lunes, 8 de mayo de 2017

Vacaciones con niños



La semana pasada no estuve por aquí. ¿El motivo? Nuestras primeras vacaciones familiares solos. 

Y es que desde que la Habichuela llegó a nuestras vidas, nuestras escapadas han sido contadas y, hasta el momento, con el calor del grupo arropándonos. Exceptuando esa terrible escapada al Hotel Rural Barbacedo (que concluyó en una barbacoa en grupo, como recordaréis) siempre nos hemos ido a campings o casas rurales con nuestros amigos. 

Además, siempre hemos intentado que las rutas fueran cortitas. Hemos estado en el Alto Tajo, de camping. En Cuenca, en la casa de unos amigos, regando un huerto. En un par de casas rurales por Gredos y el Jerte... Todo escapadas de fin de semana, muy medidas y meditadas. 


Y esta semana pasada, por fin, nos atrevimos a volar lejos de casa. Nos fuimos a Galicia, a Lugo, esa ciudad en la que yo me encontré a mi misma hace ya casi una década. Quería enseñársela al Mozo, volver a pasear por su muralla, recordar viejos paseos junto al Miño. Dar de comer a los patos y revivir la cultura del pincho y la tapa. 

¿Por qué lo hemos pospuesto? Pues principalmente porque la Habichuela ODIA el coche. Ha salido a mi xD. ¿Como lo hemos hecho para este viaje?  Salimos un sábado a medio día en lugar de apurar las horas y salir el viernes. De esta forma nos evitamos el atasco del puente de mayo y aprovechamos la siesta de medio día de la Habichuela para hacer casi la mitad del viaje. Además nos armamos con cuentos, peluches, vídeos para la tablet y plátanos. ¿Funcionaron? No demasiado. Y es que cuando la Habichuela entra en cólera poco puedes hacer si no parar. La tablet, nuestro último recurso, funcionó bastante bien pero como la usamos poco no fue hasta este momento en que me percaté de lo incómodo que es ir accionando los vídeos, en marcha, sin ver por el reflejo y teniendo que poner mi propio cuerpo a contramarcha. Este es un punto que deberemos pulir. 

Por otro lado, el Mozo se empeñó en ir de hotel. Dijo que quería unas vacaciones 100% de no hacer ni el huevo. Ni limpiar, ni cocinar, ni nada de nada. Así que vetó los apartamentos. ¿La conclusión? Hemos estado super a gusto en el hotel pero el próximo viaje.... apartamento de cabeza.¿Motivo? Pues principalmente que con niños se vive de otra manera y a otro ritmo. 




Por ejemplo: nosotros somos hobbitos de bien y amamos el buen yantar pero con la Habichuela ir de restaurante es una tómbola: puede ir bien o puede ser un epic fail de esos que marcan historia. Y si desayunas, comes y cenas fuera de casa las probabilidades de vivir un epic fail se multiplican. Y nosotros vivimos varios. 

Además, Habi tuvo a bien ponerse enferma. Aún no sabemos que pasó (puede que tuviera algo que ver que nada más llegar nos sorprendiera una buena tormenta de viento y agua aderezada con un poco de granizo, que nos quedáramos sin paraguas en el primer envite del viento y que no lleváramos el abrigo puesto porque 'es un momento, para enseñarte la muralla') el caso es que el segundo día, de noche, Habi era un carboncito. 39'6ºC que llegó a tener la buena moza. Viaje al hospital, análisis de orina (por la ectasia piélica), descartar cualquier otro problema y para casa. Dos días estuvo con fiebre y dos días que hubo problemas técnicos entre lo que la niña necesitaba (quedarse descansando en el hotel) y lo que necesitábamos nosotros (comer, cenar y desayunar fuera).

A partir del tercer día, compramos algunas cosas en el supermercado y al menos la cena la hicimos en la habitación del hotel. Porque no estábamos disfrutando de muchas de las comidas por el estrés de tener que entretener a una Habichuela destroyer que solo quería tirar de los manteles de las mesas adyacentes (llenas de botellas de vino que tenían pinta de caras) y porque la niña necesitaba descanso en el hotel.Y claro, al no tener, ya no cocina, si no microondas, las posibilidades se reducían bastante. Pero mira: eso que hemos aprendido. 

Por lo demás, ha estado genial. Hemos conocido a Varkiriña, a su Mozo y a su risueña pequeñuela, que además me sirvió de modelo para hacer unos vídeos con varios portabebés para unas amigas. Hemos comido pulpo y zamburiñas hasta la muerte. Hemos visto el mar y Habi ha alucinado con las gaviotas y con los cuervos. Dimos paseos entre ruinas romanas, castros celtas y parques con encanto (y con patos, que también han hecho las delicias de la Habichuela). 

Y por fin, el sábado pusimos rumbo a Mordor. El viaje de vuelta fue bastante bien aunque tuvimos que parar en un extraño pueblo en el que han hecho una suerte de enjendro urbanístico. Tan pronto te encontrabas un cortijo andaluz como un saloon del lejano oeste. Esperpéntico y a la vez nos vino genial porque Habi había entrado en crinos y ni tablet, ni canciones, ni plátano hacían carrera de ella. 

¿Que hemos aprendido?

1. Que con niños, mejor tener acceso a cocina. Por si las moscas.

2. Que es importante estar cerca de hospitales o servicios de salud.

3. Que los restaurantes hay que tomárselos con muuuucha filosofía. Y que ahora entiendo lo de zamparse unas pizzas en un parque de bolas. 

4. Que los paraguas antiventisca no sobreviven al viento lucense.

5. Que se acabaron las vacaciones de ver muchas cosas y que hay que relajarse y dejarse llevar por el momento. Se vive mucho mejor y te frustras mucho menos.

6. Que estoy profundamente enamorada de Lugo y que ya la echo de menos.

¿Y vosotros? ¿Como recordáis las primeras vacaciones como primerizos? Contad vuestros epic fail más gloriosos

24 comentarios:

  1. Qué bien!! (pese a todos los contratiempos!) En lo del apartamento, te entiendo muy bien, nosotros ya casi siempre que salimos, buscamos apartamento o apartahotel por muchas razones (calentar un bibi para el desayuno, guardar unos prácticos yogures en la nevera, cenar algo cuando los niños han caído redondos a las 20.30 después de un día agotador... Además, también nos gusta que tengan más de una habitación, a ser posible, porque puedes acostar a los niños y seguir teniendo un poquito de vida! Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Nevera y microondas fueron lo que mas en falta eché. Lo de la habitación como que daba igual porque esta niña a la 1am lo sigue dando todo con alegría xD pero el tener cositas para darle de comer, o no tener que tirar medio potito (se los estuvo comiendo fríos xD)...

      Bueno, vamos puliendo detalles con cada salida.

      Eliminar
    2. Yo tuve un problema parecido cuando mi hijo tenía año y medio, que nos fuimos de boda. Consejo para que no se tome el potito frío: llena el lavabo de agua hirviendo y sumerge el potito o - la versión premium - como mi niño ya estaba fuera de sí, llené la bañera, nos metimos los dos y jugamos mientras el potito se calentaba en un rinconcito de la bañera, ya tranquilo se lo tomó encantado. Además queda tibio, con lo que no se va a quemar por muy ansias que esté.

      Eliminar
    3. Qué buena idea! jejej, me la apunto!

      Eliminar
    4. Lo pensamos pero no había tapones en la habitación xDDDDDD. Y después de lo del hotel rural barbacedo no quisimos jugárnosla xD

      Eliminar
  2. Segun mi madre lo de la fiebre en los viajes es normal, se lo comento el medio con una de mis hermanas.Al parecer con el cambio de presion a muchos niños le pasa, a la mia incluida. Si no tienen mas sintomas, yo le doy el ibuprofeno y al rato ya esta perfecta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tenemos que ir al hosital siempre que tenga fiebre alta repentina por lo de la ectasia piélica. Y el problema es que hubo que reajustar dosis de antipireticos porque no conseguíamos que bajara. Pero bien. En dos días ya estaba como una manzana xD

      Eliminar
  3. Mejor sin hijos (que parece que es lo que quiere tu mozo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Oye, pues ahora que ya es más mayor no te digo yo que no xDDD.

      Na, en serio. El Mozo es más niñero que yo pero todavía le queda pulir ciertos aspectos en los que se le olvida que hay un niño en la ecuación. De todo vamos aprendiendo.

      Eliminar
  4. Nosotros hemos ido a B&B y en general se esta muy bien ya que te dan mucha flexibilidad de guardar comida para el peque. No obstante, la Babycook siempre viaja con nosotros ya que va de miedo para calentar politos, bibes y hacer algun apaño de comidita pal peque. Eso si, cargaditos hasta la bandera: cuna de viaje para dormir, silla pal peque para comer alla donde vayamos, multiples juguetes...
    Me llama la atencion lo del coche. No os poneis uno con la peque atras para estar al tanto? Si viajas dos, lo mejor es uno conduciendo y el otro atras amenizando.
    Nuestro peque ha salido por ahi practicamente desde que nacio y su primer viaje en avion con menos de 6 meses. El se integra muy bien y cuanta mas gente para hacerle gracias mas agusto esta y no se acuerda de mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Yo voy atrás con ella desde que nació y voy haciendo el teatro de marionetas, leyendo cuentos, poniendo la tablet.... Pero llega un momento en el que explota y ya no hay vuelta atrás :_____(. Y la tía suele explotar justo cuando no hay gasolineras en kilómetros a la redonda. Ains.

      Yo creo que se marea. Ha salido a mi. Y claro, no hay forma de explicarle que fije la vista al frente, que cierre los ojos, que respire hondo.... Aún es chiquitina para eso.

      Pese a todo se nos dio bastante bien el asunto.

      Eliminar
  5. Este año serán nuestras primeras vacaciones de más de un finde como primerizos. Y espero que todo salga bien porque el año pasado tuvimos que anular varias escapadas de finde porque el peque se puso como Habi, carboncito (¿casualidad?).
    Una de las pocas que salió bien fue a la playa en Asturias y a mejorar que el pueblo tenga un supermercado al que se pueda acceder andando para unas prisas (no en coche) y si se puede lo que dice Luli, más de una habitación o salón separado por si se echa a dormir pronto poder pasar un rato en pareja.
    Qué bonita es Galicia! A ver qué encuentro para verano en las Rías altas porque mi lista de requisitos es muy exigente: pueblo costero, playa con buen acceso caminando, parque cerca (fundamental), todos los servicios... eso sí apartamento siempre o habitación con kitchenette que se dice ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plantéate conocer Lugo, en serio. Aunque no tiene acceso fácil a la playa (la capital, los pueblos tienes unos cuantos preciosos). Es más barato que las Rías y es la gran desconocida de la geografía gallega.

      Lo del supermercado nosotros lo teníamos fenomenal: justo al salir del hotel.

      Eliminar
  6. Habi viajera!!
    Yo iría siempre teniendo una kitchenette (me encanta la palabra xD) por si acaso.
    Me alegro de que disfrutarais!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Kitchenette!!! Me la apunto para el repertorio viajero xD.

      Eliminar
  7. Has mencionado varias cosas que yo sin niños ni me planteaba chica y mira, está bien saberlo, aunque seguro que después se me olvida. Es que mola taaanto que te lo hagan todo al morro jajaja
    Al menos veo que disfrutasteis a pesar de los pesares.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo creo que más cositas irán saliendo. Ahora el Mozo quiere probar un camping (así es él, sin términos medios). Yo veo lagunas xD.

      Por ejemplo, me veo haciendo la comida (en alto) y al Mozo corriendo detrás de la Habichuela e intentando que no se coma colillas/tierra/se esmorre en un hoyo....

      Pero lo vamos a probar, claro que si!

      Eliminar
  8. Quitando la fiebre de Habi (y el tema comida -que es lo de menos, en mi opinión), os ha salido bastante bien ;)
    Nuestras primeras vacaciones fueron el año pasado que nos marcamos un par de escapadas. Y todo fue mejor de lo que esperaba. Con el tute que le metimos al pichón y todo de diez. Dormía genial, comía bastante bien y pateó las ciudades (y museos) sin queja.

    Ahora, ya que tenéis la experiencia, a seguir viajando! Non stop! Yo no dejo de hacer planes (en plan soñadora como en el cuento de la lechera XD) y al final a ver dónde acabamos. Por si acaso, le hemos hecho el pasaporte al niño.

    Abrazote!

    ResponderEliminar
  9. Vaya, pobre Habi...por lo menos fuistes varios dias y pudisteis aprovechar.
    Gran Canaria fue el destino de nuestras primeras y maravillosas vacaciones. Yo soy como tu mozo, para ir a apartamento y tener q hacerlo todo me quedo en casa. O voy de (buen) hotel o nada.
    En Gran Canaria fuimos a un hotel con media pension y genial. La habitacion tenia nevera y microondaaös y para la comida comprabamos algo pequeño para nosotros y a la peque le calentabamos su potito.
    Adoro Canarias, es un paraiso y los hoteles y comida son excelentes, la gente majisimos q ya solo con su acento te caen bien :D

    ResponderEliminar
  10. Dice el refrán que nadie escarmienta en cabeza ajena, seguro que para la próxima vez todo va mucho mejor. Seguro q os habéis despejado de la capital y descansado también. Yo he estado de vacaciones también pero de feria jiji.

    ResponderEliminar
  11. Dice el refrán que nadie escarmienta en cabeza ajena, seguro que para la próxima vez todo va mucho mejor. Seguro q os habéis despejado de la capital y descansado también. Yo he estado de vacaciones también pero de feria jiji.

    ResponderEliminar
  12. Menudas aventuras!! jajaja a mí Pichí no se me puso mala pero lo de la comida era super estresante el primer verano que ella tenía 8 meses y no le podíamos dar cualquier cosa. Lo bueno, q poquito a poco ya te la puedes llevar a restaurantes y aguantan mejor. Eso sí, mis vacaciones ideales han pasado de ser de explorarlo todo todo a irme a un todo incluido, con pulserita, piscina y si acaso alguna excursion jajajaja Venga, que ya está aquí el verano!! un besote!!

    ResponderEliminar
  13. Nosotros desde el primer mes ya fuimos de viaje a unos 400-500 kms y la verdad que le pusimos a favor de la marcha, porque al revés era imposible, salvó algún momento que es normal que se canse de ir sentado no suele dar problemas. Eso sí nosotros tiramos de tablet y peli que es lo que nos funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que no habéis tenido ningun susto porque se recomienda viajar a contramarcha hasta los 4 años. Cuanto más pequeños mayor es la cabeza en comparacion con el cuerpo y por tanto al ir en direccion de la marcha y tener un accidente el cuello del menor no es capaz de soportarlo. Al ir en contramarcha queda compensado.
      No quiero criticar pero me da miedo que otros padres lean este comentario y lo pongan en práctica.
      Aqui hay información sobre el tema:
      http://acontramarcha.com/?page_id=147

      Eliminar