jueves, 25 de enero de 2018

El parto de la Pulga

El viernes 19 de enero, de madrugada, concretamente a las 2 am, noté la primera contracción. No fue nada terrible pero ya me hizo desvelarme. Me mantuve expectante y un buen rato después, otra. Intenté dormir algo por si se paraban, cosa que había pasado días atrás sobre la misma hora, pero en esta ocasión no ocurrió. A las 4am ya me levanté porque estar tumbada no ayudaba a sobrellevar aquello. Las contracciones eran rítmicas pero estaba tan cansada que no me daba el cerebro para cronometrar cada cuanto venían. Así que me fui al salón móvil en mano y contacté con mi alma paralela canaria, Hirosaki, a ver si le parecía a ella si estaba o no de parto (cosas que tenemos las preñadas de parto a las 4 am, que le vamos a hacer).

- Tía, te vienen cada 3 minutos (bendito whatsapp que te dice a que hora mandas los mensajes). Yo creo que habría que activar el protocolo de recogida de Habichuela. 


El caso es que hasta las 6am no lo activé. Ahí ya empezaba a ser aquello fuertecito y de pronto me puse a pensar en atascos madrileños, abuelos que tenían que venir a por Habi y a por la Perrucha Chucha, que se iba también en el pack.... Desperté al Mozo y me fui a llamar a mis padres. Protocolo activado. Además de verdad porque Habi se nos despertó en ese momento y no quería soltar al Mozo. Así que yo seguí a lo mío con mis contracciones y él fue preparando a Habi mientras los abuelos llegaban. 

Una vez la recogieron, yo insistí en quedarme un poco más. Me di una ducha, caminé un poco y ya cuando vi que aquello seguía cada 3 minutos y cada vez un poco más fuerte, consentí en ponernos en marcha. 

Llegué al hospital dilatada de 3 cm. Hablé con las matronas de la urgencia del tipo de parto que pretendía tener (porque no, amiguitos, soy tan petarda que no llegué a escribir nunca mi plan de parto) y se miraron entre ellas para después decirme:

- Pero, ¿tú sabes a qué tipo de hospital has venido? Porque aquí, depende de quien te toque son bastante intervencionistas. 

- Esto ha sido todo logística tras barajar cuatro opciones.

- Pues vamos a hacer una cosa. Como estás al límite para ingresar, date unos cuantos paseos a ver si puedes subir más dilatada.

Y eso hice. Cogí al Mozo que, no me preguntéis como, volvía a ser Sherpa-pi (mochila pequeña y dos abrigos en mano) y pasillo p'arriba, pasillo p'abajo dilaté hasta los 4 cm, momento en que ya me ingresaron. Las contracciones fueron bastante soportables durante ese periodo, las llevé francamente bien y me daba hasta risa tonta después de cada una de ellas. Es un detalle que me parece super curioso. Estaba bastante centrada y en comunión con mi cuerpo, como se suele decir en los foros de parto natural ^_^.

Y entonces me ingresaron, me subieron a paritorio y se me presentó la que sería mi matrona. No me entendáis mal, no era mala matrona, pero no era como las de abajo y no iba a bajarse del burro de los protocolos (algo que también entiendo, si trabajas subordinado a protocolos a ellos te tienes que ceñir). 

Le expliqué lo que pretendía. un parto lo más natural posible, sin negarme a epidural pero más adelante, dejar al cuerpo su tiempo y su ritmo....

- Tu no has roto bolsa, ¿verdad?

- ¿Perdona?

- No, es que, si hubieras roto bolsa no me estarías aquí contando esto. Estarías pidiendo a gritos la epidural. 

- Entonces bien, ¿no? Mucho mejor sin sufrimiento -_-. (En mi humilde opinión, esos comentarios condescendientes sobran bastante).

Me dejaron unas cuantas toallas, me dijeron que si quería me diera una ducha y eso hice. Me metí en mi ducha y a pasar contracciones tan ricamente. También me trajeron una pelota de pilates pero ahí no llevaba tan bien el tema de aguantar las contracciones. Y masajes del Mozo en los lomos (eso también ayudaba bastante).

Y entonces llegó el momento en el que empezaron a descentrarme.

- Hay que ponerte un monitor porque tienes cesárea previa. No te preocupes que te ponemos el inalámbrico para que te puedas mover. 

Pos ale. Monitor puesto. Y ahí empezaron los problemas.

PROBLEMA 1. El monitor molesta un huevo porque aprieta justo en la zona de contracciones.

PROBLEMA 2. El monitor era inalámbrico de nombre porque en cuanto me movía un poco, perdía el latido del bebé y se conectaba al mío. 

PROBLEMA 3. El monitor NO se puede meter en el agua. 

PROBLEMA 4. Cada vez que perdía al bebé, pitaba como loco y acababa más pendiente de que el latido de la Pulga no se perdiera que de controlar el dolor de las contracciones y recuperarme entre ellas. 

Tras un buen rato así y ya completamente descentrada, pedí volver a la ducha. Y empezaron a torcer el morro porque ESE bebé tenía que estar constantemente monitorizado. Eso decía el protocolo de atención a PVDC. Que no digo yo que no, pero ni estaba monitorizado (la señal se perdía constantemente) ni me estaba ayudando a sobrellevar las contracciones. Al final me concedieron un ratito pero una auxiliar petarda no paraba de interrumpir.

- Salte ya del agua que hay que monitorizarte. 

- Un segundo

- Que salgas del agua

- Un momento

- ¡MARIDO! ¡CÓRTALE EL AGUA! ¡YA!

- ¡MARIDO! ¡NI SE TE OCURRA QUE TE ARREO CON LA ALCACHOFA!

(Mozo que se hizo pequeñito entre las dos).

Y es que en el agua conseguía controlar el dolor perfectamente. Obviamente dolían, pero era perfectamente soportable. Pero el protocolo exigía escuchar a la Pulga si o si. Pues ale. Sería que si.

Y ahí me descentré y perdí el control. Es la parte del parto de la que siento más rabia y es que creo que lo estaba llevando perfectamente y en cuestión de unos minutos, aquello se descontroló de muy mala manera. Las contracciones que estaba sobrellevando sin mayor problema de pronto dolían un cojón (y no se estaban registrando más fuertes en el monitor. Eran de 120-140 preducha y seguían siendo de 120 post ducha). ¿La diferencia? La ansiedad de no poder moverme y al mismo tiempo saber que en la ducha estaría tan feliz.Y encima, pese al esfuerzo de no moverme, era llegar la contracción y el pulso de la Pulga se cambiaba por el mío. 

La matrona decía que era cosa del inalámbrico pero que no podían estar seguros de si el bebé estaba haciendo bradicardias. Que creía que no porque a mi me tenían controlada con un pulsiómetro y justo cuando había ese cambio marcaban las dos señales lo mismo pero que no se podía asegurar. Ahí yo ya vi como se estaba acercando el momento de lo que en los foros se llama 'jugar la baza del bebé muerto'. Y efectivamente, la jugaron. Y aunque sabes de que va, ya te empiezas a dar cuenta de que te va a tocar ceder. Porque es tu bebé, y el de tu Mozo, y el Mozo está asustado porque ve que lo que antes estaba perfectamente controlado y entre bromas y risas ya no hace tanta gracia. Y le da miedo que le pase algo al bebé y el protocolo es el que es y aquello empezaba a doler de verdad. Y a esas alturas y sin capacidad de maniobra (ni ducha, ni movimiento, ni pelota, ni quitarse el monitor) había que tomar la decisión de ponerse la epidural para, al menos, volver a controlar algo la situación. 

Así que me la puse, dilatada de 5 cm, mientras el personal juraba y perjuraba que la epidural no afecta para nada a la dilatación y que JAMÁS de los jamases se paran partos tan avanzados. ¬_¬. 

Claudiqué, me la puse y, ¿qué pasó? Que se paró la dilatación. 

En realidad yo creo que no se paró si no que me exploraron demasiado pronto post epidural (apenas habían pasado 45 minutos y había pasado de estar moviendome a estar en litotomía relajadita y sin dolor) y seguía igual. Así que llegó lo siguiente en la cadena. 

- Tenemos que romper bolsa y ponerte oxitocina.

- Mira, es que soy cesárea previa. La oxitocina está contraindicada.

- Ya corazón, pero ¿tu crees que haríamos algo peligroso para ti? Porque esto se lo ponemos a todas y NUNCA pasa nada.

- Hombre, nada tampoco, que podéis acabar en cesárea por sufrimiento fetal, ¿no? Entre otras cosas.

- Estás muy agorera, ¿no?

- En absoluto pero, que os parece si esperamos un poquitín a ver si esto se anima.

- Ya, verás. Yo te explico corazón. Es que has venido a un hospital de nivel 3 y aquí no podemos permitirnos tener a las mujeres de parto 4 días. Hay que ayudaros a que la cosa progrese. 

- Pues vamos a hacer una cosa. Como no está mi amado Mozo, que también tiene algo que decir en todo esto, vamos a esperarle y ya hablo con él y tomamos una decisión. (Ahí jugué la baza del Mozo ausente que había ido a la caza de una rica chocolatina de extraperlo ¬_¬).

Me lo concedieron. Cuando volvió el Mozo todo seguía igual excepto un detalle. Habían cambiado la estrategia de 'o esto o esto' darme a elegir entre varias opciones. 

- Entonces, ¿que hacemos? ¿Bolsa u oxitocina?

- Venga, elegimos bolsa. 

Y me rompieron la bolsa que dentro de la cadena de intervenciones me pareció lo menos chungo.

Y cuando me volvieron a explorar, estaba en completa. Así que por ese lado, genial porque me libré de toda la cadena de intervenciones. Además, al estar quieta el monitor ya registraba las pulsaciones correctas y todos estaban contentos.

¿Y yo como estaba?

Pues sinceramente, con la sensación de que había conseguido pelear por mi parto vaginal y por otro lado con la idea de que me habían robado la posibilidad de que fuera más natural. De vivir hasta cuando realmente habría aguantado, la comunión con el cuerpo y todo ese rollo místico. Que a ver, yo no soy antiepidural, ojo, pero tal y como lo estaba llevando, realmente creo que si me hubieran dejado, lo habría llevado bastante bien (o no, pero eso es algo que ya nunca sabremos). Así que tengo una sensación agridulce en ese sentido. 

Por otro lado, al ponerme la epidural parece que se dio vía libre a los estudiantes del lugar para ir apareciendo a hacer prácticas. Podría haberlos parado pero no lo hice. ¿Por qué? Pues un poco porque ya era como que daba igual, que ya no importaba demasiado porque total, no dolía. ¿Tuve efectos secundarios? Hubo ratos que me temblaba todo el cuerpo (y no es agradable) y otros ratos estupendos muy relajados. Además, pedí una dosis bajita (me pusieron prácticamente una walking) con lo que seguía notando las contracciones. Lo malo es que perdí la sensibilidad para los pujos pero luego les pillé el truco. Y se me durmió una de las piernas (la otra no). En ese punto y pese a estar relajada, ya estaba desconectada del parto. No tenía ni prisa ni calma. simplemente era como si le estuviera pasando a otro y volviera a ser un mero trámite.

Me dieron una hora más que la Pulga se colocara bien y llegó el momento de pujar. Me enseñaron lo que debía hacer y que no era nada de lo que yo me había preparado. Porque yo tenía pensado pujar respirando y ellos me indicaron que con la epidural no iba a poder, que tendría que hacerlo en apnea (y en ese momento yo solo pensaba en lo chungo que es eso para el suelo pélvico). Lo peor es que aquí si que tenían razón. Era incapaz de pujar si no era en apnea. De hecho, en apnea tampoco es que fuera muy consciente de hacia donde pujaba. Lo bueno es que como si notaba la presión y el dolor (muy suave) de las contracciones, al rato le pillé el truco. ¡Y vaya si se lo pillé! Que pasaron de animarme en plan:

- Muuuuuy bien, campeona. Lo estas haciendo fe-no-me-nal. Sigue asi. (¡Uh!)

(De eso que notas que te intentan animar pero que no te está saliendo muy bien)

A un montón de estudiantes gritando:

- ¡Ala, ala, ala! ¡Mira, mira! ¡Muy bien! ¡Ha bajado un montón! ¡Sigue así! ¡ALA!

(Mira, AHORA si que lo hago bien ^_^).

Nos dejaron al Mozo y a mi solos para que fuera empujando y llevando a la Pulga hacia la salida con la promesa de volver y el Mozo muy emocionado contándome que le veía los pelos y la piel. Y que no era rubia. Y para cuando volvieron, la Pulga tenía media cabeza fuera.

- ¡Venga! ¡Vamos a preparar todo! (Estudiantes correteando como pollitos sacando bolsas y paños de campo)

- ¿Sigo empujando?

- ¡NOOOOOO!

- Vale, perdón.

Entonces empezó otra lucha.

- No quiero episiotomía bajo ninguna circunstancia.

- Ah no, lo siento pero eso no te lo puedo prometer porque dependerá de como vea YO ese perineo.

- No. No es tu opción ni tu decisión. Es mía y elijo que NO me hagáis episiotomía.

- Ya, pero si yo veo que la integridad de tu periné peligra, te la voy a hacer porque en serio. No te quieres desgarrar hasta el ano.

- Verás. Ya he sopesado pros y contras. Se que existen los desgarros de grado IV y prefiero arriesgarme a eso que a una episiotomía y más con el tipo de cicatrización que yo hago (a mi cesárea queloide me remito).

- En el periné NUNCA se hacen queloides, en serio.

- Ya. Como NUNCA se paran las dilataciones con epidural, ¡No?

Bueno, pues ahí si que no llegamos a nada. Así que yo estaba empujando y en lugar de estar a lo que estaba (coño, que nace mi niña, mi pulga, que estoy logrando el PVDC sin casi intervención! Yupiiii!) estaba a 'que no me corten, que no me corten, que no me corten'. Y cuando lo pienso, me dan ganas de llorar.

Y bueno, bien porque al final no me cortaron. Me desgarré, eso si, porque con la epi no controlas nada la fuerza ni la tensión. Me pusieron a la peque encima y pude vivir, ahora si, el piel con piel nada más nacer. La placenta al final no era ácreta y los estudiantes emocionados salieron en masa del paritorio nada más se dio el alumbramiento dejando al ginecólogo al que le había tocado, quedarse a coser (los PVDC los asisten ginecólogos por protocolo).

Nació berreando, cagando y bastante cabreada. Me la pusieron encima, el Mozo emocionado y yo... pues eso, mirándola. No reptó ni intentó agarrarse al pecho como había leído que hacían los RN. Simplemente se quedó ahí dando hipitos y mirando al infinito mientras me cosían. Luego se marcharon y nos dejaron en paritorio al Mozo, a la Pulga y a mi durante casi tres horas. ¿Por qué? Pues porque como con Habi, mis hijas tienen la mala costumbre de nacer durante los cambios de turno.

Se les olvidó quitarme la epidural, el Mozo no quería llamar porque tal cosa no se les podía haber olvidado ¬_¬. Al final me hizo caso, llamó y, efectivamente, ahí seguía la bomba dando chutes y mi pierna dormidita dormidita.

Subimos a planta cerca de la 1am. Llevaba sin comer desde la noche anterior (excepto esa chocolatina de extraperlo) y me trajeron leche con galletas. El Mozo bajó a por nuestra maleta de supervivencia al coche, con termo, batidos, yatekomos, croissants de chocolate.... Y preparó una opípara cena digna de todo nutricionista pro crianza natural XD.

Y así terminó el parto de la Pulga tras 20 horas largas. Los tres en la habitación cenando a la 1 am y yo muy alerta. De hecho, debí dormir 1 hora en toda la noche porque no era capaz de bajar el ritmo.

Ahora que lo veo con perspectiva y que he podido hablarlo y escribirlo, voy detectando detalles que no me gustaron del parto. Logré lo que quería pero el coste ha sido elevado hasta el punto de que, casi una semana después, empiezo ahora a vincularme a la Pulga. Ya os contaré pero en esta ocasión no ha existido ese emporramiento post parto que tuve con Habi y si creo que me he acercado, si no vivido, el famoso babyblues.

Si estáis en esa situación, os animo a hablar de vuestro parto con otras mujeres, en talleres de lactancia, con vuestras matronas, médico de cabecera, enfermera... A mi me ha ayudado a ir ordenando detalles en la cabeza y poder pasar página para empezar a vincularme con mi bebé. Y es que creo que esa desconexión que viví a mitad de parto la he arrastrado toda esta semana post parto y es ahora, cuando lo he ido hablando calmadamente, que paso página.

Y es que no hace falta vivir un parto traumático para que pasen cosas en la cabeza. Y mi parto no ha sido 100% malo ni 100% bueno. Y tengo derecho a quejarme de los detalles que no me gustaron así como hablar de los que si lo hicieron. Me quedo con lo bueno, claro, que es haber logrado mi PVDC pero me apunto lo malo porque, si alguna vez viene un #3 poner remedio a esos detalles que me hicieron desvincularme de mi parto.

¿Como recordáis vuestros partos? ¿Tenéis también ciertos detalles oscuros que no os gustaron o vivís el conjunto con un buen recuerdo general?

24 comentarios:

  1. Ayyy, que me he emocionado!!! Pues a mí no me parece mal parto, cierto es que eres tú la que lo tuvo y la que lo sintió, pero yo siempre pongo la seguridad del bebé por encima de las preferencias de la madre, así que supongo que son cosas menores que con el tiempo y esa Pulga sana y linda, irás limando en tu cabeza y no te atormentarán. No hay parto perfecto, pero me parece que lo hiciste francamente bien y que no debes castigarte por ciertas decisiones que tomaras en ese momento ni por la falta de vínculo inmediato con el bebé. Hay que dejar que todo siga su curso sin forzarlo. Pide la ayuda que necesites y desahógate todo lo que te venga bien. Un besote bien grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no fue mal parto objetivamente hablando. Y sin embargo tengo ahí ese resquemor de que podría haber sido de otra manera, en otro sitio, en otras circunstancias o con otro personal... La cosa está en porqué unos hospitales llevan un protocolo y otros, con la misma madre, el mismo caso, y las mismas circunstancias, llevan otro (yo sería la misma en la Paz, en Odonell o en Torrejón), También creo que cambia mucho la perspectiva el trato humano y es que no veas la diferencia entre la residente de matrona y la matrona (que no es que la matrona fuera desagradable o mala profesional pero donde la residente me hacía a mi protagonista, la matrona se hacia protagonista ELLA. Y eso cambia mucho las cosas). La Pulga de momento vive pegadita a mi, vinculándonos. Ya empiezo a sentirla más como mi bebé y creo que hablar del tema y llorar un poquito ha sido la clave para ir llegando a sentir ese vínculo materno filial tan importante.

      Eliminar
    2. Podría haber sido de otra manera o también de una en la que tendríais mayores problemas la pulga y tú. Pensar "y si..." es una tontería a estas alturas

      Eliminar
    3. No me parece una tontería. Yo creo que es bueno analizar lo que fue pasapas ponerlo en perspectiva e integrarlo como una vivencia más. Lo dicho, sin ser un mal parto, hubo cosas que sobraron (sobretodo a nivel verbal).

      Eliminar
  2. Yo ahora leo los parto en detenimiento. La verdad que sabes un montón de cosas ¿dónde las aprendiste? Y voy a mirar ahora mismo lo de los niveles del hospital porque me has dejado pensativa...
    Espero que todo se vaya desarrollando bien y de seguro que ya estás enamorada de tu bebé.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tema partos:

      Navega este enlace:

      https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto

      Viene todo masticado, por epígrafes, paso a paso y basado en la evidencia científica, con bibliografía a los estudios aludidos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias guapa.
      Ya he visto que lo de los niveles de los hospitales son sólo la especialización o los servicios que tengan, no entiendo entonces por qué te dijeron eso...

      Eliminar
    3. Si. Solo se refiere al tipo de situaciones que pueden atender. Ahí voy con lo de que digo que ciertas cosas sobraban: si el parto va bien, el bebé ya está monitorizado y todo avanza, por qué acelerarlo a base de estrés? Que vas a ganar? Un parto de 18h en lugar de uno de 20? Y arriesgandoteaa que se tuerzan las cosas por forzarlas.

      Eliminar
  3. Felicidadees lo primero por esa Pulga que es lo más importante.

    Lo último que quiero es ofenderte y menos en plena cuarentena pero mi opinión es que en general se tienen los partos mega idealizados y no lo son. Por más que leas o te informes... Todo depende de como va y del personal y por supuesto del hospital. Si tú eliges un hospital en concreto por logística (o por habitación individual, o por lo que sea) también tienes que aceptar sus protocolos y si leíste tanto sobre el parto seguro que también conocías el protocolo de ese hospital o almenos tenías la opción de haberte informado antes.
    Dicho esto, el baby blues puedes tenerlo tengas el parto que tengas. Yo lo tuve y es una mierda (no me quiero imaginar lo que debe ser la depresión postparto si solo con el baby blues ya lloraba por las esquinas). Tengo una buena amiga que tuvo el parto más bueno del mundo, llegó ya dilatada y nació su hijo enseguida y aun así tuvo tristeza postparto. Lo del vínculo y el parto con perdón me parece una soberana tontería. Tú misma con Habi, con una cesárea programada estabas genial y enamorada de tu niña y ahora con un vaginal te ha costado más. Son las hormonas... No el parto. A mí también me costó, las hormonas van por libre.

    Y aunque entiendo perfectamente lo que dices y es cierto que en ciertas cosas deberían dejarnos en paz, creo (y ahí es donde no quiero ofenderte) que hay una obsesión hoy en día, un barrigocentrismo y una idealización del parto y de parir sin epidural y super natural todo que mucha gente le da casi más importancia a eso que al hecho de que va a tener un hijo que es realmente lo más importante. No lo único pero sí lo que más. Y que parece que en vez de parir estén haciendo un examen o tratando de demostrarse a sí mismas que pueden parir de tal manera sea como sea. No me entiendas mal, no digo que solo te importe el parto pero sí que te he leído algo obsesiva (con cariño) con este tema.

    Yo tuve una cesárea después de mil horas de parto. Y si tuviera otro hijo pues claro que si se puede parir por abajo mejor para todos pero si no pues oye, yo quiero un hijo no un parto. Y el personal que te toca supongo que a veces se molesta porque creemos que por leer 4 artículos o 400 sabemos más que ellos que han estudiado una barbaridad. Imagino que a nadie le gusta que le digan como hacer su trabajo, yo lo odio. Así que es un poco una lucha y normalmente la pierdes porque estás cansada se tantas horas de parto.

    Quédate con lo bueno, tu PVDC y tu pulguita. En unos días estarás como nueva y mientras tanto desahógate si lo necesitas.

    Esas hormonas son puñeteras.
    :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ella tiene cierta experiencia y conocimientos suficientes, para saber que no sólo un parto natural puede ser bueno para su organismo, sino para el bebé en sí. Como madre uno quiere lo mejor para sus hijos, no la veo nada obsesionada.
      Por lo demás es cierto, aunque tengas el mejor parto del mundo, no implica que te libres de babyblues o que se establezca el vínculo mamá/bebé mejor.

      Eliminar
    2. Creo que en ningún momento he dicho que no sea mejor un parto vaginal.

      Eliminar
    3. No me ofende, en serio. Me gusta ver distintos puntos de vista. Aún así creo que luchar por ese parto poco intervenidoiera importante, al menos para mi. Lo malo fue que en esa lucha al final hubo momentos en los que me la empezó a pelar todo, desconecte y aun me dura.

      Eliminar
  4. Enhorabuena!!!¡ por esa pulga y por el parto natural!!
    Como fue la reacción de Habi al ver a su hermana??

    Te puedo entender perfectamente...yo tb me sentiria mal e impotente si tuviera q pelear con el personal em vez de poder concentrarme en el parto y encima sentir q estoy perdiéndome momentos chulos y esa conexión con el cuerpo.
    Y encima se te juntan las hormonas y lo hacen aún peor.
    O eres de las pocas suertudas q paren muy rápido y te dejan en paz o enseguida empiezan con las intervenciones y protocolos...en fin.
    Mucho ánimo y piensa q hiciste lo mejor en las circunstancias q te tocaron. Disfruta de esa pulguita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natural no fue xD pero si vaginal ^_^. Habi lo ha llevado bastante bien, pero es muy pequeña aun y yo creo que no termina de comprender la magnitud del asunto xD. De momento, a 4 manos, sobrevivimos pero te cuento dentro de 3 semanas, cuando esté sola, a ver como vamos xDDD.

      Eliminar
  5. Has descrito perfectamente el parto que viví con mi primer hijo y el babyblues posterior, que en mi caso duró semanas, no días. Al principio pensaba que era por que era primeriza, pero a medida que he ido leyendo historias sobre partos y la conexión posterior con el bebé estoy más convencida de que una cosa tiene mucho que ver con la otra
    Así que cuando fui a tener a mi segundo hijo tenía muy claro lo que quería (de entrada cambié de mutua para tener la posibilidad de acudir a un buen hospital al que llego caminando en 20 minutos) y estuve en mi casa, por si acaso, durante mucho tiempo, tanto que al final fue un parto sin epidural. Y qué bien sienta oiga! Además la conexión con el bebé fue instantánea.
    Espero que sigamos avanzando en el tema del parto respetado y que no haga falta pelear, en un momento tan especial y único, para que lo que es natural se dé de ésa forma y no en la forma que les resulte más cómoda a los sanitarios por sus horarios y sus vacaciones.
    Mucho ánimo y enhorabuena por ser como eres, otra chica con menos personalidad, o que hubiera leído menos, hubiera pasado por el aro de lo que le decía la matrona, queriendo o sin querer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se. Ya te digo que yo con mi cesárea si tuve ese vínculo instantáneo en cuanto vi a Habi... Da mucho que pensar. Sin embargo, también creo que el desgaste mental durante el parto unido al físico, que no es moco de pavo, no ayuda a sobreponerse. Sobretodo me quejo, por ejemplo, de la tensión de no saber si al final me cortaban o no!! Habiendo dejado más que claro, por activa y por pasiva que NO quería episiotomía, que me arriesgaba al desgarro! Y esa incertidumbre es que me alteró bastante justo en el momento del expulsivo.

      Así que si. Pese a que se ha avanzado mucho, aun quedan muchas cosas por hacer para lograr partos respetados al 100%

      Eliminar
  6. Campeona! Por lo general de parto somos vulnerables y manipulables y tú estuviste luchándolo, me quito el sombrero. Ese es el resultado de lo preparada que ibas.
    Un parto un poco largo, pero le veo momentos mágicos que al igual que ahora ves lo que no, seguro que ves lo que si. Ese mozo diciendo que le ve el pelo a su hija, me ha conquistado.
    Y que te la pusieran encima, verle la carita nada más salir de ti.
    Ha tenido lucha y también cosas realmente bonitas de vivir, de todo un poco.
    Y qué alegría poder olvidarnos de acretas!
    Espero que la recuperación física y la hormonal vaya genial.
    Un abrazo y gracias por compartirlo.
    Mudanza, embarazo, parto... me tienes encantada de la vida!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Mozo lo ha vivido superemocionado. De hecho estaba ahí retransmitiendo el directo y contándome todo lo que se iba viendo xD. También los ratos que estuvimos solos estuvieron bien, hubo conversaciones bizarras y divertidas....

      La recuperación física ha sido muy buena. La revolución hormonal... en fin, ya sabes. Esa hay que vivirla para entenderla xD.

      Eliminar
  7. Hobbita, eres una luchadora. Gracias por compartirlo con tu tribu virtual. Hubo una época donde me enganché a leer partos en casa y fantaseo con eso... pero no se si estoy lista. Creo que al parir en un hospital siempre habrá un protocolo que nos limite. Es terrible estar de parto y discutiendo. Y no puedo creer los comentarios de las matronas... algunas son unas brutas. Mi parto fue inducido y acabó con ventosa y forceps. No tuve bien trato de la matrona principal y casi dos años después aún me duele.
    Lo has luchado Hobbita y ha sido muy bueno, aunque no perfecto.
    Disfruta mucho los primeros días con tu bebé. Me alegra que la lactancia vaya muy bien!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uys. A mi los partos en casa aún me dan demasiado respeto. Es bonito leer sobre ellos pero yo soy de hospital si o si. Porque se que todo se puede torcer en cuestión de segundos y no me apetece. Pero si que da para un debate el darte cuenta de que muchas mujeres huyen literalmente, del lugar donde acudes para que se salve tu vida y la de tu bebé. Me resulta curioso y creo que habría que hacer autocrítica por parte de los hospitales para lograr hacer volver a todas esas mujeres, que se sientan seguras y respetadas y se las haga partícipes de su parto, tanto si se tuerce como si no.

      Ha sido un parto muy bueno, la verdad. No lo sentí largo como una tortura si no el tiempo que necesitaba mi bebé para prepararse y salir. Habría cambiado cosas a nivel de trato (que tampoco es que fuera malo, salvo la auxiliar petarda del MARIDO!) pero en realidad, en su conjunto, se respetó prácticamente todo lo que pedí.

      Ahora a ver como se ha quedado el suelo pélvico, la faja abdominal y como se desarrolla la bimaternidad. Seguiremos informando!

      Eliminar
  8. Has luchado y has ganado y eso no te lo quita nadie. Has tenido tu PVDC como querías y tu piel con piel con la Pulga. Así que lo más grande es tuyo y sólo tuyo. Que hay cosas mejorables? Pues sí y siempre las hay. Y con la revolución hormonal te afecta más aún que hayan pasado ciertas cosas, pero con el tiempo, aunque aún recuerdes esos momentos,se acercan más a anécdotas que a momentoa trascendentales del parto.

    Con Bollito también tuve esa sensación de que se me arrebató algo en el parto y sí que tuve unas semanas más tristona, aunque no me atrevo a considersarlo babyblues, y ahora, con la perspectiva que me da el tiempo, ya no me afecta tanto pensar en ello.

    Mucho ánimo para los comienzos de la bimaternidad y piensa en la suerte de que el Mozo disfrute de un mes de permiso, Mr. Panadero solo tuvo 15 días!! Todas podemos, mejor o peor, pero podemos, así que a pensar en positivo.

    Un abrazo.

    Algundiacabremos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola bonita! Me ha encantado leer tu parto, gracias por escribirlo. Conocer las luces y las sombras que se pueden presentar viene muy bien para prepararse. Y, sinceramente, desde fuera parece que, en tu caso, ha habido más luces que sombras... A mí me has dejado alucinada por tu asertividad, que yo no sé si me encontraría las fuerzas para discutir con nadie en esos momentos (aunque me apunto tu ejemplo para cuando me toque). Y también creo que es un LOGRO con mayúsculas conseguir librarte de la episiotomía, que, por lo menos a mí, es lo que más miedo me da. En fin, que me pareces una auténtica CAMPEONA. ¡Felicidades por esa Pulga y a disfrutar de la bimaternidad!

    ResponderEliminar
  10. Hey! Enhorabuena por la llegada de la Pulga y tu PVDC!!
    Estaba leyendo y la tensión iba en aumento jjjj. Concluyo que lo has hecho fenomenal y que has controlado muy requetebién la presión matronil. En esos momentos es muuuy complicado manejar la situación. Te acobardan, te arrinconan y al final es difícil salir de donde te meten. En serio, lo has hecho genial. Ojalá todas las mamás fueran informadas-informadísimas a sus partos.
    Si te animas a por un tercero, lo tienes ya "dominao" ;)

    Sé de lo que hablas cuando cuentas que no has sentido ese vínculo-flechazo instantáneo. Me pasó igual igualito (a mi niño no pude verle ni un pelo hasta el día siguiente y eso fue un palo muy gordo).
    Es súper importante saber entender lo que ha pasado a nivel "mental-emocional" para reconectar. Es vital tener una "tribu" que te escuche y apoye.

    En fin, nena, que lo habéis hecho fantástico. Me alegra que todo saliera bien y que la Pulga ande suelta jjj.
    Mis congratulaciones al Mozo y a Habi por ser oficialmente hermana mayor.

    Abrazo fuerte!

    ResponderEliminar