viernes, 14 de octubre de 2016

Porteo: Desmontando la Emeibaby

Os contaba en la anterior entrada que me compré por wallapop una emeibaby a mitad de precio. 75€ y cerca de un mes de búsqueda me costó la mochililla. Conseguirla, toda una aventura. La mamá que la tenía ya la había reservado pero aún así le pregunté. Seré sincera: no tenía ni pajolera idea de lo que significaba el cosito azul que tenían las fotos (poco intuitivos que son los gráficos) así que entré al chat y pregunté. Ya estaba adjudicada. Snif.

Sin embargo, una semana después, seguía ahí, publicada, con su marquita azul. Así que volví a preguntar. Total, iba a acercarme por Alcalá city y la mochila estaba en el pueblo de al lado. Y la mamá dueña de la mochila me dijo que la que se la había reservado no había dado señales de vida, ni la había pagado ni nada. Y que me la dejaba a mi. ¡A mi! Casi lloro de la emoción.

Fue un día intenso de correr de un lado para otro y hacer muchos recados pero la conseguí ^_^. Por fin tenía mochila de recambio para mi Boba. Y una evolutiva, ni más ni menos. ¡Una emeibaby! 

Para quien no la conozca, la emeibaby viene a ser como el mercedes de las mochilas. Al menos parece así para las madres de Red Canguro. Ahora que hay un ejemplar en mi poder, puedo contaros mis impresiones con respecto a esta mochila. Os la compararé con la otra mochila que tengo, la Boba 4G que también la usamos mucho.

La emeibaby es una mochila evolutiva. Esto significa que se va adaptando al crecimiento de nuestro retoño. En el caso de la emeibaby su panel es todo de fular y se va ampliando o reduciendo según vayamos necesitando gracias a un sistema de anillas que hay en los laterales. 

El ajuste de la emeibaby es lo que más quebraderos de cabeza suele dar a los usuarios de esta mochila. Y es que, sinceramente, se las trae. Por muchos vídeos que veas, cuesta pillarle el truquillo pero yo os voy a enlazar dos muy buenos para las que tengáis algún problema de ajuste. Con esos dos vídeos yo he conseguido dejar la emeibaby perfecta. Ya la había probado antes porque mi amiga Mami Reciente se la compró cuando nació su bebé y ya habíamos sufrido en nuestras carnes lo divertido del puñetero ajuste de la mochilita de marras.

Ya lo veréis en los vídeos pero el truco para que el bebé quede pegado a nosotros y las anillas alejadas del bebé. Es tan simple (y a la vez tan complicado) como ajustar al tope máximo los tirantes y después regular la anchura del panel. Mi problema al principio es que me pasé ajustando los tirantes y mi niña me quedaba demasiado alta, dándole directamente con la barbilla (no hay nada más incómodo en el porteo). 

Otro problema que me encontré con la emeibaby y que le ha pasado también a mi amiga es que se me caía el tirante derecho. Ese problema queda resuelto con el ajuste anterior que os he comentado y, si aún así notarais que cae, es cuestión de hacer más pequeño el cierre para que los tirantes hagan forma de C.

Vayamos a lo importante. ¿Me gusta esta mochila?

La respuesta, después de cerca de un mes utilizándola es que si. Que me encanta. Que la adoro. Que estoy feliz de haberla comprado y más a ese precio. Vamos a analizar sus puntos fuertes.

1. Los acolchados de los tirantes son fantásticos. Gorditos, anchotes... Dan un soportazo y no notas el peso del bebé. Con la Boba el acolchado es más fino y se nota más el peso. 

2. Me encanta la postura que adopta la Habichuela en la mochila. Al ser toda de fular puedes ajustarla punto por punto y mi niña adopta una postura en C casi perfecta (todo lo perfecta que puede ser mi pequeña Bicho Palo). En la Boba consigo una buena postura pero no es tan recogida. Eso si, también os digo que el panel de la emei es más cortito en cuanto a altura y mi pequeña petarda ya ha aprendido a sacar uno de los brazos por fuera e intenta escorarse hacia los lados. Con la Boba esto no lo puede hacer (todavía) porque el panel es bastante alto.

3. La tercer ventaja con respecto a la Boba es que es evolutiva lo que le da una vida útil muchísimo más larga y por apenas 20€ más si la compras nueva.

Sin embargo, le he encontrado inconvenientes a la mochila. Claro que si. No voy a mentiros: perfecta no es. 

1. El principal inconveniente es el cierre de la espalda. En lugar de estar centrados las dos partes del cierre, como en la Boba, se escoran hacia la izquierda. Con mi problema actual en la mano derecha, cerrarme el broche de la espalda cuesta muchísimo. Me pone muy nerviosa y bastante frenética. Para quitarlo, todavía es peor porque al ajustar la mochila, el cierre baja hasta adoptar la posición correcta pero para alcanzarlo tengo que soltar los tirantes y con la mano en su actual estado puedo soltar el tirante izquierdo pero no el derecho (la férula no me permite alcanzar ese cierre). El resultado es una Habichuela berreante (en mi oreja), arqueándose hacia atrás, una Hobbita desesperada por zafarse de la mochila y un momento de estrés de lo más cómico desde fuera pero creedme que desde dentro no es bonito.

2. De nuevo el cierre de la espalda. Los carriles por los que se desliza el cierre de la Boba 4G son un inventazo. Con la emeibaby tienes que perder un ratito en colocarlos a la altura perfecta y la única forma es con la mochila quitada. En la Boba, con ella puesta, otra persona puede mover la altura de los cierres.

3. No tiene bolsillos. El bolsillo del cinturón de la Boba es un puntazo. La emeibaby no tiene ninguno con lo que dependes siempre de bolsos, mochilas o riñoneras. Y eso, para sacar a la Perrucha Chucha por las mañanas es un soberano coñazo.

4. Cuesta ajustar la anchura del panel. Resulta que tiene un bolsillo de tela que hay que arremeter entre el cinturón y el cuerpo del porteador. No veas lo que cuesta pillarle el truco. De hecho, aún se lo estoy pillando pero aún con ese problema, la postura de ranita la coge perfecta.

Por lo tanto, en mi opinión es una mochila fantástica, muy cómoda para el porteador y para el bebé (aunque reconozco que mi Habichuela parece ir mejor en la Boba porque al no ir tan pegadita puede armármela mucho mejor) pero a la que le faltan algunos detallitos para ser perfecta. 

¿Habéis probado la emeibaby? ¿Qué impresiones os ha causado?

PD.: disculpad que no suba fotos en estos post pero mi ordenador sigue muerto. A ver si os enseño por facebook alguna fotillo de la Habichuela con la emeibaby ^_^.


6 comentarios:

  1. Hola!
    Nosotros tenemos la emei y la usamos desde que el bebé tenia 20 dias. Me la ponia para tooodo! Y le cogi el truqui bastante rapido al ajuste, cierres y demas.
    La use hasta el mes pasado que ya me pesaba el niño sobre la tripa.
    En verano era la mas chula de la pisci, niño en mochila, flotador en una mano y cesta en la otra jajajaja
    Al papi se le da un poco peor, pero yo creo que es tema temperatura, q se dan mucho calor el uno al otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una pregunta, has probado a utilozarla como ohmbu durante el embarazo? Vi un video de las chicas de oh la luna en la que hacían un apaño para poder usarla sin cinturón pero aún no lo he probado.

      Yo ahora q ya tengo la mano mejor, ajusto con más gracia, jiji.

      Eliminar
  2. A mí me ha ido genial con ella, pero el cierre de la espalda es Satanás.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora q se me ha arreglado la mano lo veo menos terrible pero en serio, que les costaba centrarlo?

      Eliminar
  3. Hola, yo tengo una emeibaby para mi bebe de un mes. El problema es que al colocarla consigo bien la posicion ranita pero el panel no le llega a la cabeza y no se la sujeta. Mi bebe mide 59 cm puede ser este el problema?? Me gustaria saber si ha alguien le ha pasado. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Con una emei y un bebé de un mes te tiene que llegar el panel a la cabeza si o si. Es muy chiquitín. Sin fotos es dificil saber que pasa pero métete en el grupo de Red Canguro en facebook y súbenos algunas fotos para que veamos que puede estar pasando y te ayudemos a colocarla bien. De todas formas, para sujetar la cabeza tienes que tirar de la capucha.

      Eliminar