miércoles, 26 de octubre de 2016

Cosas de Habichuelas: escamocharse

A estas alturas ya sabéis que Habi es un portento en motricidad gruesa pero claro, no hay que olvidar que tiene una edad en la que lo normal no es ir de pie saltando entre muebles ni gatear a toda velocidad casa arriba y casa abajo. Y claro, aunque ella es muy segura y tiene una habilidad increíble para mantenerse en pie mucho rato y desplazarse, al final está cansada y llega el momento en el que ves que se masca la tragedia.

Sin embargo, como padres, hemos decidido darle autonomía, para lo bueno y para lo malo. Seguimos con la filosofía del movimiento libre y nos va bien, pero claro, hay veces que hay que pararla porque ves que ni autonomía ni leches: que se nos escamocha la niña y no nos va a estudiar.

Por ejemplo, Habi tiene la costumbre de colgarse de los cierres de la trona, como si fueran dos lianas. Mal. No porque la trona se desplace, que también, si no porque ya le llega la coronilla al asiento y se mete cada castañazo... Lo dicho, no me estudia.

O cuando intenta escalar a la Perrucha Chucha. La pobrecita suele estar tumbada tan ricamente en alguna de las pertenencias de Habi, llámese alfombra de actividades, puzzle o algún babero perdido. Pues allá que va la Habichuela entre gritos de alegría, gateando a toda velocidad (con la Chucha mete el turbo y se pone especialmente alegre). Cuando llega a ella se agarra a sus hocicos y se pone de pie. Hasta ahí bien. Ayer sin embargo, me la encontré a lomos de la chucha, volcada encima e intentando gatear hasta el otro lado. La primera vez la pesqué al vuelo. La segunda estaba con su padre y no llegué a tiempo. Habi estampó sus hocicos contra el suelo y el berrinche fue monumental.

Otra cosa que tenemos que comprar en esta casa es un cabecero acolchado. No es que me gusten especialmente pero aquí la amiga, cuando llega la hora de dormir, decide escalar por la pared, entre almohadas y nórdicos blanditos y se dedica a darse pequeños con coscorrones bastante frecuentes contra la pared. No llora, no se queja, pero no nos parece apropiado que se dedique a chocar el coco con la pared. Así que en algunas semanas posiblemente haya otro DIY por aquí publicado.

Sin embargo, no quería marcharme de este post sin contaros que en esta casa hemos descubierto las calzotillas. Un invento a mitad de camino ente calcetines y zapatillas. Y es que la moza se nos resbala bastante con los calcetines solos y además Mordor es fría de narices. Pero con las calzotillas hemos solucionado los problemas: calentitas como zapatillas y ajustadas como calcetines. 4€ en el Alcampo ha costado la broma pero me consta que hay también en H&M.  

¿Suelen escamocharse vuestros churumbeles? ¿Son más de caer de bocas o dejarse caer hacia atrás como delicadas plumas? ¿Se arrean con los muebles en la coronilla? A este paso, ¿creéis que sobrevivirá Habi a su más tierna infancia?

24 comentarios:

  1. Habi es muy rápida! Seguro que tenéis que estar con mil ojos, pero dejarles descubrir (dentro de unos límites) pero parece muy importante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado. Ains, mi bebé se hace grande 😥

      Eliminar
  2. Habi va como mi niño! En un mes la tienes corriendo jajajaja.
    Que si se escamocha el mio? He comprado puntos americanos, con eso te lo digo todo... va como un pollo sin cabeza. En el parque debe creer que tiene 10 o 12 años y se pone a correr detras de los niños que estan jugando al futbol... y que pasa? Chichonaco al canto, porque como tu dices, estan espabilados pero no tienen edad de correr.
    Lo del cabecero acolchado un acierto, creeme, que ahora escala, pero en 2 dias intenta matarse saltando.
    Asi que nada, corazon en la garganta todo el dia con estos locos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas la velocidad que coge gatelando o andando agarrada a los sitios como un cangrejo. El terror del barrio va a ser cuando ande! El cabecero acolchado va a caer si o si porque parece que disfruta dándose contra la pared mientras da saltos por el colchón!

      Eliminar
  3. ¡Sobrevivirá! Mi bichilla, además de todo esos descalabros por lo movida que es, tuvo una fase en la que ante cualquier no, o negativa para salirse con la suya, se lanzaba corriendo contra la pared y se arreaba un golpazo en la frente a sí misma contra el muro. También tenía la misma versión pero de espaldas, por el afán de desnucarse. Y mira, no parece que esa brutalidad le haya dejado secuelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu bichilla debía pensar que estaba en el andén 9 y 3/4 xDDDD. Habi ha intentado hoy atravesar el cristal de la puerta de la terraza... He tenido un deja vu con mi gato xDDD

      Eliminar
  4. Hace dos semanas, BB encadenó un sinfín de caídas espectaculares. Casi se cae al lago de los patos inclusive, fue apoteósico.

    Son fases, hija, es algo inevitable xD

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habi al lago de los patos no (todavía) pero ya se me ha bañado un par de veces en el bebedero de la Perrucha Chucha U_U.

      Eliminar
  5. Le voy a asociar el nombre a HABIlidosa más que a Habichuela ;P
    Es un portento del movimiento! Pero si es un mico, a dónde va tan pronto?! Jijiji...

    Es todo lo contrario a lo que era mi pichón. Nada que ver. Te puedo contar las veces que se ha caído (así en plan más "bestia"): una vez que se cayó de la cama haciendo el tonto con su padre (aún no andaba) y otra que se tropezó y se agarró al cajón de una mesilla (que estaba vacía, lista para bajar al trastero) y cayó todo el lote al suelo (momento muy dramático). Luego, sí, se ha caído en plan tropiezos y tal, pero nada del otro mundo. Es un chico tranquilo y es de los que antes de lanzarse, parece que lo estudia todo jjjj. Nunca hemos tenido puestos seguros de puertas/cajones ni esquineros. Ni nos ha hecho falta. Y también le hemos dejado libertad de movimiento total (tipo "método" Pikler). Además no soporto los parquecitos para niños, los veo como "mini jaulas".

    En fin, Habi promete dar muchos momentos divertidos y adrenalínicos jjj. No os vais a aburrir ;)

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ha sacado una especie de gen escalador. Escribí el post hace un par de días y ya está intentando hacer cosas nuevas: se suelta de las manos y se queda unos segundos de pie como un flan, intenta subir por los peldaños de la escalera de mano y ahora mismo creo que intenta sacarse un ojo con un palillo chino! Lo dicho: adrenalina pura.

      Eliminar
  6. Las calzotillas del hym son la mar de socorridas la verdad...pobre chucha tuya, menuda escuela! Si tu hija llega a la eso y se la saca yo le aplaudo jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento es la única prenda para los pies, junto con los leotardos, que sobrevive a su ataque... Habi no ha sido capaz (aún) de quitarse las calzotillas!!Weeee! Y la Chucha? La chucha se merece un monumento!

      Eliminar
  7. Oye, que mi sobri hacía lo mismo para dormirse, darse golpes en la cabeza en la parte de arriba de la cuna...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser cosas de bebés, les gusta dormir con la cabeza tocando duro.... Eso si, Habi lo de dormir no. Ella lo que quiere es estar de pie dando saltos y de vez en cuando, se arrea un cabezazo (pero sigue tan normal, dando saltos, debe ser una pared blanda)

      Eliminar
  8. Menuda amazona tienes en casa, a lomos de Perrucha! Un día te la vas a encontrar cabalgando!!!
    Nosotros optamos también por tener en libertad al peque, pero él era muy tranquilito, se ponía de pie con cuidado y no dio casi primeros pasos vacilantes, con 12 y 1/2 se puso a dar pasos firmes como si llevara toda su vida andando. Pues tranquilo como era y todo se ha dado mas de un porrazo,sobre todo con esquinas, es inevitable. Yo puse esquineros o ya lo tendría tuerto o "abollado" al pobre. También usamos calcetines antideslizantes y le he hecho muchos diy con pintura textil haciendo puntitos, sale muy barato, van de lujo y puedes hacer pijamas antideslizantes y de paso personalizarle ropita. Te lo recomiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uys, probaré lo de la pintura con unos cuantos calcetines que tenemos y que no le pongo porque se resbala la pobre. Y es que pasoos vacilantes, ni uno. Esta directamente va haciendo ya el cangrejo agarrada a los muebles... Menos mal que soy bastante despreocupada, jiji.

      Eliminar
  9. Nosotros los llamamos calcepatos!! jejeje! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye! Que me gusta también el nombre! xD

      Eliminar
  10. jajajaj
    Sobrevivirá con alguna que otra cicatriz, esa es apreciación jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento coscorrones muchos pero heridas de verdad, pocas. Tengo yo más de esas que mehace con sus uñitas hiperafiladas xD

      Eliminar
  11. El mío era un coscorrones también. A parte que creo que le gustaba (y le gusta) dar con la cabeza a las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso le llamo yo turrar! A la Habichuela también le encanta turrarse contra las paredes, pero ya lo de turrar con las esquinas no le mola tanto y se coge cada berrinche....

      Eliminar
  12. Sobrevivirá, fijo, tú tranquila que, cuanto más cuanto menos, todos se han (nos hemos) escachomado, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Tienes toda la razón! Y aquí estamos!

      Eliminar