jueves, 14 de abril de 2016

Revisión hospital



La semana pasada tuvimos que ir de nuevo al hospital con Habi, esta vez a las consultad de traumatología y urología pediátricas para recoger los resultados de las pruebas que ya le habían hecho y que nos pautaran que más hacer.

En esta ocasión, decidí ir sola. Me pareció que ya había llegado el momento de empezar a hacer cosas en solitario con mi Habichuela más allá de paseos y compra. Huelga decir que ya tuve que liarme la manta a la cabeza hace un par de semanas para ir con ella en coche ha solventar unos problemillas de la casa de alquiler que no podían esperar pero esta vez fue totalmente consciente y mucho más relajado.

Preparé pañalera y monté a la Habichuela en el fular. Un consejo que os doy es hacer las cosas con muuuucho tiempo. Que Habi suele estar muy contenta por las mañanas, muy colaboradora y simpática pero basta que tengas prisa y no respetes sus ritmos como para que te la arme. No es culpa suya pero yo, la puntualidad personificada, he tenido que aprender que el tiempo se vuelve relativo cuando tienes un bebé a tu cargo.

Así que empecé a prepararlo todo dos horas antes de la cita en traumatología y llegamos con tiempo suficiente como para engullir un segundo desayuno antes de entrar al hospital. ¡Bien por la Hobbita!

Una vez en el hospital, empezó el periplo.
Primero me perdí (para no variar) y después me tocaron unas enfermeras atendiendo el mostrador que... madre mía, ¡que mujeres! Miraban a la gente con cara de pez y no explicaban nada. Tuve que sacarles la información como un buen periodista de investigación.

Una vez entregada la cita, tocaba esperar. Y esperé. ¡Vamos si esperé! 2 horas para entrar en traumatología y 3 horas para urología. Madre mía, aquello era EL RETRASO en persona. Habi se portó fenomenal, muy en su estilo (100% Efecto Demo) así que, salvo que no llevé libro, la espera fue relativamente soportable. Eso si, me compadecí de los pobres padres de peques de entre 2 y 4 años... Como corrían detrás de sus desmadrados y aburridos retoños! Había una gitanilla muy pequeña y muy graciosa que no paraba de acercarse (tambaleante, con esos andares de niño que acaba de abandonar el gateo) a cada bebé para señalarlos muy seria y decir:

- ¡BEBÉ!

Y marcharse a por el siguiente bebé xD. ¡Tenía negra a su pobre abuela!

La consulta de traumatología fue muy bien. La doctora tenía a un residente a su cargo. El residente debía ser muy nuevo o muy vago porque se veía que no había estudiado nada y tenía un poco harta a la doctora que trataba de enseñarle la lección con santa paciencia. Y el chaval con cara de pez xDDD. Era el día de las caras de pez.

Tras explicarle la ecografía al Residente Pez (que no se enteró de nada, el animalillo) vinieron a explorar a mi peque. Ahí estaba, desnudita y tranquila. La doctora alabó mucho lo espabilada que estaba ^_^. Miraron como sujetaba la cabeza, columna y finalmente, fueron a la exploración de las caderas.

Todo ha salido correcto pero la doctora considera que la niña es aún muy pequeña para valorarla bien así que le ha mandado una radiografía en tres meses. Si esa prueba sale bien, le dará el alta. ¡Bien!

Volvimos a la sala de espera con mis volantes para las pruebas y esperamos. Esperamos, esperamos y esperamos. Finalmente pasamos con el urólogo.

Este no exploró a Habi. Simplemente estuvo mirando la ecografía  y constató lo que ya me habían adelantado los de diagnóstico por imágen: el riñón derecho está casi perfecto y el izquierdo sigue dilatado pero aparentemente funciona. Sin embargo, en tres meses repetirán la ecografía y, en función de como siga, le tocará o no pasar por una gammagrafía para comprobar que no haya obstrucción de la vía urinaria. Me gustó mucho porque explicaba todo muy bien, tranquilamente y en un lenguaje corriente y moliente pero elevado. Claro, así llevaba tanto retraso el pobre (me pregunto a que hora comería el doctor O_o).

Así que todo está bastante bien y yo soy una madre contenta. Me marché con mis 4 volantes hasta admisión para pedir las citas y esperé 45 largos minutos de cola hasta llegar al mostrador. Ya tengo las citas para la ecografía y urología pero con traumatología tenían todos los huecos llenos hasta el verano y no tenían la agenda nueva abierta así que me volví a casa con el papel de la cita para pedir cita. ¡WTF! Mi vida se repite en un círculo infinito... U_U.

Así que nada, al menos la cita me la darán por teléfono y no me hacen volver al mostrador en pleno siglo XXI, lo cual es hermoso :p.

¿Como van las pruebas de vuestros peques? ¿El retraso en los hospitales suele ser tan gordo?


14 comentarios:

  1. Aquí en las provincias también tenemos colas pero me temo que no tan gigantescas como las de tu hospital. O igual es que hasta ahora he tenido suerte.
    Donde sí he llegado a echar toda la mañana es en ginecología. Eso sí es un caos de barrigas desde primera hora. Y no entiendo su sistema de citas porque tú llegas puntual y resulta que hay otras parejas a tu misma hora y claro, si toca ecografía mínimo 20 minutos dentro...un rollo que aliviaba saqueando la máquina de snacks.
    En cuanto a pruebas, en junio nos vuelven a valorar el soplo cardíaco y en verano otra eco de riñones para ver si seguimos mejorando de la dilatación. Ya falta sólo 1 mm para entrar dentro de la normalidad, así que espero nos den el alta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que los recortes tienen que notarse en algo!! En fin. Espero que sea algo puntual y no la norma porque tenemos revisiones para rato.

      Eliminar
  2. Me alegro de que todo vaya bien, a ver si la próxima vez le dan el alta ;-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En trauma seguro que si! Tengo fe en las Habi-caderas xD.

      En urología no lo tengo tan claro...

      Eliminar
  3. Ya falta menos para que se acaben estas visitas con esperas eternas a los especialistas. A ver si para la próxima vez os dan el alta definitivamente. Por lo pronto, la cosa pinta bien. Esperemos que su riñón izquierdo esté bien (el derecho seguro que ya estará perfectamente). Poquito a poco.

    En nuestro caso, como tenemos seguro privado, normalmente la cosa va rápida. A no ser que pilles ya a mediados de mes el asunto y suelen tener todo lleno, por lo que hay que esperar a que abran la agenda de citas para el mes siguiente. Pero suele ser rápido.
    Para el soplo del pichón, entre que se lo detectaron y la visita al cardiólogo, fue una semana y pico. Por esa parte, no tenemos queja.

    Mi madre, que tuvo que hacerse en el hospital comarcal una prueba en octubre pasado (por la s.s.), está esperando aún que le den cita para los resultados. Pensamos que si tuviese algo chungo ya estaría en el otro mundo. Vaya mierda de consuelo.

    En fin, lo dicho, que Habi estará fetén en nada y menos ;)

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuese algo chungo os habrían llamado. A mi abuela le hicieron unas pruebas para detectar cáncer y en menos de una semana la llamaron, la metieron con los especialistas y en 15 días estaba operada y con quimio a chorro.

      Claro que fue hace ya 15 años. Ahora con los recortes ni idea.

      Eliminar
  4. Bien por Habi!! Es una alegría que todo saliera bien, esperemos que la próxima ya tenga el alta :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver ese riñón izquierdo que se hace de rogar...

      Eliminar
  5. Que bien que la peque este fenomenal!!me alegro mucho. Lo de las esperas en el hospital no es nada raro, yo no las he sifrido mucho afortunadamente pero mi cuñada desde pequeña por problemas en los dos ojos cada vez que oba a la paz parecia que iba a los alpes... en la sala de espera desde las 9 hasta las 15 de la tarde!!! Desde luego.. lo mejor es llevarse un buen libro y un cargamento de paciencia! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo recuerdo tan terrible cuando era más joven.... pero si. Menudo retraso que llevan en algunas consultas. El problema de ir con niños no es tanto el libro y la paciencia si no el conseguir entretenerlos durante todo ese tiempo. Si a mi se me llega a poner Habi en modo cabreo me habría dado un soponcio. Y había un montón de abuelos supercansados tratando de controlar a sus nietos aburridos. U_U

      Un abrazo :)

      Eliminar
  6. Paso rapido a decir...OMG ande vives tu? Si que teneis colas en La Comarca! En serio yo alguna vez he esperado alguna hora pero donde vivo no suele pasar mucho. Urgencias ya es otro cantar ahí hasta 7 horas pero en fin ¬¬ es lo que tiene un hospital de pueblo in casi gente que se encarga de las urgencias de bastantes pueblos colindantes también. En fin, venga que ya queda menos. A ver si se le pone bien ese riñoncete!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los Madriles, hija, en los Madriles. De las urgencias mejor ni hablamos. Hacía un huevo que no iba, desde el embarazo y redescubrí el porqué de mi insistencia en acudir a los centros de salud en lugar de al hospital durante el mismo xD

      Eliminar
  7. Bien por la habi-cadera y ánimo a ese hsbi-riñón. Qué horror de esperas!
    Yo las he vivido pero en banco, s.social, hacienda, etc y mas cortitas, pero si, compadécete de las que van con criaturitas de 1-2 años!!! Me hacen esperar con el Pirata, ese rato en urgencias y acabo trepando por los techos. Pero habi tiene una reputación que mantener de niña bien de cara al público, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Pobres abuelos y padres intentando controlar peques que recién acababan de echar a andar.... :S. Había una abuela con dos criaturas completamente desesperada. La abuela de la gitanilla, corriendo detrás de ella por el pasillo... Cada X minutos, un peque se caía y se daba un golpe y había un drama montado...

      Habi, con el efecto demo ON, bendita donde las haya... xD

      Un abrazo :)

      Eliminar