miércoles, 12 de julio de 2017

Cosas de Habichuelas: la visión colilla



Habi no tiene problemas de visión. Tiene una vista aguzada de aguililla y unas manos rápidas cual pico de urraca. Y es que de un tiempo a esta parte su padre y yo sufrimos cada vez que salimos a la calle. Y es que entre los superpoderes de nuestra pequeña judía está la Visión Colilla: no hay cigarrillo consumido que esté a salvo de su mirada. Ella sale a la calle y las detecta allá donde estén.

El tema de las colillas es recurrente en los niños. Lo he visto en multitud de ellos a mi alrededor y se lo he leído a unos cuantos papás blogueros. No por ello se convierte en mal de mucho, consuelo de tontos. 


Yo no se que tienen que les fascina tantísimo y yo no se que tiene la sociedad para tirar tantas y tantas colillas al suelo. Es decir, me atrevo a pensar que la gran mayoría de los fumadores son padres o abuelos y que han vivido el superpoder infantil de la Visión Colilla. Entonces, ¿por qué razón siguen arrojándolas al suelo? No se en vuestros pueblos y ciudades pero al menos en Madrid a todas las papeleras les han puesto un cenicero en el capirote. Pues os juro que he visto a los empleados de una oficina de seguros que hay en mi calle que usan el cenicero para apagar la colilla y después.... ¡al suelo con ella! Y allá que va Habi, con ojillos brillantes a recoger el tesoro. 

Yo es que tengo una mala relación con el tabaco, en absoluto objetiva. Lo siento, no puedo evitarlo. El tabaco se ha llevado por delante a mi padre (o bueno, debería decir que mi padre se autollevó por delante por negarse a dejar el tabaco pero ahí entraríamos en filosofías sobre la adicción que no llevan a ninguna parte). Me da mucho asco. Odio el humo, su olor, lo que significa, los recuerdos que emanan de mi cada vez que veo una mano aferrada al cigarrillo... Odio intentar disfrutar de una terraza y no poder pero es que ahora no puedo ni disfrutar de un parque sin que venga mi niña y me desentierre pedacitos de filtro a cual más asqueroso que el anterior. 

Y es que Habi no discierne entre colillas nuevas y antiguas. Todas le gustan. Y como te descuides ya no es solo que las agarra tan contenta dejandose las manos impregnadas en alquitrán, nicotina y peste tabaquera. No. ¡Es que se las come! >_<. Y siempre, siempre, es más rápida que nosotros. 

La gente me dice que tampoco es para tanto porque en los parques no dejan fumar. Bien. Lo primero es que los parques están plagaditos de las susodichas colillas, haya o no prohibición y lo segundo es que mi vida no se ciscunscribe a un parque. No. Yo hago vida normal con mi hija y eso me lleva a pisar la calle con el retoño retozón y su visión activada.

Lo bueno es que en este barrio hay pocas cacas de perro (o muchos barrenderos por metro cuadrado, manda cojones con las zonas ricas) y solo tengo que ir atenta a colillas pero no quiero ni pensar que sería de mi vida si hubiera decidido quedarme a vivir en Hobbiton :/.

Y vuestros retoños, ¿también tienen este destacado superpoder entre sus habilidades? ¿Como lo gestionáis?

14 comentarios:

  1. Bueno, yo soy fumadora... Con mi hijo desde que nació nunca he fumado a su lado, y su padre lo mismo aunque le costó más acostumbrarse y al principio se lo encendía sin darse cuenta y se llevaba una bronca mía. Nunca he fumado en un parque y la verdad que no veo padres fumando allí aunque alguna colilla hay,imagino que de adolescentes que no tienen otro sitio donde ir a pasar la tarde-noche porque entre colilla de tabaco y colilla de tabaco me encuentro también alguna de porro. Si mi hijo toca alguna pues le digo NO! Y la suelta enseguida la verdad y si veo alguna antes que él o cualquier otro niño la cojo y la tiro a la papelera. Pero vaya, hablo de colillas como podría hablar de papeles, envoltorios de comida, zumos o toallitas que también los hay y me dan el mismo asco si mi hijo los toca. Por la calle normal, pues sí alguna colilla he tirado pero la verdad que no suelo fumar en la calle si estoy caminando, bastante ocupadas tengo las manos entre carrito y cosas varias para ponerme a liar cigarrillos. Yo creo que si el problema fueran solo las colillas pues mira pero en general la gente es guarra con cualquier cosa por lo menos en mi ciudad y cualquier cosa va al suelo y cualquier niño normal lo coge. Yo creo que poco más se puede hacer que decir "no lo toques" una y otra vez porque acabar con las colillas y demás cosas es una utopía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es que las colillas me dan mucho más asco que los papeles y los envases (que también los hay). Para mi están al nivel de las cacas de perro. Así que si Habi coge un envase de zumo, le digo tranquilamente que no lo toque y a otra cosa pero como sean las colillas.... ay! Ahí me ves, cual madre histérica llamando cochinos a los 4 vientos al guarro que haya dejado la colilla por allí. Y aunque en los parques hay menos (pero hay, y me da igual que sean de padre que de adolescente) en la calle también me fastidian. Y creeme. En la calle hay MUCHAS.

      Eliminar
  2. Pues sí es un asco, pensé que mi peque era una de las pocas interesadas en recoger colillas pero veo que es algo habitual. Siempre pensaba que somos los únicos animales del mundo que ensuciamos el lugar donde vivimos, pero ahora con una pequeña mi indignación es mayor, no puedes estar tranquila en la playa porque a poco que te pongas hacer un castillo en la arena se desentierran cinco colillas y ya no hablo de otros desperdicios incluso cristales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente es muy cerda. No hay que darle más vueltas. Y nuestros retoños unos amantes de las colillas. Tampoco hay que darle más vueltas. Pues nada.... hasta que crezcan y vayan integrando que es basura y que no xD.

      Eliminar
  3. Primera vez que escucho/leo sobre esto de la fijación por las colillas. Por suerte, aquí el pichón, no ha sido nunca, ni es, de coger cosas del suelo y metérselas a la boca ni de broma. Siempre ha sido muy escrupuloso para eso.

    Y sí, lo de las colillas es un putoasco. Aquí también está todo minado de esas asquerosas cosas. La gente, en general, es muy cerda y poco cuidadosa. Lo peor es ir a la playa y estar quitando basura de tu alrededor. Hay infinitas colillas por metro cuadrado. Asco. Te encuentras millones de cáscaras de pipas, bolsas, papeles, rodajas de sandía mordisqueadas, huesos de frutas es otro clásico, hilo de pescar... Hasta pañales con caca he llegado a ver medio enterrados en bastantes ocasiones.

    De verdad que me da mucho asco. Bueno, y como dices, les dan opciones para apagar y tirarlas en sitios específicos, pero pasan. Aquí reparten (este año ya no sé) una especie de cenicero portatil para que no tires la putacolilla a la arena. Y nada. Sigue igual de sucio todo.
    Cada día odio más el tabaco.

    Un consejo: NO vayas a la playa con Habi. O buscad una que esté especialmente limpia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si hija, si. Visión colilla mejorada. El mejor superpoder del mundo mundial >_<. A la playa me parece que no voy a tener problemas para no ir, que en Madrid nos queda a desmano xD, pero madre mía. No veas como están las aceras, los parques, las terrazas de los bares (vamos, que a los bares antes ya no iba mucho pero ahora, menos).

      Eliminar
  4. También es muy importante que los padres no dejen colillas de cigarrillos al alcance de los niños. Un estudio publicado en Estados Unidos muestra que entre el 2006 y el 2008, 13.705 niños menores de 6 años sufrieron envenenamientos accidentales con productos de tabaco. Casi 10.600 envenenamientos fueron por cigarrillos o filtros. El tabaco sin humo causó otros 1.768 casos. Más del 70 por ciento de las víctimas tenía menos de un 1 año. En los bebés o niños pequeños, una cantidad mínima de nicotina (1 miligramo) causa náuseas y vómitos. Dosis más altas causan debilidad, convulsiones o crisis respiratorias fatales. El mensaje resultante de esto es muy claro: 'No se deben dejar productos del tabaco al alcance de los niños, eso incluye limpiar los ceniceros y retirar todos los cigarrillos del alcance de los niños".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esa es otra cuestión. Yo es que con el tabaco no tengo término medio. No puedo. Es superior a mi. Y cuando la veo con las colillas como si fueran tesoros... AAAAAARGH!!!! Agarraba una escopeta y a zambombazo limpio! >_<

      Eliminar
  5. Hablando de gente guarra está la cosa. Pero bueno, es que dejar colillas en los parques me parece horrible. No tenemos nada de empatía la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los parques y en la acera, que no solo llevo a la niña de parque en parque. La calle también es de los niños y debería estar limpia pero chica, imposible.

      Eliminar
  6. Pues si, una vergüenza, yo si que lo he visto y es cierto que son más los chavales que los padres en si pero alguno si que hay.
    El Pequeño Cavernícola también aparecía con alguna colilla de vez en cuando, por suerte no se la llevaba a la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si creo que te lo leí a ti en un post, el Pequeño Cavernícola en el parque llevándote colillas.... Pues Habi, a la boca! Y yo cual ElasticGirl para impedirlo!

      Eliminar
  7. Justo me sacas este tema ahora q estoy en España de vacaciones y ha sido tema de conversación. En los parques en Alemania los peques los dejan jugar y gatear tranquilamente y la mayoria de los niños andan descalzos, la arena q rodean los toboganes, barco, tren...está perfectamente limpia. A pesar de q el parque es bastante antiguo y siempre a tope de niños, dejan (dejamos) a los niños tranquilamente jugar con sus palas y solo miramos q no se vayan muy lejos. Llego a España y con ganas de bajar al parque que han renovado y puesto un monton de cosas chulas para niños más peques y flipo al ver q la arena está llena de porquería y "tesoros" como colillas, cristales, trozos de globos... Hoy he ido a otro parque en otro sitio y lo mismo.
    Con lo chulos q son aqui los parques da mucha lástima ver que la gente no cuida las cosas :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, si! Ahora empiezo a tener que lidiar con los benditos globos de agua. Que los peques se lo pasan bomba pero podrían enseñarles a que, después de la diversión, hay que recoger las gomitas del suelo (al menos la mayoría)...

      Eliminar