lunes, 4 de julio de 2016

Ectasia piélica: consulta y resultados



El pasado jueves tuvimos la consulta de urología en la maternidad de O'Donell, esta vez para recibir los resultados de la ecografía renal de Habi.

Fue un día intenso que, pese a todo, se desarrolló estupendamente. Y es que ese jueves se me juntó todo: había que ir al hospital primero y a Mordor después (se iba uno de los estudiantes y había que hacer el check out). El Mozo se despertó tarde y Habi directamente no se despertaba (justo ESE día) así que la pobre Perrucha Chucha se quedó sin salir por la mañana. Lo se. Fustigadme. Pero a la pobre le pasa de vez en cuando (muy de vez en cuando. De hecho, la última vez le pasó porque me dormí y tenía el último examen de carrera). Lo bueno de esta perra es que no guarda rencor y que tiene unos riñones de acero, a diferencia de mi Habichuela.

Total. Que ahí estaba yo. Aprovechando para recoger la casa mientras la Habichuela dormía. Y el tiempo iba pasando. Los minutos corrían. Y Habi tan feliz, durmiendo con esos genes ceporros que se gasta.


Y nos dieron las 10 y las 11.... y pese a que había hecho un gazpacho en la thermomix (3 minutos a velocidad 10 son para despertar al vecino del 4º), Habi seguía fritanga. Así que no hubo más remedio que cogerla de la cama y, sin cambiar, sin peinar y con el mismo body-pijama que llevaba, la metí en la mochila y me la llevé al autobús. ¡Y la tía seguía durmiendo! Lo nunca visto, oiga.

El viaje en autobús hasta la maternidad de O'Donell fue estupendo y una vez allí llegó el caos. No por nuestra parte, he de reconocer que Habi se portó estupendamente. El caso es que soy una tipa rara a la que le gustan en general las salas de espera. No se. Me siento, miro a la gente y me empiezo a inventar como serán sus vidas. Pues una sala de espera infantil es simplemente brutal. 

Al llegar allí, Habi se despertó. La sala estaba muy llena pero encontramos un asiento. La saqué de la mochila y la puse en mi regazo, cara al mundo, para ver a los niños que correteaban por aquí y por allá, ajenos a las enfermedades que les llevaban a estar allí. ¿Los padres? De todo tipo. Jóvenes, más mayores, gitanas leopardesas, pijos del barrio de Salamanca... Me atrevo a decir que vi también un par de vascos pero los tenía lejos y no me quedó claro el acento ^_^. Es lo increíble de la sanidad pública, que todo el mundo tiene cabida en el hospital.

Una madre de tres (que yo de mayor quiero ser como ella. No por los tres, que también, si no porque era la personificación de la paciencia y la crianza con apego en persona. Y, ¡que coño! Porque llevaba un vestido tope estiloso que era perfecto para dar de mamar) sacó un paquete de rotuladores y allí se montó la de Dios es Cristo. Y sin embargo, en dos minutos la mujer tenía a todos los niños (propios y ajenos) totalmente recogiditos y tranquilos, alrededor de una mesita baja, cogiendo de uno en uno los rotuladores y pintarrajeando en los folios. En la mesa también pero claro, es que había peques de 2 a 10 años trasteando con los rotuladores. Juntos pero no revueltos. Muy Montessori todo.

Una de las peques, de unos 3 años, estaba muy contenta tapando y destapando el rotulador y trayendo de cabeza a su madre. Era una bimadre estresada y es que entre la peque de tres años armada con un rotulador y la peque de 1 año que estaba encantada de haber aprendido a gatear, no daba a basto. La de tres años se quedó fascinada conmigo y con la Habichuela y decidió que era el momento perfecto para enseñarme el rotulador. Me pintó la falda y a la Habichuela para horror de su madre y regocijo mío. Lo siento, pero es que a mi me hizo mucha gracia y como le dije a su madre, tranquila, si los carioca se van con agua. Claro que menos mal que nos pintó a nosotras y no a la pija del barrio de Salamanca xD.

Una hora de retraso después (que se me pasó rápido porque Habi estaba mega entretenida y no lloró nada) pudimos pasar a la consulta.

Y el resultado es:

Riñón derecho perfecto y el izquierdo con una ligera dilatación.

¡¡¡¡Weeeeee!!!!

Y como está asintomática y los riñones funcionan perfectamente, la siguiente revisión será en 6 meses. Solo tengo que estar atenta a signos de infección urinaria pero por lo demás me puedo dar por satisfecha.

¿Cómo lo veis? Tengo una pedazo de Habichuela guerrera, ¿verdad? ¿Cómo hacéis con vuestros peques para entretenerlos en la sala de espera de los hospitales? 


33 comentarios:

  1. Que bien!!!!me alegra mucho que Habi tenga bien su riñoncete!!:)
    En mi caso de momento no hemos tenido que esperar tanto tiempo en una sala de espera, pero creo que mi enana y yo lo llevariamos bien.
    Soy como tú, tambien me gusta observar a la gente :) un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nosotros esperamos muchísimo! Primero la consulta y luego la cola de admisión para pedir cita: (

      En 6 meses, volvemos y espero q ya sean buenas noticias.

      Eliminar
  2. Q bien q está sanota, me alegro mucho!!
    Pues si, es una maravilla la Sanidad pública q hay en España.
    Cuando yo voy al pediatra son dos salas de espera una para bebés q es en plan sala de lactancia y con cambiador y la otra más grande es para niños más mayores y tiene toboganes, juguetes, mesas para pintar, un barco pirara con más toboganes.. vamos q los niños están deseando ir al pediatra :D
    Así q cuando me toca ir sólo veo a otras mamis o papis con sus bebés pequeños y no es tan entretenido.
    Un besote!
    Por cierto, peinas a la Habi??? Yo nunca lo he hecho y también tiene muy poquito pelo como la tuya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji. Ay, lo del pelo de Habi trae cola!! XD. Después del baño su padre la peina pero yo por las mañanas reconozco que la saco como caiga. A veces parece una cacatua, otros días lleva un look tirando a mohicano y ya en sus mejores días saco a pasear a una piña. Tal cual.

      Eliminar
  3. Bien por Habi! Yuju!!! En la próxima revisión ya estará a tope. Esto pinta fantástico.
    Que se quede frita justo ESE día es muy normal jijiji. También nos ha pasado que cuando más prisa tienes, más se lía la cosa.

    Nosotros, tanto a la consulta de su pediatra como al hospital y urgencias a los que vamos, tienen sala de espera separada para niños. Suelen tener una tele con dibus que van cambiando, hay las típicas mesitas/sillas de Ikea con juegos de Ikea tb. así que los niños suelen entretenerse fácilmente.

    A mí no me molan las salas de espera cuando voy con el pichón. Desde que una enfermera, una vez, nos dijo que mejor esperásemos fuera porque había muchos niños con "viruses" varios y era fácil que se contagiara, me da yuyu estar mucho rato allí. Siempre analizo a los posibles "infectados" y como haya alguna pobre criatura con ronchas o mocos, me pongo bien lejos jjjj. Paranoias mías ;P

    Un abrazo y me alegra ver que todo va saliendo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros virus no. Estamos en la zona de consultas y compartimos zona con trauma así que se ven muchos yesos, ferulas y poco más. Además con tanta espera seguro que los virus se aburren xD. Y si hay que ir se va!

      Eliminar
  4. No sé cómo lo hacen pero saben cuando se tienen que dormir eh XD
    Lo de las salas de espera pues la Mama Moderna es un poco como la estresada y yo soy como la de los tres niños, le dejó un poco a su aire controlando más las reacciones de la gente por si acaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me estresé en admisión, porque la peque se me revolucionó un poco. Pero ya llevábamos un huevo de horas allí. De mayor quiero ser como esa trimadre ^_^

      Eliminar
  5. Me alegro mucho!!! Seis meses más y seguro que Habi esta perfecta al 100% si ella lo puede!! :)!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá! Que ganas tengo del alta definitiva!

      Eliminar
  6. Me alegro que vaya todo bien, ya verás como dentro de nada esta perfecta. A mi tampoco me desagradano las salas de espera, como a ti me gusta observar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero y además, dentro de lo que ha tocado, no es grave. Todo es poner en perspectiva y la verdad es que va genial.

      Eliminar
  7. Me alegro mucho de que todo vaya mejor;).
    Me has matado con los pelos Habi, sobre todo con la comparación con una piña xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tiene días de auténtica piña, cada pelo pa un lao! Tendrías que verla, está muy graciosa por las mañanas!

      Eliminar
  8. Las pocas veces q hemos tenido q ir al hospital con mi hijo era verdadera urgencia y casi ni cogernos los datos así q poco puedo aportar pero es cierto q no me desagrada.
    El otro día fui a urgencias por un problemilla q tengo.aquello era la jungla y yo con mi móvil y mi botellita de agua.
    Diez horas estuve allí con la vía puesta en la sala de espera por si había q medicarme oye pues no me aburrí
    No me desespera me distraigo la mar de bien.
    Hace un año fui por un ojo y en dos horas estaba lista.
    No veas q rebote yoq iba preparada para pasar el día.
    Rara q es una

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A urgencias no hemos ido aún con Habi. Danos tiempo que ya está sufriendo accidentes (a manos de su tío) 😡

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Baile de la victoria para el derecho y baile de la motivación para el izquierdo! Hu-ha!!
    Las salas de espera sacan lo mejor y peor de la gente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la trimadre era como una aparición celestial xD. Quiero ser como ella!!

      Eliminar
  11. Enhorabuena!!! Me alegro de que haya mejorado y se libre de pruebas mas invasivas.
    Mi relación con las salas de espera era buena hasta hace poco mas de un mes que estuve en la sala de espera mas triste y cada pocos días, haciendo madrugar al pobre niño y 2h de espera... digamos que mi hijo desespera. Me llevo juguetitos, colores, zumo, comida y la tablet como último recurso.
    Yo antes también jugaba a imaginarme la vida de los demás, es divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volverás a imaginar, ya verás como si. Habi te manda una sonrisota enorme!

      Eliminar
  12. Me alegro mucho de que haya buen pronóstico y que encima la espera fuese tan amena. Es que las salas de esperas infantiles deberían estar adaptadas a ellos con jueguetes y entretenimiento. Lo que visto en otros sitios y no sé si en España existe pero sino desde aquí hago un llamamiento para que exista.
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienen pinturas y folios para colorear pero guardados 😒. Y luego llaman por megafonía y hay que estar atento y la sala es pequeña. .. en fin. Podría ser peor pero vamos, doblar el número de médicos sería lo primero.

      Eliminar
  13. Ey, qué buenas noticias!!! Vamos Habi todavía!!! ♥

    ResponderEliminar
  14. Vivan las habichuelas achuchables y sanotas!!!

    ResponderEliminar
  15. jeje a mi me aburren la verdad las salas de espera, yo voy una vez al año con mi hijo (9 años) es otra historia con esta edad, pero cuando era pequeño la odisea y yo desesperada.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, es q entre los 2 y 4 años los pobres padres lo pasaban fatal. Animalitos

      Eliminar
  16. Bien por Habi!! Cuánto me alegro de que esté sanota :D
    Biel no suele estresarse esperando, se entretiene mirando como un buhíto. Y si se encabrona, a la teta! Casi siempre entro o salgo de la consulta con Biel mamando...
    Y eso de dormir como una marmota cuando hay que salir de casa también nos pasa, le dejamos pobrecico que alargue hasta último momento, y luego vamos con prisas porque tiene el pañal sucio, o ha vomitado, tiene hambre, o va muy/poco abrigado para salir... Salir con un bebé es divertido xD
    Yo de mayor también quiero ser como esa trimadre, vestido incluído! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el otro dia me la llevé de casa dormida, sin cambiar el pañal. Lo cambié cuando se despertó, ya en destino porque si no, no hay manera.

      Eliminar
    2. Yo el otro dia me la llevé de casa dormida, sin cambiar el pañal. Lo cambié cuando se despertó, ya en destino porque si no, no hay manera.

      Eliminar
    3. Yo el otro dia me la llevé de casa dormida, sin cambiar el pañal. Lo cambié cuando se despertó, ya en destino porque si no, no hay manera.

      Eliminar