobbita está hecha un higo



Cuánto tiempo sin pasarme por aquí, ¿verdad?

Y es que, como dice el título del blog, este embarazo no está siendo todo lo bueno que debería, físicamente hablando. Ahora que me he abonado al equipo del Cariban puedo empezar a sentarme a escribir pero la verdad es que cuesta. 

Cuesta porque Habi no para. Está en una edad en la que todo es movimiento, alegría y alboroto (bueno, y momentos drama queen también, no vayamos a mentir) y a mi lo que me apetece es derrumbarme en el sofá, lánguida cual damisela victoriana con corsé y mirar al infinito. FIN.

viernes, 9 de junio de 2017

Cuando las tareas son un problema (III)



Hace unas semanas publiqué en la página de facebook del blog la traducción de un comic con el que me topé por casualidad en un grupo de crianza de la red social. 

Por si queréis verlo (cielos, no dejéis de verlo) os dejo el link al comic original, en francés, aquí. Y la traducción al español aquí.

A modo de resumen os diré que son una serie de viñetas con situaciones cotidianas en las que nos vamos encontrando día si, día también las mujeres. Nada traumático, simples estadísticas. 

El caso es que, según iba leyendo, iba sintiendo como se me acababa el aire. Y es que yo, que se supone que tengo mucha suerte por estar con el Mozo con el que estoy (oye, que mis Melenas Místicos y mis Profanadores de Tumbas me ha costao encontrarlo, ejem), me veía reflejada en el 98% de las viñetas que leí. Aterrador.

miércoles, 7 de junio de 2017

Vértigo en la tripa



La entrada anterior fue corta, muy corta pero es que creo que a veces una imagen dice más que mil palabras. Sin embargo, como lo mío es la incontinencia verbal, quiero dejar plasmado el torrente de emociones que llevo viviendo desde hace un par de semanas, cuando me hice ese test que arrojó el preciado positivo.

lunes, 5 de junio de 2017

viernes, 2 de junio de 2017

Vida en Mordor: el Parque



Desde que tengo uso de razón, he vivido en Mordor. He pasado aquí mi infancia y mi adolescencia y fue a partir de mis 18 años que partí lejos intentando no volver la vista atrás hacia este barrio madrileño que me había dejado un regusto tan amargo. 

Cuando tuvimos que abandonar Hobbiton y nos planteamos volver a vivir aquí reconozco que lo viví con el dramatismo que me caracteriza. Sin embargo, después de unos cuantos meses viviendo de nuevo aquí, tengo que reconocer que empiezo a mirar el barrio con otros ojos. 

lunes, 29 de mayo de 2017

Jugueteando: el Juguete Infernal



Hace ya unas cuantas entregas os hablé de esta aberración traída de lo más profundo de los avernos. Este demonio enloquece-madres y abduce-padres. Este cacharro infernal.

Y sin embargo, el cacharro sigue en mi casa. ¿Por qué? Primero porque, obviamente, tenía que reseñároslo para que os regodearais en mi desgracia pero en segundo y no menos importante lugar, porque Habi lo adora.

¡Oh, si! Este juguete pensado para hacer a nuestros churumbeles adictos a las tragaperras la tiene embelesada. Y eso que el 90% del tiempo se lo tengo escondido y con el sonido en posición off, que una es malamadre y, aunque tengo nervios de acero, tampoco es plan de ponerlos a prueba día si y día también en una de esas pruebas de esfuerzo que tanto gustan al Mozo.

Así que, amado público, por fin ha llegado el día. Con todos ustedes (redoble de tambor) el Juguete Infernal:

viernes, 26 de mayo de 2017

¡Guau!



De la mano de Boolino llega a nuestro rincón de lectura el libro ¡Guau!

En ¡Guau, un perro rojo se va a jugar y se va encontrando con diversos perros molones a los que decide copiar alguna cualidad para ser tan molón como ellos. Una vez copiada, corre a enseñarles su nueva característica a sus amiguitos del parque que... ¡guau! Deciden imitarle porque hay que reconocer que está muy molón. Sin embargo, eso de que le copien no le hace ni pizca de gracia al perro rojo.

Este es un libro sobre la identidad, la necesidad de sentirse diferente al resto y a la vez integrado en un grupo. Habla de la diversidad y enseña que a veces es importante remarcar lo que nos hace distintos para resultar molón.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Porteo en verano



El porteo en verano es algo que siempre trae de cabeza a los papás porteadores. En los foros en los que me muevo, a estas alturas del año, el cómo portear en verano es una pregunta recurrente que surge una media de tres o cuatro veces al día. Intentaré solucionar algunas de las dudas con las que me encuentro más habitualmente en estos círculos canguros. 

lunes, 22 de mayo de 2017

Cosas de Habichuelas: el Pressing Catch



Mi dulce monito retozón se ha convertido en una bestia parda de manual. La huelga de cambiador está alcanzando límites insospechados. Y es que Habi, lo del cambio de pañal lo lleva reguleras.

No es una niña que se ponga farruca, venga a chillar y a gritar como si la estuviéramos matando, no me entendáis mal. Salvo en un par de ocasiones en los que brotó dermatitis del pañal por la zona, con las molestias que ello conlleva, nuestro problema no es que entre en modo Drama Queen. No.

Yo levanto a mi pequeña Habi cagona, le explico con dulzura que vamos a cambiar ese culo sucio y me la llevo al cambiador. La tumbo con suavidad y todo son flores y unicornios rosas. Ella me mira embelesada cual anuncio de Dodot y entonces....

viernes, 19 de mayo de 2017

Recuperando vida virtual



Quienes me siguierais en Facebook ya supisteis que nos quedamos sin Internet. Otra vez. Si. Así es la vida en Mordor, una auténtica montaña rusa electromagnética de ir y venir. En este caso Chema no tuvo culpa ninguna, pobrecito mío. En esta ocasión, nuestro Polstergeist privado se mantuvo tranquilo en su rincón oscuro para dejar paso a la migración de línea de Pepephone.

Porque si, señores. Pepephone decidió migrar la línea. Y nos avisó. Vaya si nos avisó. Correos por doquier. ¿Y que hizo la Hobbita aquí presente? Reenviar dichos correos sin mirarlos mucho a la Comisión de Redes Internas, AKA el Mozo. 

lunes, 8 de mayo de 2017

Vacaciones con niños



La semana pasada no estuve por aquí. ¿El motivo? Nuestras primeras vacaciones familiares solos. 

Y es que desde que la Habichuela llegó a nuestras vidas, nuestras escapadas han sido contadas y, hasta el momento, con el calor del grupo arropándonos. Exceptuando esa terrible escapada al Hotel Rural Barbacedo (que concluyó en una barbacoa en grupo, como recordaréis) siempre nos hemos ido a campings o casas rurales con nuestros amigos. 

Además, siempre hemos intentado que las rutas fueran cortitas. Hemos estado en el Alto Tajo, de camping. En Cuenca, en la casa de unos amigos, regando un huerto. En un par de casas rurales por Gredos y el Jerte... Todo escapadas de fin de semana, muy medidas y meditadas. 

martes, 25 de abril de 2017

Concurso de pañales de tela



Lo se, lo se. Llevo mucho retraso en contar mi experiencia con los benditos pañales de tela pero es que llevan un aprendizaje importante. Creo que me está costando más el tema del pañaleo que el del porteo, que se dice pronto. Pero todo llegará. 

Hoy vengo con una entrada cortita para pediros el  voto. En el facebook lo he intentado pedir pero, como buena tecnolerda, algo no sale del todo bien y no soy capaz de publicar correctamente el enlace. 

Y es que.... ¡me presento a un concurso para ganar un pequeño lote de pañales de tela! Aprovecho para invitaros a participar. Solo tenéis que fotografiar el culo entelado de vuestro retoño (o entelar un muñeco, enseñar vuestro stash.... que chula la palabra: stashhhh) y enviarla por privado al grupo de la Semana Internacional de los Pañales de Tela. Y luego, solo hay que recolectar 'me gustas'.

Que ganar es difícil pero ya sabéis que la ilusión es mu bonica y que a mi estar ilusionada me sienta bien.

¿Para votarme? Pincháis aquí y en un ratito estáis viendo el culo entelado de la Habichuela. 

No espereis una gran foto. Os pondré en situación: Habichuela haciendo el cocodrilo, girando como una peonza en el cambiador. Mozo y Hobbita peleando con ella para ponerle el cobertor de abejitas (es taaaan bonito) encima de su ajustado para pasar la noche y que salga guapa para el concurso... Habichuela poco colaboradora colgada de la cortina de la ducha, Mozo intentando que no se caiga, Hobbita disparando fotos sin ton ni son.... Vamos, que si, que confieso que he subido esa y no otra más artística porque esta fue la única que no salió movida (en exceso). Recordad: esto no es un concurso de calidad fotográfica. Es un voto para hacer feliz a una Hobbita de bien que vive en Mordor, muerta de frío, en la oscuridad, pasandolas putas para que se sequen los benditos pañales. Pensad todo esto y dadme ese voto.

Y ya que estamos, a contar chistes en los comentarios, que no solo os voy a pedir el voto, ¡leches!.

¿Habéis participado en concursos en los que os pidan fotos de vuestro retoño? ¿Son tan difíciles de capturar como la Habichuela?

viernes, 21 de abril de 2017

Cosas de Habichuelas: Primeras palabras



Habi habla.

Es oficial.

Su repertorio incluye las palabras 'Mamá', 'Agua', 'Hola' y 'Deva'.

Ya.

Y con eso pretende expresarse, toda convencida. 

miércoles, 19 de abril de 2017

Papá dice



Por fin ha llegado de la mano de Boolino un libro que, esta vez si que si, puedo utilizar con la Habichuela y no solamente con mis sobrinos más mayorcitos. Lo que ha costao, madre mía.

El cuento es una maravilla. Así os lo digo. Me encanta la ilustración, el mensaje, todo lo que se puede trabajar con él (colores, animales, sonidos de animales, amor paterno-filial...) y, sobretodo, me entusiasma deciros que a la Habichuela le fascina. 

lunes, 17 de abril de 2017

Sello de calidad #MaryKay



Hace unos días llegó a Mordor un paquete de Mary Kay que estaba costando recibir por problemas con la dirección. Vamos, que estaba llegando todo el rato a Hobbiton. Afortunadamente, desde Mary Kay se pusieron en contacto conmigo y subsanaron el error así que, para empezar y aunque no esté dentro del sello, muy buena atención al cliente por parte de su equipo.

Vayamos ahora al turrón.

Balance.



El blog lleva parado un par de semanas pero es que no me da la vida para más. Habi pasa de 0 a 100 en 0'7 nanosegundos, hay muchísimo que hacer en la casa (esta Semana Santa nos hemos metido a bricolajear otra vez), hemos tenido unas cuantas semanas de compromisos sociales que me impedían sentarme en el ordenador, me han dado un curso gratuito de escritura en la biblioteca del barrio y, lo más importante: ha salido la convocatoria de una oposición que DESEO. 

viernes, 31 de marzo de 2017

Porteo en invierno: luces y sombras



Una vez analizados los sistemas de abrigo tanto para bebé como para porteador, vayamos al turrón que todos sabemos que es lo que nos mola. Que el porteo es muy bonito, si, pero luego nadie nos cuenta la realidad y nos vamos frustrando. ¿Qué desventajas le encuentro yo al porteo en invierno?

miércoles, 29 de marzo de 2017

Primeras impresiones con pañal Todo en Uno.



Hace unos días os contaba que la tela me tentaba. Que me ha entrado una conciencia ecológica de no te menees, lo que sumado a que ahora me veo capaz de hacerme con la tela, me haya animado a probar. 

Y es que, de recién nacida, me parecía un engorro el tema tela pero ahora que ya hace cacas en bolitas, pocas veces al día (generalmente una o dos veces aunque ha sido empezar a usar tela y, no se por qué, pero me caga el pañal siempre que lo estrena >_<).

Como no quería gastarme mucho dinero y si probar diferentes sistemas, he ido rastreando ofertas, empollando, preguntando a  gurús de FB y al final me decidí a probar tres tipos de pañales:

- Todo en uno (TE1)

- Rellenables de bolsillo

- Cobertores y predoblados. 

¿Por qué esa elección?

lunes, 27 de marzo de 2017

13 meses

La entrada de hoy llega con muchísimo retraso pero es que los 13 meses de Habi se prometen intensos y pocos minutos al día me quedan para sentarme a escribir o a transcribir lo escrito.

Este 13º mes le están saliendo a Habi las muelas. TODAS. Y se está traduciendo en un culo muy escocido (en parte por eso me he decidido al cambio a la tela aunque no está sirviendo de mucho), malestar nocturno y mucha bracitis. 

Estas últimas semanas he notado una regresión:

viernes, 24 de marzo de 2017

Porteo en invierno: abrigar al porteador



El viernes pasado os comenté como había que abrigar al bebé para portear en invierno pero no es menos importante saber como debemos abrigarnos nosotros para salir a las calles en plena ola de frío. De nuevo, os voy a contar mi experiencia sin medias tintas: lo bueno y lo malo aunque como he usado tantas cosas, os las voy a comentar un poco por encima y ya si os mola, os voy diseccionando cada cosa que haya utilizado.

Mis opciones para abrigarme en invierno hasta ahora han sido:

- Forro polar de porteo + abrigo normal abierto: 

Ya sabéis que en mi primer invierno porteando, cuando yo era una cangura junior, me hice un polar de porteo por menos de 20€. Esta fue mi opción todo el invierno pasado y buena parte de este. Recordad que me hice este forro sin ser especialmente mañosa. La mecánica es sencilla: me pongo el portabebés con Habi ya colocada y a continuación, forro polar con el insertable y, si hace mucho frío, mi abrigo por encima y abierto. Esto me ha venido perfectamente mientras he porteado delante pero este año, se me ha quedado muy corto cuando nos hemos ido a hacer senderismo y Habi tenía que pasar obligatoriamente a la espalda. Los primeros días me hice un apaño poniéndome el forro del revés pero te quedas sin opción de ponerte el abrigo encima. Además, Habi cada vez es más grande y ya no es solo que ella prefiera ir a la espalda si no que es menos peligroso llevarla atrás porque al menos me puedo ver los pies. Por esta razón hemos pasado a otros sistemas.

- Abrigo de porteo:

Me compré un Lilliputi en una ofertaza que apareció ante mis ojos por Internet, así, como caída del cielo. Si tenéis en mente haceros con un abrigo de porteo, ahora que viene el buen tiempo es una perfecta ocasión para cazar ofertas en la web.

Ya os contaré más a fondo pero os adelanto que, en su conjunto, este abrigo está bastante bien. Sin embargo, para mi tiene una pega y es que pesa mucho para lo que yo estoy acostumbrada. Eso si, es muy calentito y me gusta el sistema que tiene de cremalleras para poner y quitar con el bebé a la espalda. No me gusta tanteo para poner con el bebé delante porque es complicado con el tamaño que tiene ya Habi. 

Otro problema con el que me encuentro ahora es que, en Madrid estamos pasando por la famosa estación del Frío-Calor. En estas circunstancias el Lilliputi se pasaba de caluroso así que he tenido que improvisar y aprovechando otra oferta, me he cogido un polar largo de entre tiempo de Árbol del Amor. 

Ya no quedaba en mi talla el modelo que yo quería pero por 34€ no le voy a hacer ascos al modelazo negro que me ha llegado. Estoy contenta en general. Podrían mejorar el material de las cremalleras y no es tan tecnológico como el Lilliputi pero no pesa nada y hace el apaño perfectamente. 

- Cobertor: 

Esto lo he probado indirectamente porque mi amiga Porteadora en Prácticas tiene un Hoppediz. El cobertor me parece una opción muy buena si sois más de un porteador en la casa, ya que lo pueden utilizar con diferentes tallas. Además, es una opción económica (excepto si encontráis ofertas tipo las de Árbol del Amor) y a mi me parece una buena opción para el sube y baja.

¿Con qué porteáis vosotros en invierno? ¿Queréis análisis en profundidad de los abrigos que he probado o pasamos directamente a otra cosa? ¿Qué abrigo tenéis en casa para portear?

miércoles, 22 de marzo de 2017

Fomentando la lectura: Selección de libros para niños de un año



Que soy una amante de la lectura es un hecho que pocos podrán negar. Desde que tengo uso de razón me recuerdo rodeada de libros y aunque ahora con la maternidad me cueste sacar un rato para leer literatura adulta (gracias eBiblio por existir) eso no quiere decir que no desee fomentar en Habi el hábito de lectura.

Por otro lado, la literatura infantil y juvenil es un género que me apasiona desde hace mucho tiempo. Desde antes de embarcarme en la maternidad, he hecho. Recuerdo muchas conversaciones con mi tía paterna (profesora de lengua y literatura) acerca de títulos y más títulos que recomendar a sus alumnos. 

Sin embargo, tenía una carencia: los libros de 0 a 3 años. Y ahora mismo me estoy resarciendo y haciéndome un master de lo más molón.

Lo primero que he aprendido con esto es que no hay que correr. En mi mundo happy-primerizo yo me imaginaba a mi misma leyendo cuentos a mi hija antes de ir a dormir. A mi hija de 6 tiernos meses. Sip. Y claro, no. A un bebé de 6 meses puedes intentar leerle un cuento pero el resultado va a ser tirando a desastroso. Al bajar de mi nube arcoiris he entendido que un bebé de 6 meses no está para lecturas: está descubriendo el mundo y no le hace ni puto caso a los libros a menos que se los quiera comer. 

Ahí estaba yo, llorosa, mientras mi bebé pasaba olímpicamente de los cuentos. ¡Qué desilusión!

Pero paciencia. Solo tenía que esperar, seguir dejando los libros a su alcance (le hemos preparado un rincón de lectura en el salón) y un día se hizo el milagro. 

lunes, 20 de marzo de 2017

Yo confieso: me tienta la tela



En anteriores episodios de Yo confieso manifestaba mi problema de adicción a los portabebés: nunca se tienes suficientes. Una compañera Anónima me avisaba que tuviera cuidado, que lo siguiente eran los pañales de tela. Le respondí que estaba yo muy segura de que no me captarían porque no tenñia ganas de embarcarme en semejante berenjenal....

Pues, ¡ZASCA!

¡Trágate tus maternales palabras, Hobbita! (Una vez más).

Y es que la Red es traicionera y ahora, allá donde mire, me bombardean con anuncios y ofertas sobre las bondades de la tela. 

domingo, 19 de marzo de 2017

Te quiero noche y día



Ha llegado a casa un nuevo título para la Estantería del rincón de lectura: de nuevo, Boolino nos manda a casa una historia perfecta para niños de 1 a 3 o 4 años, muy adecuada para leer justo antes de dormir. 

Es un libro grandote, en tapa dura y que me gusta mucho. Tanto que no se lo pienso dejar a Habi hasta que no se le quite esa fea costumbre de devorar (literalmente) los libros. A mi niña le gusta comer papel, que le vamos a hacer ¬_¬.

viernes, 17 de marzo de 2017

Porteo en invierno: abrigar al bebé



Ya sabéis que Habi nació en febrero por lo que en esto del porteo invernal estoy bien curtida. Sin embargo, el año pasado yo era una primeriza porteando y no le saqué todo el partido que si he obtenido este año y es que la experiencia es la madre de la ciencia, dicen las malas lenguas. Así que hoy vengo a contaros desde la más pura de las experiencias, como se desarrolla el porteo en invierno. Y como es característico, no esperéis encontrar solamente las bondades del porteo. No. Ya sabéis que aquí le sacamos punta a todo así que retomamos las luces y sombras del porteo con la serie del porteo en invierno.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Nos quedamos sin Abuela



Lo primero, que nadie se me alarme: mi madre está bien, estupenda y fantabulosa. Sin embargo, a partir de esta tarde, a las 18h (hora zulú) nos quedaremos oficialmente sin Abuela durante nada más y nada menos que la friolera de un mes. 

Y es que a la Abuela la van a operar.

lunes, 13 de marzo de 2017

Revisión anual ginecológica. ¿Vuelta a ciclar?



Ya ha pasado un año desde que en esta casa se vivió el parto de Habi y gracias a ese gran hito me percaté de que ya me iba tocando la revisión anual de mis bajos. 

Teniendo en cuenta que queremos ir a por #2 y que estas cosas mejor no dejarlas, pedí hora y, una semana después, ya tengo todas las pruebas hechas a la espera de revisarlas con el doctor. 

Como siempre, tocó ecografía vaginal. Mi doctor me indicó que mis ciclos se iban a reiniciar en breve. Concretamente, lo que el buen hombre me dijo fue:

miércoles, 8 de marzo de 2017

Sello de calidad: pañales dodot



Hace un par de semanas, la Habichuela y yo acudíamos al evento #PapásDodot (donde nos hicieron fotos a Habi y a mi y pudisteis desvirtualizarnos un poco) y unos días después nos seleccionaron para participar en el sello de calidad de Madresfera sobre los susodichos pañales. Tras una pequeña odisea con la entrega de los pañales, por fin tenemos el paquete en casa.

¿Y por qué os digo que fue una odisea? Pues porque ya sabéis que yo me mudé de Hobbiton a Mordor pero había olvidado actualizar la dirección en Madresfera. Como no soy tan lerda como pensáis, en cuanto me apunté al sello, me percaté del tema de la dirección así que, rauda y veloz, actualicé los datos. Y ya está.

Pero, ¡ay, amigos! Las cosas del Internet y la tecnología no van así y unos días después, viendo que mi paquete no llegaba y que nos instaban a escribir el post sobre la cata de pañal yo empecé a mosquearme un poco. Y, ¡bingo! Justo ese mediodía, me llamó un repartidor cabreado porque estaba timbrando en casa y nadie le abría. Por supuesto, dicha casa estaba en Hobbiton. 

lunes, 6 de marzo de 2017

Jugueteando: Los regalos navideños



Empiezo nueva serie dedicada a juguetes que me habéis pedido muchos de vosotros. Los dos primeros post van a ser un poco genéricos pero poco a poco os voy a ir desgranando los juguetes a los que más partido les estamos sacando de cara a que, si os apetece, valoréis si os interesan para vuestros retoños o futuribles herederos.

Este año han sido las primeras Navidades en las que hemos sido tres. Unas Navidades chulísimas que hemos vivido con mucha ilusión. Habi no se enteraba de nada pero nosotros si y las hemos vivido de otra manera. Aunque el día de reyes se nos empañó un poco, ya veré si os cuento o no (aún estoy pensandolo de ahí mi falta de publicaciones navideñas) el caso es que podemos decir que han sido unos días de lo más chulos. 

Eso si, el Mozo y yo nos hemos tragado mil veces nuestras palabras de antes de ser padres (typical paternity). Y es que yo no paraba de ver a mis padres llenando a mis sobrinos de chorricosas y el Mozo y yo decíamos:

- Esto cuando nos toque a nosotros, hay que pararlo. No puede ser esto que al final tenemos que salirnos del salón.

Una vez fuimos padres, vivimos el asunto de 'las cosas' con intensidad. Tan intenso fue que ya sabéis que tuvimos que abandonar Hobbiton para trasladarnos a Mordor y de nuevo dijimos: esto hay que frenarlo. 

viernes, 3 de marzo de 2017

¡Nos vamos a la nieve!



Este fin de semana vamos a enfrentarnos a una prueba de fuego con la Habichuela: nos vamos a la nieve. ¡Al Pirineo Aragonés!

El primo del Mozo se alquila una casa allí todo el año con unos colegas y a veces, se queda vacía. Es en esos momentos cuando el Primo nos avisa para invitarnos a pasar allí un fin de semana. Este año el destino ha querido que el compañero de esquí del Primo se esmorre y se rompa tibia y peroné (¡¡¡Yjuuuu!!! Digo... que pena U_U) así que el Mozo, la Habichuela y yo, nos vamos a disfrutar de su habitación durante dos días.

¿Y por qué asusta?

Bueno. Habi es un amor de niña, un caramelito en dulce cuando está de buen rollo. Divertida, risueña, espabilada.... Pero el coche... ¡Ay! ¡El coche! El coche es su criptonita.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Revisión pediatra y vacunas del año



El martes pasado nos tocó volver al pediatra para las revisiones del niño sano que tiene implementadas la Comunidad de Madrid. Además, a los 12 meses, toca vacunar según el calendario vacunal de nuestra comunidad así que allá que me dirigí en compañía de una Habichuela que algo se olía. 

Y es que en cuanto cruzamos la puerta del centro de salud, la Habichuela se echó a llorar desconsolada. Lo nunca visto. Algo me dice que la pediatra horrible que teníamos tuvo algo que ver en este odio visceral al edificio pero no me esperaba que pasara ANTES de cruzar la puerta de la consulta.

lunes, 27 de febrero de 2017

Primer cumpleaños



El domingo 19 la Habichuela cumplió un año en nuestras vidas y en esta casa se celebró a lo Gipsy style: un cumpleaños que se alargó cuatro días. Y es que, por logística, tuvimos que hacer hasta cuatro reuniones diferentes para poder quedar con (casi) todo el mundo.