viernes, 31 de marzo de 2017

Porteo en invierno: luces y sombras



Una vez analizados los sistemas de abrigo tanto para bebé como para porteador, vayamos al turrón que todos sabemos que es lo que nos mola. Que el porteo es muy bonito, si, pero luego nadie nos cuenta la realidad y nos vamos frustrando. ¿Qué desventajas le encuentro yo al porteo en invierno?


 - El coñazo del tema de las capas. 

Si, amigos. Cantidad de veces he tenido que quitarme el abrigo a temperaturas entre 0 y 4ºC (temperatura de nevera estándar= porque:

a) Habi iba en el carro tan feliz hasta que ha decidido que quiere brazos y entra en un ataque de ira que da así como sustito y desasosiego.

b) Habi iba en la mochila tan feliz y ha decidido que quiere suelo. 

En ambas circunstancias hay que quitarse el abrigo, montar/desmontar niña y volverse a poner el abrigo so pena de congelación. Si vas con Mozo, él te ayuda. Si vas sola, puede fastidiarse la logística del relajado paseo que pretendías dar. 

- El transporte público.

De todos es sabido que el porteo mola mil para viajar en metro o autobús. Te quitas las barreras arquitectónicas, el tener que plegar el carrito, blasfemar cuando te encuentras un ascensor averiado, o perder el bus porque ya hay otro carrito dentro ocupando la plaza. Para el transporte p´blico, el porteo es lo más de lo más. Sin embargo, yo no termino de entender por qué si hay 0ºC fuera, dentro del metro tengo que estar, ¡a 35ºC!

Y yo con el Lilliputi de los cojones.

Móntate. Aposenta el culo en un asiento ANTES de que el bus/metro se ponga en marcha (por aquello de que aostiarse en marcha con el bebé encima es feo) y ahora trata de quitarte el abrigo y la mochila-pañalera. 

Yo, que soy animal de costumbres, tiendo a olvidar quitarme la pañalera y me enredo con un glamour y un estilo que solo otra #malamadre puede llegar a entender. Si la niña va dormida entonces esto se convierte en porteo nivel Dios y como yo aún no he alcanzado el nirvana, me suelo dejar el abrigo puesto con tal de que no se despierte con resultado de lipotimia y deshidratación severa. Lo dicho: mogollón de relajante el paseo. 

Si has conseguido quitarte el abrigo, luego deberás cargarlo que parece que no pero contad con que lo haréis SEPARADO del cuerpo. ¿Por qué? Pues porque en el porteo delante pasa eso: eres como un T-rex de bracitos cortos y a los lados tienes las piernas de tu retoño que te impiden acercar los brazos al tronco. Y para el transporte público la niña tiene que estar delante. Al cargar el abrigo trabajas romboides que ni en el mejor gym. Os dije en el post anterior que el Lilliputi pesaba, ¿verdad?

- El porteo a la espalda.

Con el abrigo de porteo ya os dije y reitero que puedes practicar genial el porteo a la espalda. Es perfecto para senderismo, paseos por la calle, sacar a la Chucha a correr al canil pero, ¿qué pasa si hace un día desapacible y acabas en el bendito Centro Comercial de Mordor?

Exacto: coñazo.

Si voy acompañada, no hay problema porque me ayudan. 

Sola ya la voy armando un poco mas porque, aunque el Lilliputi tiene secretos y trucos para quitárselo, al final pareces un mago intentando desaparecer dentro de tu capa. Y de vez en cuando yo me marco un epic fail enredada con el abrigo, con la Habichuela cabreada como una mona, enredada también en el abrigo y sufriendo un momento de agobio de lo más tonto. Cosas del directo.

Además, el porteo a la espalda CON abrigo no es cómodo para la etapa del sube y baja que estoy atravesando por lo que me compré muy ilusionada un abrigo de porteo para portear a la espalda y la realidad es que lo estoy utilizando para portear delante. Exactamente igual que mi forro polar. 

- El porteo delante.

Por ultimo, el porteo delante NO tapa la pechera. A falta de probar el abrigo Wallaby, que me han dicho que trae un cuello que tapa la pechera del porteador, no he dado con ningún abrigo que lo solucione. Tienes que ponerte un cuello a mayores y Habi se agobia con los cuellos. Y si Habi se agobia, se acabó el porteo relajado. 

Y hasta aquí las sombras del porteo en invierno. 

Como luces tengo que decir que el porteo sigue siendo mi forma de vida casi al 100%, que con un poco de maña y práctica, consigues solventar todos estos problemas y que en pleno invierno es mil veces más agradable portear que en pleno verano. Pero esa es otra historia que será contada en otra ocasión.

¿Cón que problemas os habéis encontrado vosotros al portear en invierno? ¡Contadnos vuestras cuitas!

4 comentarios:

  1. Me alegro de no ser la única que se arma un lío con la mochila de la niña, la mochila pañalera...y yo que soy muy chula, llevo hasta un bolso propio xD.

    Doy fe de que haciendo frescor la garganta se resiente porteando.

    ResponderEliminar
  2. Menuda odisea! Pero que gracia tienes contándola.
    Si te sirve de consuelo ya acaba el invierno y antes del verano infernal, tienes un par de meses. Disfrutad del porteo y nada, la práctica hace al maestro, al final te sacas título de asesora de porteo.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que esta época es la mejor, ni calor ni frío, mucha luz...así que a disfrutar lo que podamos, que en verano no me veo yo con mi Ranita a cuestas y sudando la gota gorda ambas!

    ResponderEliminar
  4. Yo usaba la funda MaM para Manduca. Se pone encima del bebé mientras tú llevas tu propio abrigo. COmo porteaba a la espalda podía abrir el abrigo si entraba en algún lugar con calefacción sin tener que sacarme al crío. Es facilísimo de poner y quitar, como si fuera una capa.

    ResponderEliminar